Inicio

Regionales



Merideños no pueden comprar productos de la cesta básica

Diario Frontera, Frontera Digital,  CESTA BÁSICA, Regionales, ,Merideños no pueden comprar productos de la cesta básica
Merideños no tienen acceso a cesta básica


Luz Mar Romero R.

 

El Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas), en su último estudio realizado el pasado mes de julio afirmó que la Canasta Básica Familiar (CBF) durante el mes de junio aumentó a 654 millones, es decir 353 millones de bolívares con respecto al mes de mayo, lo que representa 118 salarios mínimos.

Mérida, desde otrora ha sido una ciudad económicamente dependiente del sistema público, el turismo y la agricultura, por lo que para el merideño tener un poder adquisitivo mayor al salario mínimo es tan difícil como adquirir los productos de la canasta básica para cubrir las necesidades de alimentación, vestido, salud, educación y recreación.

El análisis del Cendas, fue realizado con los precios de los productos durante el mes de junio, actualmente el incremento alcanza desde 100 hasta 150 por ciento, precios que comparados con el sueldo mínimo son inaccesibles, los locales comerciales a pesar de no publicar el precio de los productos realizan aumentos indiscriminados que afectan la economía de los merideños quienes buscan opciones de sobrevivencia.

En un recorrido por uno de los principales mercados del municipio Libertador, se realizó un sondeo de precios de productos básicos como el cartón de huevos que en el mes de junio costaba 3 millones 500 hoy se encuentra en 7 millones quinientos, la carne que costaba 6 millones se consigue en 9 millones 500, el pollo en 5 millones y el queso en 10 millones.

Manuel Pinto, docente en una escuela estadal, expresó que su sueldo solo alcanza para comprar un kilo de cambures, 5 huevos y un kilo de arroz, “la situación cada día nos ahoga más, el sueldo se desaparece en el almuerzo de un día, los precios suben todos los días hoy compramos a un precio y mañana venimos y cuesta el doble”.

Los merideños tienen que “hacer magia” para poder llevar a sus hogares lo básico para alimentarse, sin sumarle a esto los gastos de útiles personales y vestido, “si el sueldo no nos alcanza sino para comer un día imagínese para comprar jabón, crema dental o papel sanitario. Tampoco podemos comprar uniformes y útiles escolares, cada vez estamos peor y nadie se apiada del pobre venezolano que cada vez está más pobre”, enfatizó Pinto.

La hiperinflación continua desatada, devorando el salario mínimo de un trabajador público, el drama embarga a profesionales, obreros, amas de casa, quienes aún siguen esperanzados en que Venezuela algún día cambie. LMR   





Contenido Relacionado