Inicio

Tecnología



Los organizadores cancelan el Mobile World Congress de Barcelona por la crisis del coronavirus

Diario Frontera, Frontera Digital,  Mobile World Congress, BARCELONA, SUSPENDIDO, Tecnología, ,Los organizadores cancelan el Mobile World Congress 
de Barcelona por la crisis del coronavirus
Mobile World Congress de Barcelona



El consejo de la GSMA, el máximo órgano directivo de la asociación de operadores que organiza el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, ha informado tras su reunión de este miércoles que ha decidido cancelar el congreso tecnológico que debía celebrarse entre el 24 y el 27 de febrero en la capital catalana. La decisión se ha tomado tras una reunión que ha durado casi seis horas y en la que han participado los 26 representantes de las principales operadoras de telecomunicaciones de todo el mundo que forman el órgano de gobierno de la GSMA.


"La GSMA ha decidido cancelar por la preocupación global que ha generado el brote del coronavirus, la preocupación por viajar y otras circunstancias que hacen imposible que se pueda continuar con el evento", ha dicho la organización en un comunicado firmado por el principal responsable de la feria, John Hoffman. Las Administraciones, según explica la organización, respetan y entienden la decisión. "Continuaremos trabajando con las autoridades locales al unísono y nos apoyaremos para el Mobile World Congress 2021 y ediciones futuras", asegura la GSMA.


La oleada de deserciones de grandes empresas participantes en el congreso por el temor al coronavirus ha provocado que la GSMA haya tenido que adoptar esta decisión de urgencia, pese a que tanto la propia organización como las autoridades (Gobierno central, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona) consideran que no existe ningún riesgo sanitario para la celebración de la feria tecnológica más importante del mundo, en la que estaba prevista la participación de más de 100.000 asistentes y 2.800 empresas.


Entre las ausencias estaban las de las estadounidenses Cisco, Intel, AT&T, Sprint, Facebook y Mcafee; los fabricantes de móviles Vivo, Sony, LG, TCL o HMD y los de redes Nokia y Ericsson. Sin embargo, la puntilla llegaba este miércoles: los operadores europeos, con gran peso en la GSMA, como Deutsche Telekom, Orange y BT, anunciaban que tampoco asistirían a la feria.


El consejo de la GSMA está formado por 26 representantes de las principales operadoras de telecomunicaciones, entre ellas las mencionadas y otras como Telefónica, Vodafone, AT&T, Verizon, América Móvil, China Mobile, China Telecom y China Unicom.


Las consecuencias de esta cancelación tendrán una repercusión económica millonaria. Solo el coste para los participantes asciende a 500 millones de euros. Y se abre ahora una larga batalla legal por dirimir quién se hace cargo de esos gastos, si las empresas participantes o la GSMA, porque los seguros no cubren contingencias como una epidemia.


Presión de las autoridades 


Desde que se produjo la primera cancelación por parte de LG el martes de la semana pasada, se han sucedido declaraciones oficiales de las tres Administraciones competentes en apoyo a la celebración del congreso. Todas ellas coincidían en que no existía ningún riesgo sanitario que aconsejara la anulación del evento. Pero han sido en vano. 


El ministro de Sanidad, Salvador Illa, insistía esta misma tarde en Barcelona que "no hay ninguna razón de salud pública para adoptar medida alguna respecto a cualquier evento previsto en Barcelona, Cataluña o España", informa Oriol Güell. Illa ha reiterado: "No me corresponde valorar la decisión" tomada por las empresas que han decidido no acudir al Mobile. "Nuestras decisiones están siempre basadas en la evidencia y la opinión de los expertos", ha añadido. 


La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, había pedido también este miércoles no caer en el "alarmismo psicológico" con motivo del coronavirus y señaló que las medidas adoptadas por las autoridades sanitarias para su celebración eran "suficientes". Por su parte, el secretario de Salud Pública de Cataluña, Joan Guix, había afirmado que no existía "ningún motivo sanitario" para suspender el Mobile, asegurando que lo que sí hay es una "epidemia mediática y de miedo" motivada por intereses económicos, competenciales y políticos.


La organización del evento tomó medidas para evitar el posible contagio que han ido haciéndose más estrictas con el paso de los días y el aumento del número de cancelaciones. Pasaron de proponer cambiar los micrófonos asiduamente y sugerir que los asistentes no se saludaran con un apretón de manos a prohibir la entrada de cualquier viajero que llegara de la provincia china de Hubei y a exigir a los asistentes que demostraran que no habían estado en China en los últimos 14 días. A pesar de los esfuerzos de la GSMA, la lista de bajas no paraba de crecer.


Quién paga la suspensión


La resistencia de la GSMA a la hora de anular la feria tecnológica pese a las bajas de muchos de sus asociados tienen también causas financieras. En este tipo de eventos los seguros no cubren una contingencia como la causada por el temor al coronavirus, máxime cuando no hay declarada ninguna alerta sanitaria, así que los costes deben ser asumidos por las empresas que deciden no acudir. Queda la duda de si la GSMA tendrá capacidad para hacer frente a las indemnizaciones que soliciten el resto de firmas que no habían cancelado su presencia. De ahí la necesidad de que se consensúe una solución equitativa por los operadores que, al fin y al cabo, son "los que pagan la fiesta" con sus cuotas, según señalan en fuentes del sector.

EL PAÍS






Contenido Relacionado