Desmadre por José Antonio Rivas Leone

Desmadre  por José Antonio Rivas Leone

joseriv67@hotmail.com

 

La revolución dice avanzar pero eso no se corresponde con logros, con mejoras o se traduce en empleo, productividad, alimentos, medicinas, seguridad. En esa lógica perversa de aferrarse al poder el termino avanzar es seguir gobernando y reproduciendo un modelo ineficiente, corrupto, impopular. Nicolás Maduro se ha propuesto gobernar sin importar lo que expresen las mayorías, lo que señale la Constitución Bolivariana de Venezuela de 1999 e incluso sin importar los señalamientos de la comunidad internacional olvidando que el siglo XXI esta edificado sobre la democracia, el Estado de derecho, las garantías constitucionales, la división de los poderes públicos, el imperio de la Ley entre otros.

No sólo es cuestionable y discutible estadísticamente las cifras de la elección de los delegados a la espuria Asamblea Nacional Constituyente, partiendo de que 1ro tanto el presidente como la propia convocatoria a la ANC tienen en todos los estudios de opinión y prospectiva 80% de rechazo y desaprobación, 2do el país registra su peor crisis en toda su historia aspecto que impacta en los ciudadanos, 3ro el presidente Maduro ha tenido un terrible desempeño en la conducción del país y economía, 4to el presidente Maduro no tiene ni tendrá nunca el liderazgo del fallecido presidente Chávez, 5to buena parte del país estaba parado y obstaculizado en términos de movilidad y 6to y último los centros de votación no tenían ni votantes ni muchos menos colas.

Hay un país post 30J y es un país sumergido en una profunda y agobiante crisis, un país que no acepta esos resultados de la elección de la ANC que superan las cifras obtenidas por el propio Chávez. Si es discutible la manera ilegal, inconstitucional y espuria de convocar, elegir y conformar la ANC, también lo es las primeras ejecutorias del régimen donde estamos viendo excesos, represión de pueblo, muertes injustas, aprensión de líderes, violación de derechos fundamentales y demás. Creo que el gobierno atraviesa una profunda borrachera y triunfalismo de algo que evidentemente no puede catalogar como triunfo. La realidad es compleja, esta radicalización puede hacer que el tiro le salga por la culata a la revolución. Insisto no se está interpretando al país y este desmadre es insostenible en el tiempo, las presiones nacionales e internacionales terminaran produciendo más temprano que tarde un cambio.

Noticias relacionadas

Comentarios desactivados