Inicio

Regionales



Rostros de mi Pueblo en tiempos de cuarentena

Pasión por las letras más allá del confinamiento

Diario Frontera, Frontera Digital,  ROSTROS DE CUARENTENA, Regionales, ,Pasión por las letras más allá del confinamiento
ROSTROS DE CUARENTENA


*** En medio de la cuarentena social, colectiva y voluntaria por la pandemia del coronavirus, la pasión por las letras y la fina pluma de notables escritores no se detiene ***


19 en Venezuela, escribir, leer y reflexionar se han convertido en las acciones más útiles y potentes para aprovechar el tiempo en casa.


Insignes escritores han dedicado horas en plena cuarentena a seguir creando grandes obras literarias que nos lleven a otros mundos imaginarios más allá de las cuatro paredes del confinamiento. Una de las grandes exponentes de las artes y letras merideñas es el ejemplo y reflejo de las faenas diarias convertidas en poesía, versos, relatos y cuentos.


La protagonista es una mujer amable, serena, integral, apasionada por las artes, letras y comunicación. Se llama Lissette Yasmin Severiche Lozano, oriunda de la población de Encontrados, estado Zulia, desde los seis meses de edad su familia se trasladó a El Vigía y desde entonces ha sido su lugar de residencia.


Apoyo familiar


Creció en el seno de una familia humilde en la cual recibió una crianza maravillosa al lado de sus padres y hermanos, fue educada en valores morales recibiendo el amor y afecto que una niña puede necesitar para crecer feliz.


La “soñadora de letras” como le dicen de cariño, señala que desde temprana edad mostró inclinación por la lectura y en especial por la escritura, escudriñaba entre los libros de sus hermanos mayores para entretenerse, a la edad de 10 años recibió como regalo de cumpleaños la novela Pobre Negro de Rómulo Gallegos, fue el primer libro que leyó y desde entonces nunca más ha podido apartarse del hábito de la lectura.


“Llegó la pasión por escribir, era una niña dotada de mucha imaginación y la usaba para escribir cuentos e inventar historias, me pasaba el día entero escribiendo cuentos en un cuadernito”, dijo.


Comenta que se adentró en el mundo de la cultura, haciendo teatro y danza nacionalista, pero sin dejar de lado la vocación por las letras.


 


Rol comunicacional


Severiche resalta que años más tarde pudo estudiar comunicación social, otra de sus grandes pasiones que la llevó a estar más cerca de la escritura, publicando artículos de opinión para el diario Panorama y Diario Los Andes.


“Como periodista he trabajado en diferentes medios, impresos, radiales, televisivos e institucionales. Diario de Los Andes, Color TV, Vigía TV, Net Televisión, Radio Fiesta 101.1 FM (Jefe de prensa), paz y Vida 102.5 FM y la Oficina Central de Información (OCI) de la Gobernación de Mérida”, acotó.


Apasionada de las letras


Destaca que siempre escribió las historias a lo interno, pero no se le había ocurrido escribirlas para los demás, hasta que participó en el Certamen Gran Explosión Bicentenaria con una crónica que tituló “Del rojo al verde” la cual resultó ganadora y fue la representante del estado Mérida a nivel nacional.


“A partir de allí comencé a escribir varios cuentos para una revista cultural del ministerio de la Cultura y posteriormente decido escribir mi primera novela «Más allá de la mirada» (actualmente en edición)”, detalló.


Severiche subraya que paralelo al trabajo de escritura de la novela, también escribió otros cuentos con participación en varios certámenes nacionales e internacionales (Colombia y España): Sambararí, Ezequiel, La Ventana rota, A la sombra de los almendros (Telesur), El hijo que no pudio volver a casa,  De arena y sal, entre otros. Seguidamente, escribió Luna de noviembre y Lluvias de mayo.


Lectura en cuarentena


La homenajeada de la sexta edición de la Feria del Libro Vigía (Felvig) UNESR, describe que desde el principio de la cuarentena comenzó a leer La familia de Pascual Duarte, después, Muchacha azul bajo la lluvia, Sobre la misma tierra, El jugador y La tía Tula.


“La lectura en tiempos de cuarentena es una herramienta que sirve de ocio y de formación, considero que los textos a escoger deben ser sobre temas agradables puesto que el estado de ánimo de las personas se ha visto muy afectado, producto del confinamiento, por lo tanto el momento de la lectura debe ser aún más placentero para contrarrestar la negatividad ocasionada por la pandemia”, opinó.


Insistió que un libro es un tesoro, un universo para la imaginación en el que puedes deambular a riendas sueltas. Un libro es el único que puede entender el lenguaje del alma.


Obra reflexiva


La comunicadora social expresó que cuando se trata de escribir cualquier tema es bueno, sin embargo, es conveniente en tiempos de confinamiento escribir para llamar a la reflexión en las cosas verdaderamente importantes.


“En mi caso particular, el aislamiento me ha permitido gozar de mayor libertad de tiempo para escribir, si bien es cierto que la situación por la pandemia me ha generado estados de ansiedad, también he podido superarlos y ver las cosas desde otra perspectiva y en consecuencia, aprovechar mejor el tiempo en casa”, reflexionó.


Recalca que Gabriel García Márquez, a quien admira, decía: un escritor escribe aunque nadie lo lea. “Yo, mientras tenga vida y facultad, siempre escribiré”, acentuó.


Cambiar de Actitud


Severiche fue enfática al decir que el coronavirus nos ha mostrado lo vulnerables que somos, nos ha mostrado que hay circunstancias en las que debemos reflexionar y cambiar la actitud.


“Las sociedades, los gobiernos, el mundo entero, deben voltear la mirada hacia lo humano y no fijarse sólo en lo superficial y lo material”, apuntó.


Por último, la novelista exhortó a la ciudadanía a tomar conciencia, tener precaución, acatar las medidas y protocolos sanitarios para detener el virus, hacer el mayor esfuerzo a lo interno, sólo así se puede evitar el contagio.


Fuente: Notiandes24 / Glevys Rafael Suescun / CNP: 18.726


Fotos: GRS / Notiandes24


 


 






Contenido Relacionado