Inicio

Internacionales



Brexit: Boris Johnson y Jeremy Corbyn se disputan el poder en el Reino Unido

Diario Frontera, Frontera Digital,  INGLATERRA, Internacionales, ,Brexit: Boris Johnson y Jeremy Corbyn se disputan el poder en el Reino Unido
Inglaterra


El conservador y el laborista intentarán conseguir la mayoría de las bancas del Parlamento el 12 de diciembre. La salida de la Unión Europea sigue siendo casi el único tema de campaña.

El conservador Boris Johnson y el laborista Jeremy Corbyn son los dos únicos líderes cuyos partidos pueden ganar las elecciones del 12 de diciembre en el Reino Unido, aunque otras formaciones pueden ser clave para facilitar el gobierno.

Carismático y polémico, Johnson es el favorito en las encuestas, en parte por su claro mensaje de ejecutar el "brexit" el 31 de enero, con el acuerdo de salida de la Unión Europea que negoció con Bruselas. Tras acceder al poder en julio sin mediar ningún voto en sustitución de Theresa May, el líder conservador espera una mayoría absoluta que le permita llevar adelante sus planes, bloqueados hasta ahora por el legislativo.

Johnson prometió un aumento del gasto público atípico en los "tories" (conservadores), en un intento por contrarrestar las propuestas más atractivas de su principal contrincante Jeremy Corbyn. Este viraje populista, además, intenta frenar el rechazo al "brexit", luego de tantas idas y vueltas.

Alexander Boris de Pfeffel Johnson nació el 19 de junio de 1964 en Nueva York, Estados Unidos, pero su familia, británica de origen diverso y en parte aristocrático, regresó poco después al Reino Unido, donde él se educó en el exclusivo internado de Eton y la universidad de Oxford. Antes de convertirse en diputado en 2001, fue periodista en The Times, que lo echó por inventar una cita, y The Daily Telegraph, donde promovió el euroescepticismo como corresponsal en Bruselas.

Como columnista, fue acusado de clasista, sexista, homofóbico, islamofóbico y racista. Entre 2008 y 2016 fue alcalde de Londres, normalmente feudo laborista, y, tras apoyar la salida de la UE en el referéndum de 2016, fue nombrado ministro de Exteriores por May, cargo al que renunció en 2018 al preferir un "brexit" más duro. En sus menos de cinco meses de gestión como primer ministro fue acusado por el Tribunal Supremo, en septiembre, de suspender ilegalmente el Parlamento durante cinco semanas para su ventaja política.

El principal contendiente de Johnson es Jeremy Corbyn. Con un programa de nacionalizaciones, mejores servicios públicos e impuestos a los ricos, el dirigente, que accedió contra todo pronóstico en 2015 al liderazgo laborista, quiere gobernar para "transformar radicalmente" la economía y la sociedad británicas.

El punto débil del veterano izquierdista, antiguo diputado rebelde, es la matizada postura sobre el "brexit" que adoptó el Partido Laborista. La propuesta de los opositores es renegociar un tratado de retirada con la UE y someterlo a votación, con la opción de permanecer en el bloque.

A Corbyn lo perjudicaron las críticas por su gestión. Lo acusaron de presunto antisemitismo entre los afiliados, que pusieron en su contra a sectores de la comunidad judía, aunque otros creen que el asunto fue explotado por una prensa hostil y mayoritariamente conservadora. Con su proyecto socialista, Corbyn logró ampliar la base laborista a más de medio millón de militantes, gracias a su conexión con los jóvenes, plasmada en una intervención en 2017 en el festival de Glastonbury y el apoyo que recibe de artistas como Lilly Allen y Stormzy.

Nacido en el pueblo inglés de Chippenham el 26 de mayo de 1949, Jeremy Bernard Corbyn es el cuarto hijo de una pareja de pacifistas que se conocieron en una reunión de ayuda al bando republicano en la guerra civil española. No terminó sus estudios en la Politécnica del norte de Londres y, tras trabajar para varios sindicatos, en 1974 entró en política al ser elegido concejal en el distrito de Haringey, donde permaneció hasta su ingreso en la Cámara de los Comunes en 1983.

Luego de tres décadas como diputado insurgente, en 2015 fue votado líder laborista por las bases y reelegido en 2016, pese al rechazo de la mayoría del grupo parlamentario -heredero del más derechista Tony Blair-, que a menudo trató de sabotearlo.

Además de Johnson y Corbyn hay otros representantes de fuerzas políticas que quieren quedarse con el poder británico, aunque corren por detrás en las encuestas. Se trata de Jo Swinson, de 39 años, la primera mujer y la más joven en liderar el Partido Liberal Demócrata, Nicola Sturgeon, el jefe del Partido Nacionalista Escocés, Arlene Foster una de las principales dirigentes del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte y Nigel Farage, el exlíder del casi extinto Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) que fundó en enero el también eurófobo Partido del Brexit.

AGENCIAS







Contenido Relacionado