Profit 2017

Alacena por Miguel A. Jaimes N.

Alacena por Miguel A. Jaimes N.

www.lamucuy.com

www.geopoliticapetrolera.com.ve

lamucuyandina@gmail.com

@migueljaimes2

Skipe: migueljaimes70

 

Una alacena pobre daba fe a las familias esmeradas. Por eso aquellas gentes eran como los esquiadores de otras antiguas travesías quienes a pesar de los dolores engalanaban todos los caminos perdidos. Pero poco después de un día diferente, la aldea se descubría sola, apenas con dos perros y las mujeres de dos familias con sus ocho hijos. Y ellos se atrevieron a reconstruir un tiempo perdido.

Por eso aquellos días eran tan dispersos y en ellos sentían la crueldad de las nostalgias; pero dio tiempo de guardar un libro que aún está escondido y todos leyeron. Era un Cervantes más antiguo que todos juntos.

Nunca se imaginaron que el contenido de aquel vademécum tan solitario estaba por finalizar. Fueron llevados a recordar los mismos países que esa historia visitaba y les hacía ilusión desde los años en que comenzaron a recorrerlos junto a sus familiares.

El primer viaje fue hasta una isla. En esa época zozobraban los buenos deseos, pero gozaban de buen trabajo; por lo tanto, recorrieron la mayoría de esos sitios donde se cuenta que el espíritu de algunos vendedores deambulaba día y noche, aparecía por todos los exquisitos sitios donde se encontraban ingredientes de mojitos, llegando a bebérselos en los mismos mercados; era un lugar del cual nunca más se supo.

Lo mismo pasó con Floridita, una vieja escandalosa como una lora que tenía colgada en el hombro y la cual la enseñó a hablar. Allí servían deliciosas recetas de los productos de la alacena mayor. Fueron recetas sacadas y encontradas en los magníficos libros de colección.

Eran corredores de algueros, sitios surtidos sobre mercados inundados de prendas que no servían para lucrarse. Ante esos panoramas quienes podrían molestarse, quizás los más torpes, son quienes aman solas pues el devenir de los de abajo es mucho para poder empinarse.

Esos eran los tiempos de alacenas vacías pero en realidad estaban inundadas de secretos que muy pocos podían ver y muchos de los cuales preferían permanecer escondidos, pero en ese cuarto oscuro preferirían luchar.

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados