Inicio

Opinión



Anécdotas con amigos. Circunstancias del ayer, vigentes hoy por Jim Morantes y Carlos Portillo Almerón

Diario Frontera, Frontera Digital,  JIM MORANTES, Opinión, ,Anécdotas con amigos. Circunstancias del ayer, vigentes hoy 
por Jim Morantes y Carlos Portillo Almerón
JIM MORANTES


Después de largo tiempo sin retomar la escritura de mis habituales columnas semanales en diversos periódicos del país, durante varias décadas (Estrado Popular, Monitum, La Cruda Realidad, Vidas Protagónicas, entre otros), he decidido comenzar la narración epocal de episodios anecdóticos en este nuevo espacio que se inicia bajo el sol radiante (Mérida – Venezuela) de la cuarentena producida por la pandemia del coronavirus.    

Aprovecho la oportunidad para sacar del archivo personal, 4 artículos que el   Dr. Carlos Portillo Almerón, me entregó hace unos 7 años atrás, jurista oriundo de San Felipe, estado Yaracuy, normalista y pedagogo que llegó a Mérida en 1956 (precisión de la data histórica, aportada por el Dr. Jesús Manuel Maldonado) y se consagró a las montañas andinas, donde creció como un insigne profesional del derecho (1964), ex consejero universitario, destacado profesor de pregrado en la Universidad de Los Andes y de postgrado en la Universidad del Zulia, ex juez Superior Civil y autor de diversos textos jurídicos de utilidad para el abogado litigante, destaca en la materia a tratar el Proceso Agrario en Venezuela (1980).

Portillo, mi querido amigo, maestro y tutor, siempre fue un hombre muy claro y con determinación, en nuestras acostumbradas conversaciones, no podía faltar la temática política, ni las anécdotas de vida, de allí que procedo a transcribir de manera íntegra, algunos de los manuscritos que me dejó para su modificación, inclusión, concatenación y posterior publicación del segmento La Cruda Realidad, algo que no sucedió en su debida oportunidad, razón por la cual procedo a honrar mi palabra y publicar su visión y pensamiento para la época, por tal motivo, no asumo ningún tipo de responsabilidad por los criterios por él esbozados que a continuación reproduzco, sin ningún tipo de modificación, todo es transcrito de forma textual:

“Otra Bomba. El fracaso de la agricultura urbana

A menos que sea bien implementada este tipo de agricultura no produce los frutos esperados y su lanzamiento no es más que una idea política para calmar a las masas de pobladores los cuales exigen al gobierno una solución para acabar con la escasez de los referidos productos. La solución, es más compleja porque debe implementarse todo un sistema al respecto. Podemos resumir las dificultades presentadas así:


Primera: Se necesita agua suficiente para regar los cultivos. Los organismos encargados de prestar el servicio de agua recomiendan economizar este líquido al máximo.


Segunda: La falta de los insumos necesarios, los pocos agricultores dedicados  al rubro se quejan por el hecho de no encontrar en el mercado los insumos necesitados, incluso en Agro - Patria la cual sustituyó a una empresa eficiente como fue Agro-Isleña.


Tercera: El urbanismo, ósea la alineación llevó a la mayoría de los centros poblados a la construcción de edificios de apartamentos en los cuales su extensión es reducida y por lo tanto no tienen espacios para dedicarlos a la agricultura.


Cuarta: Al margen de muchos pueblos, se observa la existencia de los conucos, eran pequeñas parcelas dedicadas a la agricultura; pero debemos entender que el comunero, es una entelequia porque no le permite al campesino, alimentarse diariamente de lo  producido por el comunero, el lector sabe que el cambur y el plátano (bananos),  se cosechan a los nueve meses, el maíz a los 5 meses y otras legumbres a los tres o cuatro meses y por lo tanto si el campesino durante ese lapso de espera no come, se muere de hambre.


Quinta: Había que utilizar semilla certificada y fumigar constantemente para que la plaga no acabe con los frutos, tomates, pimentones, etc.


Sexta: Estas ideas de la agricultura  urbana, fue una idea del presidente Chávez, al igual que los gallineros verticales, la ruta de la empanada etc, eso no dio resultado, si el presidente Maduro logra que esas ideas funcionen, lo felicito, no al igual que ese poco de militares que aplauden a cada rato al presidente, la mayoría de ellos son corruptos, que en la vida civil serian desempleados porque no harían ningún oficio y si el presidente cae, lo mismo le pasará a ellos, aquí tiene cabida el adagio “más vale jalar bola a la sombra que escardilla al sol”.


Ahora bien, las grandes y medianas fincas expropiadas, agrícolas y pecuarias, las cuales fueran confiscadas por el gobierno, están en optima producción? Si el Estado venezolano tiene en tierras baldías más de 4 millones de hectáreas, a esas tierras ociosas deben ponerlas a producir, y no andar buscando  lo imposible con la agricultura urbana.”


 


El criterio esgrimido, proviene del abogado litigante  Carlos Portillo Almerón, quien era especialista en Derecho Procesal (UCAB), magister en Derecho Agrario (ULA) y doctor Ciencia Jurídica (LUZ), hasta la próxima entrega con un enfoque diferente sobre la realidad y lo que acontece en la colectividad.


@JIMMORANTES


 






Contenido Relacionado