Inicio

Opinión



El ocaso de las universidades por Ricardo Gil Otaiza

Diario Frontera, Frontera Digital,  RICARDO GIL OTAIZA, Opinión, ,El ocaso de las universidades  por Ricardo Gil Otaiza
RICARDO GIL OTAIZA



He dedicado buena parte de mi existencia a las aulas, a los libros, a los estudiantes y al conocimiento, y créanme que puse mi juventud y mis fuerzas al servicio de las instituciones que me abrieron sus puertas, en especial mi casa, la Universidad de Los Andes. Tan es así, que todavía sigo en eso a pesar de ser ya personal jubilado, y que muchos se marcharon en busca de otros derroteros más rentables (aquí o en el extranjero). Me he paseado en los distintos niveles: pregrado, especialidad, maestría, doctorado y postdoctorado, fui decano electo de mi facultad, he publicado libros del área, y eso me permite una visión crítica de cierta amplitud (no exenta de perplejidad) frente a la grave problemática universitaria. 

Cuando en la década de los 80 Ernesto Mays Vallenilla publicó su celebrada (y criticada) tesis, El ocaso de las universidades, causó conmoción y los coletazos de la misma produjeron remezones que se adentraron incluso en toda la década siguiente. Nunca pensó el recordado filósofo y gerente universitario que sus palabras serían premonitorias de lo que vendría muchos años después, al punto de convertirse en proemio de una crisis que socavaría con espanto las bases de una institución sólida, dinámica y prospectiva como la universidad venezolana.

Por ser plural por definición, la universidad era caldo propicio para la discusión ideológica, al punto de convertirse en auténtica cantera de ideas de ultraizquierda y de ultraderecha (sobre todo de la primera), que se enfrentaban a muerte, y que germinaron hasta patentizar en experimentos que a la larga dieron al traste con la débil democracia (que pensamos de manera ilusa que estaba consolidada). De más está decir, que no culpo en modo alguno a la institución por las consecuencias de todo aquello, ya que ella abrió sus espacios para el discernimiento, para el debate (trasformado en diatriba), para el cotejo de los pros y los contras de unas y de otras trincheras como le correspondía. 

No debe extrañarnos, por consiguiente, que figuras como la del Che Guevara tapizaran hasta la náusea las paredes de muchos recintos universitarios, mientras que la de un Jorge Luis Borges, por ejemplo, se viera vilipendiada al extremo de negársele el Doctorado Honoris y Causa (que antes, durante y después se ha repartido de manera inusitada a gente con menores credenciales). 

La universidad de hoy está herida en su esencia: con muchas dificultades realiza las tareas que por ley tiene encomendadas. Los pronósticos más conservadores calculan una diáspora estudiantil y profesoral que sencillamente produce vértigo. Tal vez tres cuartas partes del talento humano universitario emigren a otros lares en el corto plazo, dejando un vacío y unas secuelas imposibles de zanjar. Llega la crisis a la universidad en momentos en los que su liderazgo luce agotado, al estar cerradas las posibilidades de elecciones que le insuflarían nueva savia, ideas y mayores ímpetus. Las autoridades y los decanos ya tienen varios períodos vencidos, y no se vislumbran posibles cambios. 

El temido ocaso de las universidades del que nos hablaba el incisivo Ernesto Mays Vallenilla con su denso lenguaje, tal vez no sea ya en las actuales circunstancias del país el introito de un largo proceso des-estructurador, como pensábamos hace décadas para calmar la conciencia, sino el triste epílogo de lo fue y ya no es; de lo que pudo ser y “por ahora” ya no está a nuestro alcance. 

@GilOtaiza rigilo99@hotmail.com






Contenido Relacionado