Inicio

Opinión Deportes



Reír para no llorar por Guillermo Villet

Diario Frontera, Frontera Digital,  FVF, Opinión, Deportes, ,Reír para no llorar por Guillermo Villet
Federación Venezolana de Fútbol


Guillermo Villet
@guillermovillet


La selección venezolana de fútbol es, actualmente, la única salida de la cotidianidad para el venezolano. Disfrutar de ella es excusa para reunir a la familia y ver de esta forma, a la Vinotinto.

A falta de exactamente 68 días para iniciar una nueva eliminatoria mundialista, Venezuela (como selección y como país) no tiene un Director técnico que lleve y termine el proceso que empezó Rafael Dudamel.

Son distintos los nombres del sucesor de Dudamel. Pekerman, Pinto, Farías, Farías, Páez, Savarese, Alfaro y demás son algunos de los candidatos que se plantea la FVF.

A mi parecer, la mejor opción sería contratar algún extranjero que le diera un poco de currículum a una selección que se encuentra en el puesto 25 del ranking FIFA (récord) y que nunca ha ido a un mundial. Sin embargo, no es tan fácil como parece. Son largas las negociaciones y largos los procesos. Esto quiere decir qué, al ver que la Federación es un tanto incapaz de actuar de manera contrarreloj, el futuro de la selección está relativamente sentenciado.

Es muy difícil empezar un nuevo macrociclo con ideas diferentes a las que llevaba Dudamel. El nuevo seleccionador nacional tiene que preparar dos partidos con dos rivales distintos (Colombia y Paraguay), sin tener encuentros amistosos. Por lo tanto, se pone cuesta arriba la clasificación de Venezuela al mundial porvenir, ya que cada punto en ésta eliminatoria tan difícil, cuenta.

No obstante, ojalá y me equivoque. Que el nuevo entrenador llegue con la mejor disposición para poder llevar a Venezuela a su debut en un Mundial y que se cumpla ese sueño para más de los 30 millones de venezolanos que día tras día somos fieles en la búsqueda de buenas noticias.

Pero la vida no es color de rosa, de cumplirse mi opinión, Venezuela vivirá otro ciclo perdido, sacrificaremos 4 años de experiencias y nos tocará reír para no llorar. Simple, sí. Difícil, también.




Contenido Relacionado