Profit 2017

Así es la pista de aterrizaje más corta del mundo

Así es la pista de aterrizaje más corta del mundo

Llegar vía aérea a la isla de Saba, en el Mar Caribe, es todo un reto para los pilotos, ya que este diminuto territorio, perteneciente a Holanda, tiene la pista de aterrizaje comercial más pequeña del mundo, por lo que es todo un desafío para las tripulaciones.

Así quedó en evidencia tras un sondeo realizado por el sitio PrivateFly -que ofrece vuelos privados en jet-, el que tuvo más de 8 mil votos individuales que nominaron a 122 terminales aéreas como las más complejas de todo el orbe.

El estudio de opinión, llamado Scenic Airports de 2017, estableció además que en esta isla caribeña de los Países Bajos se ven los aterrizajes más espectaculares. Y cómo no, si la pista en cuestión tiene tan solo 400 metros de largo y una ubicación más que desafiante en lo alto de un acantilado.

Es tan alto el nivel de dificultad que pone el Juancho E Yrausquin Airport (nombre oficial del aeropuerto), que los pilotos que deseen aterrizar en la isla tienen primero que pasar por un curso especial que los certifique para operar en dicha terminal.

Adam Twidell, un experimentado piloto y CEO de PrivateFly, dijo que a pesar de la dificultad que ofrece dicha pista, “volar a Saba es extraordinario, algo que nunca olvidaré y recomendaré altamente a cualquier entusiasta de la aviación”.

Explicó que tras sobrevolar el Mar Caribe se llega a la isla, que se caracteriza por ser muy montañosa, y donde se ve “una pista increíblemente diminuta encaramada en un acantilado”. De ahí que este terminal tenga el título de ser el lugar donde se registran los aterrizajes más impresionantes del mundo.

Pese a estas dificultades, se aseguró que este aeropuerto cuenta con un perfecto historial de seguridad, por lo que tocar losa en este lugar se ha convertido en una de las experiencias de aviación civil más memorables del mundo.

La isla de Saba 

En el Departamento de Caribe de COCHA explican que la odisea para llegar a esta isla holandesa, de tan solo 13 km2, se justifica cien por ciento, especialmente para los fanáticos de los deportes acuáticos.

“Dominada por un volcán inactivo, Saba es un destino perfecto para los amantes del buceo, y para los que gustan de caminar: las casas blancas de techos rojos de su capital The Bottom, se dispersan por las laderas de los cerros. Además, hay un buen clima, ricos pescados, pocos mosquitos”.

De hecho, el comisario de Turismo de Saba, Bruce Zagers, destacó el reconocimiento obtenido por su aeropuerto y dijo que “con este logro esperamos que muchos más aventureros y visitantes ocasionales nos elegirán como su próximo destino”.

EMOL – GDA

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados