Inicio

Opinión



Asia, cooperación y estrategia global por Sadcidi Zerpa Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa Hurtado, Opinión, ,Asia, cooperación y estrategia global por Sadcidi Zerpa Hurtado
Sadcidi Zerpa Hurtado



En la medida que se sigue evidenciando el impacto del covid-19 en la economía global, es cada día más necesario avanzar en una iniciativa de cooperación mundial para reducir los efectos de la depresión causada por la pandemia. La cooperación económica internacional será vital para gestionar la crisis y apoyar la recuperación a través del comercio, la estabilización de los mercados, la reapertura más rápida de las cadenas de suministro, así como la movilidad de las personas y los viajes internacionales. Sin cooperación, el mundo se enfrenta a una prolongada crisis sanitaria, al estancamiento económico más grande desde la Gran Depresión, y a la posibilidad de colapso del sistema financiero internacional.


A pesar de que el momento geopolítico no es el más alentador para la cooperación internacional debido, entre otras cosas, a que Estados Unidos ha perdido el interés por la cooperación multilateral y sigue con su confrontación estratégica con China, y China resiente el impacto de la pandemia en su imagen como promotor del nuevo multilateralismo. La competencia estratégica entre ambos países está limitando su capacidad para contribuir de manera constructiva a la recuperación global.


Por ende, es menester un nuevo acuerdo de cooperación multilateral entre naciones. Y en esta dirección, las economías asiáticas están dando un ejemplo. Un grupo de expertos asiáticos convocados por Asian Bureau of Economic Research, acaban de publicar An Asian strategy for recovery and reconstruction after COVID-19, la estrategia de recuperación del covid-19 de Asia. Allí se llama a las naciones de ASEAN + 6 (ASEAN más China, Japón, Corea del Sur, India, Australia y Nueva Zelanda), para actuar rápidamente en la coordinación de acciones financieras, comerciales, de salud pública y de seguridad alimentaria para evitar un estancamiento prolongado; y se hace una invitación a Estados Unidos y Europa a unirse a la iniciativa.


La cooperación que se plantea tiene cuatro objetivos importantes: 1) lograr que los bancos centrales y los ministerios de finanzas de los distintos países del mundo amplíen los acuerdos bilaterales de intercambio de divisas (swap) y acuerden una nueva emisión de Derechos Especiales de Giro (DEG) para crear una red de seguridad financiera mundial más fuerte; 2) mantener abiertos los mercados de productos para la salud y alimentos esenciales, y reducir o eliminar aranceles para estos bienes y servicios; 3)  acelerar el desarrollo de protocolos para la certificación sanitaria de viajes internacionales, con el propósito de acelerar la reanudación del comercio internacional, los viajes de estudio, el intercambio científico, el movimiento laboral temporal y el turismo; y 4) avanzar en una agenda proactiva para la gobernanza colectiva de la infraestructura digital, que incluya coherencia regulatoria, estándares de privacidad e intercambio de datos.

De esta manera, los países de Asia dan el primer paso hacia una estrategia global de cooperación. Mediante nuevos marcos regionales y multilaterales se incrementará la capacidad de las naciones para contribuir de manera constructiva a la recuperación de sus regiones y del mundo. No es momento de insistir en confrontaciones geopolíticas estériles





Contenido Relacionado