Inicio

Opinión



Corporaciones Corea del Sur – Japón por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  JAPÓN, Opinión, ,Corporaciones Corea del Sur – Japón por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado



Uno de los resultados económicos más significativos de la época de posguerra fue el desarrollo de las corporaciones multinacionales. Compañías definidas como aquellas que controlan y administran instalaciones de producción real en diversos países, y representan oligopolios que venden productos de tecnología media y alta. Su relevancia está en que constituyen una gran parte del comercio mundial total de bienes manufacturados, y representan en el mundo global actual la matriz del comercio intraempresa y de filiales internacionales.


Con característica comunes como la capacitación gerencial, tecnología, insumos y organización de comercialización. Las razones que han justificado su existencia son variadas, destacando la presencia de ventajas comparativas dinámicas dentro de la red global de producción y distribución. Lo cual se ha logrado gracias a aspectos como: 1) Integración vertical u horizontal con sus filiales extranjeras, 2) Economías de escala, 3) Financiamiento, 4) Investigación y desarrollo, y 5) Información sobre el mercado.


Sin embargo, tan genial desarrollo económico internacional crea problemas cuando las corporaciones dominan economías anfitrionas producto del gran porcentaje de propiedad y control que sobre el capital tienen; también genera inconvenientes la sucesión de los recursos de la inversión a la nación de origen, manteniendo al país anfitrión en un escenario de dependencia tecnológica, y sobreexplotación o falta de entrenamiento a la mano de obra local. Aunque se han descifrado códigos de conducta internacional para las corporaciones, al tomar en cuenta la totalidad del comercio intraempresa y el comercio mundial de manufacturas, la realidad muestra que sus rendimientos y costos cuantificables representan riesgos invariables para las naciones.


Al respecto, recientemente Corea del Sur y Japón han intensificado su disputa comercial, anunciando ambos países la expulsión del otro de la lista como socio de exportación confiable para recibir trato comercial preferencial. Con esto se están afectando los suministros de semiconductores, pantallas de televisor y dispositivos móviles necesarios en corporaciones industriales como Samsung y LG Electronics; además de la comercialización y distribución de productos manufacturados como la cerveza y los automóviles, muy populares en la sociedad coreana. Dichas restricciones han tenido impacto en las corporaciones. De allí la voz de alarma de los ministros de industria y comercio exterior de ambos países, porque en Japón la tensión se manifiesta en el comercio intrafirma como Toyota Motor, Toshiba, Sony, Honda Motor, mientras que para Corea del Sur los efectos de dichas restricciones son sentidas por aquellas corporaciones que usan los materiales e insumos producidos por Japón, como es el caso de Samsung y LG Electronics.


En ambos casos, los problemas han sido producto del nivel de dominio por parte de las corporaciones a la economía anfitriona, ya que se establece como condición el control del capital y la sucesión de los recursos de inversión a la nación de origen, manteniendo a la nación anfitriona en un escenario de dependencia, y es este el caso tanto de Corea del Sur y la industria de bienes de alta tecnología, como para Japón con los bienes de manufactura tradicional, alimentos y automóviles. En la actualidad no existe ningún código de conducta en relación con la disputa que estos dos países mantienen y que está afectando el comercio mundial. En su lugar han mermado los rendimientos e incrementado los costos de las inversiones realizadas por estas corporaciones, lo que fuerza a los consumidores a pagar más.


* @zerpasad






Contenido Relacionado