Inicio

Regionales



VENEZUELA: Fiesta brava en tiempo de crisis

Diario Frontera, Frontera Digital,  LA FIESTA BRAVA EN VENEZUELA, Regionales, ,VENEZUELA: Fiesta brava en tiempo de crisis
FIESTA BRAVA


Finalmente dos plazas de suma importancia en el calendario taurino venezolano como son las de San Cristóbal y Mérida han anunciado la realización de sus respectivas temporadas. El dilema está en saber sí la afición respalde ambos periplos, a tenor de la difícil situación económica que atraviesa el país.


Rubén Darío Villafraz

@rubenvillafraz


 


Sin duda alguna es uno de los espectáculos seña de identidad de la cultura venezolana como lo es igualmente el béisbol. Las plazas se llenaban al llamado y presencia de las principales figuras del toreo. Cosos que se quedaban sin boletos en citas puntuales, de la que se generó esa fama son hoy en día escenarios vacíos, sin alma, sin esa efervescencia que inundaba años atrás por estos días el anuncio de algunos toreros y ganaderías de postín.


 


El hecho es que la situación de quiebre que vive el país ha hecho que el toreo en Venezuela pase a un tercer plano de interés para el gran colectivo en general, más proclive a buscarse la comida día a día que al disfrute y gozo de las pasiones que permitía una economía más flexible a los bolsillos.


 


Aun así, la temporada se propone con la misma ilusión de no dejar pasar ediciones feriales de suma importancia no solo en lo taurino, sino en lo económico para las ciudades donde se lleva a cabo, por ejemplo San Cristóbal y Mérida, capitales donde de la misma manera más se ha sentido el efecto de contracción económica que vive su población.


 


De todo esto, la edición del 2020 para la Feria de San Sebastián ya se apaña con el anuncio de la realización para finales de enero próximo de tres corridas de toros y una novillada por parte del joven empresario taurino local, Miguel Murillo, con el apoyo institucional de la C.A. Plaza de Toros de San Cristóbal, con la base de interés en la figura local como es el joven espada Jesús Enrique Colombo, quien se anuncia con otros espadas europeos como el granadino El Fandi, el gaditano Octavio Chacón o el galo Thomas Dufau, junto al recién alternativado diestro de la ciudad, Antonio Suarez, en la lidia de reses nacionales de los tradicionales hierros de Rancho Grande, El Prado, Los Aranguez a falta de confirmar otros espadas y ganadería para completar dichas combinaciones, que irán del 30 de enero al 2 de febrero del año próximo.


 


Supone estos nombres un revulsivo para tratar de rescatar una cita ferial como la de la ciudad de San Cristóbal que viene desde hace tres temporadas en picada en cuanto a asistencia de público, tal y como se puso de manifiesto la edición de este año, una feria estrepitosa en lo económico para la empresa de turno.


 


La otra cita de importancia en los andes venezolanos es la Feria del Sol en la ciudad de Mérida, donde pocos días atrás de nuevo la junta directiva del ente que vela por los destinos de la Plaza de Toros Monumental “Román Eduardo Sandia” renuevan contrato de arrendamiento a la polémica empresa taurina Ramguertauro’s, el cual en vista de lo sucedido en la reciente cita ferial de la cercana población de Tovar, -otro descalabro en cuanto a asistencia de público- ha ofrecido organizar tres corridas de toros y una novillada, no sin antes con las dudas de nuevo ver en el ruedo de la monumental emeritense toreros y toros de ínfimo nivel de aceptación para los más serios taurinos merideños, tal y como se ha puesto de manifiesto en los años que preceden la gestión de los mentados empresarios Ricardo Ramírez y Juan José Guerrero.


 


Precisamente es hasta los momentos Jesús Enrique Colombo el único torero que anuncian en los carteles, a falta de ver que nos presentan finalmente, para las fechas del 21 al 25 de febrero próximo, donde con seguridad se corran astados de las ganaderías del Lic. Hugo Domingo Molina y el propio Ricardo Ramírez.


 


Y LAS DEMÁS PLAZAS…


 


Un futuro incierto se cierne sobre ellas. Al ya señalado caso del Nuevo Circo de Caracas cerrado para el toreo desde marzo de 1997, se les une el doloroso destino de cosos como la que fue en su momento bella Monumental de Valencia (Feria de la Virgen del Socorro) –en su total abandono y la vera de grupo de expoliadores afectos al gobierno-, la Plaza Monumental Las Trinitarias de Maracaibo (Feria de la Virgen de la Chiquinquirá) cerrada por una cacicada de un alcalde afecto al animalismo cursi, y la Plaza de Toros “César Girón” de Maracay (Feria de San José), el cual están intentando recuperar a más tardar marzo próximo, tras así mismo verse en la desidia de unas autoridades gubernamentales empeñadas en borrar todo aquello que tenga que ver, cultural y arquitectónicamente, con la herencia hispana que nos nutre como población.


 


Es por ello que en los actuales momentos, a pesar de lo difícil de los tiempos, para toreros, ganaderos, novilleros, subalternos, empresarios y en especial para el aficionado, el que se intente con mucho esfuerzo cuidar lo poco que tenemos de fiesta brava vigente, con miras a mejores tiempos para rescatar de las fauces del destino lo que los últimos años hemos perdido en el ámbito taurino.


EL TORO BRAVO, EL MÁS PERJUDICADO


 


Otro renglón importante es el hecho que para las mencionadas citas taurinas de comienzos de año, no se garantice un toro de lidia acorde a las exigencias que impone el público que paga y el taurino que hace una fuerte inversión por ir a la plaza. En tal sentido la muestra fue lo visto en la pasada Feria de la Virgen de Regla en Tovar, donde se lidió un toro muy terciado, casi rozando los límites de su presencia, a pesar de los enormes esfuerzos que se hace por mantener los pocos hierros que aún perviven en el campo bravo nacional.


 


Para tal efecto consultamos la opinión del ganadero de los hierros Rancho Grande, El Prado y La Consolación, Hugo Alberto Molina quien nos señala: “Es de verdad un milagro colocar un toro de lidia en Venezuela en cualquier plaza. Los costos de producción no dan la base para su sostén. Muchos de lo que quedamos lo hacemos porque tenemos otras fuentes de ingresos para sostener su selección y cría, como por ejemplo el ganado de carne o leche. Los costos no dan la base ni para su manutención, y más en estos momentos que atravesamos”.


 


Adentrándonos en detalle, el conocido criador de reses bravas deja en claro: “No es rentable porque todo lo que le embarga se puede decir que esta dolarizado o sino se mueve en pesos colombianos. Desde los combustibles, medicación y pago de personal que trabaja en las fincas, lo que hace que su producción no sea rentable, y de allí que en los últimos años muchas ganaderías hayan tenido que dejar de subsistir, y solo unos pocos quedemos en esta dura empresa”.


 


Y es que el listado de ganaderías que han pasado al recuerdo en el campo bravo venezolano viene de largo, con hierros tan importantes en su momento como lo fueron La Carbonera, La Cruz de Hierro, Los Marañones, El Laurel, San José de Bolívar, Rancho Bravo, Santa Fe, Campo Pequeño, La Soledad, La Fundación, sin mencionar otras que han casi desaparecido de los ruedos con esporádicas apariciones como el caso de Tarapío, Tierra Blanca o La Punta, entre otras.


 


El detalle es que el aficionado que hace el esfuerzo por ir a la plaza quiere y exige que el toro que el ganadero de reses bravas venezolano está llevando a las arenas del país, por lo menos lo aparente, es decir, luzca en su trapío los cuatro años y los 425 kilos mínimos que reglamentariamente se le exige, y con los que debería de lidiarse en plazas de primera categoría, muchas veces “maquillados” en la tablilla, lo que hace que se le pierda seriedad y categoría al espectáculo, a la vera de las mismas autoridades taurinas municipales verse obligadas a aceptarlas para su lidia ante la escases de ganado a la hora de recibir dichos astados en los corrales de las plazas.


 


Es entonces cuando muchos taurinos y prensa taurina en general debate sobre un delicado asunto donde el dilema es cuál es la solución a corto y mediano plazo, cuando por ejemplo anteriormente se importaba ganado de Colombia, inviable actualmente por los costos que acarrea para el empresario de turno y por ende al aficionado al momento de acercarse a la taquilla.


 

EL COSTO PARA EL AFICIONADO EN TAQUILLA


 

No es menos señalar que para el taurino venezolano el asistir a una corrida de toros se ha convertido en un hecho casi imposible. Lo tomamos en cuenta tras los precios que se manejan sus respectivas boletas y lo devengado oficialmente en cuanto a sueldo y salarios en el país.


 


Por ejemplo colocamos lo sucedido en la pasada cita tovareña: La entrada más económica tenía un costo de 15$ que se traducía en bolívares a pagar en taquilla a la tasa vigente que se tasaba en 23 mil bolívares/$, cuando el promedio de ingreso mensual es de 8$ mensual, incluyendo bonos; es decir, debes trabajar dos meses para pagar una entrada a los toros, algo inconcebible.


 


Es por esta razón las paupérrimas entradas que se han registrado en los pocos festejos que a lo largo del año se han llevado a cabo, en especial en enero y septiembre en las ciudades de San Cristóbal y Tovar. Los números no cuadran para una economía tan limitada en estos momentos, para gran parte de la población venezolana, donde la prioridad estriba en sobrevivir con lo poco que se puede lograr conseguir y comprar con estos ingresos per cápita que se vienen percibiendo desde hace poco más de tres años a la fecha en paulatino empobrecimiento.






Contenido Relacionado