Inicio

Opinión



Covid-19: Responsabilidad de todos por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Covid-19: Responsabilidad de todos por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado



A pesar de los llamados hechos por los gobiernos del mundo a la calma en medio de la crisis del Covid-19, la cuarentena voluntaria primero y luego la cuarentena obligatoria han extendido el pánico y el miedo en el planeta. Esto debido a la incertidumbre que genera dejar las actividades cotidianas, buscar apoyo en las nuevas tecnologías, y desconocer el tiempo que durará esta situación.


En este contexto, abordar la pandemia no debe dejarse solo a los médicos y demás profesionales de la salud, y mucho menos traspasarse la responsabilidad a los gobernantes. Una respuesta efectiva requiere que los gobiernos, las autoridades médicas y la sociedad civil den, al momento de tomar decisiones, mayor importancia a esta amenaza a la seguridad humana.


Para ello se debe aceptar que los turistas, los trabajadores migrantes de todos los niveles y los empresarios son los agentes diarios de la globalización; sus actividades permiten acceder a servicios muy necesarios para la sociedad, y el uso que hacen de sus recursos incrementa el ingreso de la economía e impulsan las cadenas de suministro industriales. Pero cuando estos agentes económicos solo se perciben como portadores de virus y enfermedades, los gobiernos insisten en cerrar sus fronteras alejando los beneficios de la libre movilidad internacional del factor trabajo.


Así, ciudades enteras restringen o niegan la entrada a extranjeros, embarcaciones enteras y sus pasajeros, e incluso las llegadas de ayuda humanitaria son bloqueadas por la fuerza militar. Al respecto, los gobiernos locales, nacionales y supranacionales justifican estas prácticas en nombre de vigilar a la propia población para evitar el aumento descontrolado en el número de contagiados.


No existe nada malo en que los gobiernos digan a las personas cómo y con qué frecuencia deben realizar sus actividades por el bien de la salud de la nación. China puede invocar campañas totalitarias al estilo maoísta, Estados Unidos puede llamar su respuesta una medida de emergencia, Venezuela puede hacer realidad la ansiada estrategia de control social, y los surcoreanos, españoles, iraníes, italianos y singapurenses pueden etiquetar su respuesta como un plan de acción del gobierno y la sociedad. Pero el principal riesgo de esta acción gubernamental es su amenaza a la privacidad.


Para que un gobierno pueda atender psicológicamente a toda la población amenazada por el Covid-19, debe extender sus largos brazos y ojos de vigilancia para llegar a cada rincón de la vida privada de los individuos. Logrando de esta manera hacer realidad el sueño de los regímenes autoritarios, cada vez más posible gracias a las nuevas tecnologías. Por ende, es responsabilidad de cada uno de nosotros evitar que esto ocurra.


En este sentido, derrotar esta amenaza de bioseguridad globalizada exige de la atenta mirada y activa participación de la sociedad civil. Tanto para supervisar y evaluar la actuación del gobierno, como para exigir el respeto de las libertades democráticas y abogar por el mejor y mayor flujo de información acerca de lo que está ocurriendo. Este intercambio de información debe ir más allá de las consideraciones locales y nacionales, simplemente porque el Covid-19 afecta a todos los seres humanos, independientemente de su filiación política y nacionalidad.


*zerpasad






Contenido Relacionado