Inicio

Regionales



Las ONGs: Una alternativa para la defensa de los derechos humanos

Diario Frontera, Frontera Digital,  ONG, Regionales, ,Las ONGs: Una alternativa para la defensa de los derechos humanos
ONG


Las Organización No Gubernamentales nacen para solventar y defender la vulnerabilidad de distintos sectores de la sociedad


Dibiana Torres

(Estudiante  Comunicación Social ULA)


 Las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), son grupos de personas que se congregan para ayudar a resolver alguna problemática en las sociedades. En torno a los derechos humanos, se enfocan en el activismo de defenderlos frente al abuso y vulnerabilidad que presentan.


Internacionalmente, en este sentido, se han establecido leyes y tratados que los gobiernos deben cumplir. Dentro del derecho internacional se establece la obligación de los gobiernos a actuar de una manera determinada o abstenerse de emprender ciertas acciones, para promover y proteger los derechos humanos, así como las libertades fundamentales de los individuos o de los grupos. Estas medidas igualmente fueron anunciadas en la Conferencia Mundial de Derechos Humanos celebrada en Viena en 1993, donde se dispuso que todos los Estados tengan el deber de cumplirlas, independientemente de sus sistemas políticos, económicos y culturales.


Para el desempeño del postulado anterior, se estableció el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) que ejerce su compromiso dentro de la ONU, y responde ante las violaciones de los derechos humanos al adoptar medidas preventivas.


Las ONGs en Venezuela, se han convertido en una alternativa para el reporte y la defensa de los Derechos Humanos (DDHH) por la vulnerabilidad política y social que enfrenta el país.


Actualmente en el país  existen  200 ONGs y en la región andina, específicamente Mérida, Táchira y Trujillo, la Red Andina de Derechos Humanos (RADAR) reúne unas 30 organizaciones. Todas trabajan dentro del territorio nacional en pro de la agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que establece  “Paz, Justicia e Instituciones sólidas” como el objetivo número 16 de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS).


Según la ONU los derechos humanos son inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición. Entre los derechos humanos se incluyen el derecho a la vida y a la libertad.


Alianzas  para asegurar los derechos humanos


A pesar que internacionalmente hay planteamientos establecidos para defender los derechos humanos,  que en Venezuela suelen ser violados constantemente, se han formado varias ONGs u observatorios que siguen líneas de acción e investigación con la intención de cumplir las funciones que el gobierno evade. 


El Foro Penal es una ONG que se encuentra en todo el territorio nacional, trabaja por la defensa de los derechos humanos desde el año 2002. En su  reporte anual del 2019, muestra la represión y violación de los derechos ocurridos entre  enero y diciembre, donde 50 personas fueron reportadas y verificadas como asesinadas, producto de la represión dentro del contexto de manifestaciones.  Sus investigaciones han confirmado 2 mil 219 personas arrestadas arbitrariamente, por razones políticas y 388 se encuentran actualmente presas.


Además de la violación a la libertad, en lo social esta organización reporta en su informe durante marzo del mismo año hubo dos grandes fallas en el suministro eléctrico, que afectaron a todo el país. El primer apagón ocurrió el 7 de marzo y se prolongó durante más de 100 horas y el segundo sucedió el 25 de marzo, cuando se reportó otra gran falla en el suministro, que afectó un 90% del territorio venezolano. “Estas fallas en los servicios básicos, tuvieron como consecuencia que algunos ciudadanos protestaran espontáneamente, en varios estados, lo que originó por parte del gobierno, una serie de detenciones arbitrarias y de actos represivos contra los manifestantes”, reza el informe del Foro Penal.


El 4 de julio de 2019 se hizo público el informe emitido por la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre Venezuela. En dicho documento  la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michell Bachelet considera que existen motivos razonables para creer que se han cometido graves violaciones de los derechos económicos y sociales, incluidos los derechos a la alimentación y la salud de los venezolanos y da una serie de recomendaciones al Gobierno venezolano.


En Mérida existen varias organizaciones que defienden los derechos humanos. Hay un observatorio para cada aspecto civil, político, social y cultural.  Entre ellas se encuentra el observatorio de La Gente Propone, La Cátedra de la Paz y el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes (ULA), entre otras organizaciones no gubernamentales.


La Gente Propone es una organización que realiza conversatorios en las comunidades para obtener información de los ciudadanos sobre sus problemas y propuestas. Recolectan reportes y denuncias mediante las redes sociales, el buzón parroquial y su grupo de WhatsApp, donde participan los veedores y representantes de autoridades. Además, a través de las alianzas con las diferentes organizaciones de Mérida, brindan talleres de formación ciudadana.


Carlos Calderón, funge como reportero comunitario de la organización y trabaja en la documentación y visualización de las deficiencias en los servicios públicos, principalmente relacionados con derechos humanos fundamentales como el transporte, agua, electricidad, vialidad, seguridad ciudadana y desechos sólidos.


Comenta que su caso más emblemático, como parte de la solución y defensa de los ciudadanos, ha sido en relación a la recolección de los desechos sólidos en las comunidades del municipio Libertador. “Fuimos a las comunidades, identificamos el problema, visibilizamos los focos más recurrentes y a través de mesas de diálogo con las autoridades competentes en el área, articulamos acciones para la recolección. Además junto a las organizaciones Fundamisredes y la empresa Polimeros Nacionales, realizamos talleres de reciclaje y manejo integral de los desechos sólidos para crear conciencia en los ciudadanos”. Refiere  Calderón.


Otra de las actividades de La Gente Propone es solicitar a las autoridades, para que asuman sus obligaciones de acuerdo a la ley del poder público municipal. Establecen espacios de corresponsabilidad entre ciudadanos y las instituciones para llegar a acuerdos y compromisos sobre los temas prioritarios que se deben atender en los distintos sectores de la ciudad.


Cátedra de la paz: Con trayectoria entre los merideños


La Cátedra de la Paz Monseñor Adolfo Romero tiene 33 años de trabajo en cultura y derechos humanos. Se creó desde el seno de la Universidad de Los Andes en 1987, además mantienen un grupo de trabajo y otro de voluntarios. Sus actividades son de índole formativas, se enfocan en la educación sobre los derechos humanos bajo el lema de  “educación para la paz”.


Entre sus actividades está la formación en los ciudadanos del municipio Libertador durante el año a través de talleres, cursos, seminarios y diplomados que tienen que ver con cultura, paz y derechos humanos. La formación es en todos los sectores educativos, preescolares, primarios, secundarios y universitarios.


La Cátedra de la Paz no trabaja directamente con la defensa de los derechos, solo canaliza las situaciones y las refiere a las ONGs que si defiende la vulnerabilidad, como el Observatorio de Derechos Humanos de la ULA, que se encarga de los derechos civiles y los políticos, igualmente los refiere- según sea el caso-  a los organismos como la Fiscalía.  El foco de la Cátedra de la Paz se concentra solo en la parte educacional y de concientización ciudadana.


Walter Trejo, Coordinador General de esta organización, explica que han tenido casos de violación, abuso y acoso sexual, su misión es pedagógica para que los involucrados comprenda la situación del derecho violado. Asimismo, acompañan a las familias a realizar las denuncias respectivas. “El estado a través del gobierno es el principal violador de los derechos humanos y los niños, niñas y adolescentes son su principal objetivo”, señala Trejo.


Promover los DDHH desde lo universitario


El Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes (ODH-ULA) se fundó el 17 de marzo de 2014 por decisión del Consejo Universitario, que decretó su creación en respuesta a la cantidad de violaciones de derechos que tiene la comunidad universitaria.


Una de sus particularidades en la región ha sido la ampliación de la defensa de los derechos civiles, políticos, sociales y culturales como la salud, la educación, específicamente en el ámbito universitario.


El observatorio trabaja con tres raíces principales, la primera de ellas es la investigación y monitoreo de toda la documentación de las violaciones en la región Andina. Mérida, Táchira y Trujillo. En segundo lugar, ayudan a los ciudadanos que no tienen los recursos para pagar una defensa privada, con la asistencia legal gratuita en los tribuales y fiscalías. También, como defensa usan el Sistema Interamericano y el Sistema de las Naciones Unidas.


Por último, difunden sus investigaciones e información de actualidad en el programa de radio “El observatorio al aire” que se transmite los días martes o los viernes por retransmisión, mediante una plataforma offline.


Otro de los trabajos que realizan es para el beneficio del sector educativo universitario con los diplomados sobre los DDHH y los sistemas internacionales, además de talleres en conjunto con otras ONGs, conversatorios y reuniones en línea.


Nelson Rivas, miembro de este observatorio, alega que la fuente de sus investigaciones se basa en la  emergencia humanitaria que vive el país,  donde se violan todos los derechos al mismo tiempo. “Nos toca trabajar horas extras, optimizar los recursos que tenemos porque de por si no tenemos. A veces de la universidad o de las personas que nos donan o ayudan. En ocasiones los aportes son personales para poder que el grupo funcione”. Explica.


El caso más reconocido que ha defendido el observatorio ocurrió en septiembre del 2018, cuando de forma jocosa dos bomberos merideños hicieron un vídeo donde se mofaban del presidente de la República  Nicolás Maduro. “Logramos la liberación de los bomberos pero aún hacemos un seguimiento porque ellos, a pesar de estar libres, tienen medidas cautelares y no pueden transitar libremente. Es un caso que le dio la vuelta al mundo” agrega Rivas.


Por otro lado, el observatorio trabaja con la Red Nacional de Defensores de los Derechos Humanos  dentro del territorio nacional. En lo regional trabajan en alianza con RADAR.


En su informe “Situación general de los derechos humanos en Venezuela con especial referencia a la región andina entre junio y diciembre del 2019”, hacen referencia a las ejecuciones extrajudiciales en Venezuela y arbitrarias, con énfasis  en Mérida. En ese informe se explica sobre disparos a los ojos de manifestantes, uso excesivo de la fuerza, la privación de libertad como castigo por manifestar, estudiantes detenidos sin juicio y sin pruebas, víctimas sin justicia, deficiente capacidad del Ministerio Público para investigar y perseguir delitos, retardo procesal en los tribunales y negación del derecho a la justicia, inseguridad en las universidades que se manifiestan en robos y vandalismo en la ULA e invasión de Estaciones Experimentales, colapso de los servicios públicos y escasez de gasolina.


Sin duda alguna, las ONGs han aportado un grano de arena en la defensa de los derechos humanos en el país. De lo contrario- y así lo han dejado claro quienes integran las organizaciones de defensa de los DDHH- sería cuesta arriba defender  las necesidades y prioridades referidas a los derechos humanos.






Contenido Relacionado