Inicio

Opinión



Amigos

Influencia epocal de mi mundo audiovisual por Jim Morantes

Diario Frontera, Frontera Digital,  JIM MORANTES, Opinión, ,Influencia epocal de mi mundo audiovisual por Jim  Morantes
JIM MORANTES


Para continuar en la refréscate onda narrativa de aquella adolescencia que se dejaba llevar por la pasión de la libre idea, esa efervescencia de disfrutar al máximo lo que se hacía, lógicamente dentro de los parámetros de la normalidad efectiva, garantizada por la buena educación del hogar, donde el respeto era lo principal y defraudar la confianza, enterraba la honorabilidad de la palabra (base del hombre íntegro del siglo XX),  antes de pensar en qué actividad proporcionaba suficiente dinero, la pregunta era simple que movía tu pasión, lo importante consistía en obedecer a la felicidad que ejercía y otorgaba el mandato del ser, la mente se adaptaba a la prioridad de la nueva travesía a  realizar.

En la década de los 90, Venezuela era un país próspero en el cual cualquier persona de la clase media podía acceder a bienes y servicios de calidad sin  perjuicio alguno, todo lo contrario sucede hoy en día, lamentablemente la clase media agoniza, sin aparente cura, distinta a la sepultura; afortunadamente, el remedio depende de la unidad nacional y de la reconstrucción progresiva del país.

Como cinéfilo para la época, las ideas artísticas brotaban por mis venas y desde temprana edad, compraba en la medida de mis posibilidades (aporte de mis padres e ingresos provenientes del comercio), películas originales clásicas norteamericanas, no podía faltar la serie del francés Jacques Cousteau, ni expedición de Venezuela y Latinoamérica, por supuesto resultaba inviable obviar al único e incomparable Cantinflas “ahí está el detalle o el barrendero”, así fue creciendo mi pequeña videoteca de manera paulatina en formato Betamax y posteriormente VHS, habían muchas promociones que venían con los periódicos como El Nacional, Meridiano e incluso con la revista Bohemia, era común adquirir películas a bajo costo en los kioscos de revistas.

De manera simultánea observaba con detenimiento la televisora regional                   (TAM, canal 6), no me perdía De Todo Un Poco, conducido por Francisco Hita (ejemplo a seguir por sus buenos mensajes de concienciación ciudadana) y en los canales nacionales (RCTV, Venevision y VTV), sintonizaba los domingos en las noches Primer Plano de Marcel Granier, en época electoral la serie Decisión 93 (entrevista a todos los candidatos presidenciales de la época, hoy en día un importante testimonio politológico del siglo XX y de la forma de ver la política durante la IV república venezolana), así mismo en diciembre los resúmenes informativos, Sinopsis conducido acertadamente por Eladio Sapene,  A Puerta Cerrada con Marietta Santana, entre otras transmisiones de interés; algunos de esos programas los grababa con fines eminentemente didácticos y educativos para mi formación y aprendizaje, por cierto parte de ellos, los de contenido religioso fueron donados en formato Betamax y VHS, al clero merideño (las 2 visitas del papa Juan Pablo Segundo a Venezuela y los inherentes a la beatificación de la madre María de San José, entre otros).

De manera simultánea para perfeccionar mi videoteca (colección personal de películas, documentales, videos…) y  tener autonomía funcional, después de contar con 1 Betamax tradicional Sony, 1 súper Betamax Sony, 2 rebobinadores Beta y VHS, 2 VHS Sony; Américo Corredor, secundado por Dionisio Hernández, me recomendó pasar por Rima Import, ubicada en la esquina de la calle 30, con la Av. 3 independencia, allí observe un nuevo modelo de VHS, semi profesional o industrial de Marca Samsung, exhibido en la vitrina principal  que por lo innovador para ese entonces (1994), salía costoso, su valor oscilaba entre 80 a 110mil Bolívares, para remedio de la colectividad los comercios financiaban y Miguel Chidiat de manera personalizada me atendió y con gran paciencia respondió todas mis inquietudes, por intermedio de mi padre que era cliente de su familia y de él, Miguel, financió mi primer VHS Samsung VCR VT2870G, obvió me entregó el equipo después de haberlo pagado por completo, pero me hizo un buen descuento a pesar de ser por partes y aceptó una inicial por debajo de lo permitido de tan solo 20mil, en el entendido que yo no tenía la mayoría de edad, lo pague en tiempo record y así sucesivamente logre adquirir 3 equipos iguales (cada uno con un descuento extra, por cierto los últimos que le quedaban) ese modelo tenía la particularidad muy similar de grabar y editar videos caseros en Hi Fi y la función de Audio IN, su forma parecía un cajón de color gris, la tapa la debías bajar para abrirlo y contaba con manilla de edición, ubicada a mano derecha, además los indicadores del audio eran por gráficos lineales, ese fue el preámbulo para aprender  a editar de forma manual (linealmente) y después saltar al clásico  Super VHS Panasonic 1980.      

          Espera la próxima parte de amigos y sígueme en Twitter  @JIMMORANTES





Contenido Relacionado