Inicio

Deportes



Manchester City - Real Madrid

El Madrid de Zidane, a por otra noche grande de Champions

Diario Frontera, Frontera Digital,  REAL MADRID, Deportes, ,El Madrid de Zidane, 
a por otra noche grande de Champions
REAL MADRID


Los blancos, obligados a anotar al menos dos goles y ganar para meterse en la final a ocho. Zidane nunca ha perdido una eliminatoria europea

En los dos años y medio que duró su primera etapa como entrenador del Real Madrid, Zidane ganó las nueve eliminatorias de Champions, tres por cada una de las orejonas que levantó. No fue siempre un camino de rosas. Por ejemplo, en la undécima tuvo que meterle tres al Wolfsburgo en el Bernabéu para invalidar el 2-0 de tierras germanas y meterse en semifinales. En la duodécima, Nápoles, Bayern y Atlético empinaron el camino hacia la gloriosa final contra la Juventus, seguramente uno de los mejores partidos de la historia reciente del Real Madrid.

La orejona número trece fue, seguramente, la que más gente hizo llevar al hospital con el corazón agitado. Cuando nadie apostaba por los blancos, Zidane fulminó al PSG de Neymar y Mbappé, para luego arrollar a la Juventus y recibir de vuelta el mismo repaso casi dejando escapar el 0-3 de la ida; y en semifinales acabó colgado del larguero tras ganar con contundencia en Múnich (1-2), pero de nuevo sufrir hasta la extenuación en el coliseo merengue (2-2). «Tenemos experiencia en este tipo de partidos y sabemos que la Champions es una cuestión de emociones», explica Varane, un pilar de Zidane.

Este inmaculado currículo del técnico en Champions como entrenador puede continuar hoy adelante o recibir su primer gran borrón. Parece más probable lo segundo después del 1-2 de la ida en el Santiago Bernabéu ante el City de Guardiola, pero si hay un solo equipo en el planeta fútbol capaz de hacer añicos previsiones y guiones es el Real Madrid: «Es una final y vamos a intentar hacer un gran partido», reflexiona Zidane.

No hay un solo club en Europa que almacene en su hemeroteca tantas épicas remontadas, pero bien es verdad que todas ellas se produjeron en el Santiago Bernabéu. Cuando el Madrid sale derrotado de Europa en su estadio nunca ha sido capaz de darle la vuelta a la eliminatoria. Solo hay un precedente, pero no de Copa de Europa, sino de Recopa, en blanco y negro y ante un rival bastante menor. Fue en 1970, cuando el Madrid cayó 0-1 ante el Wacker Innsbruck para luego vencer en tierras austríacas 0-2. Para los que ven el vaso medio vacío, un motivo más para no creer, pero para los que lo ven medio lleno, un argumento sólido para lograr escribir una nueva página dorada en la brillante historia europea del Madrid.

Dudas en el once

Sobre el verde, muchas incógnitas por despejar antes de que Felix Brych ordene jugar. Al menos en los de Zidane. Con Hazard entre algodones en las últimas semanas y con una temporada a su espalda llena de contratiempos, el sentido común nos dice que lo más normal sería verlo en el banquillo. Siempre once sanos, aunque no se llamen Hazard, pero también este es el tipo de partido que se juega con el corazón, y no solo con la cabeza, y toda esa rabia y frustración acumulada por el belga durante estos doce meses puede jugar a su favor en una noche gigante de Champions como la de hoy: «Eden está listo. Ha tenido molestias al final de la Liga, pero ahora está ya mucho mejor. Hemos tenido tiempo para preparar partido y tiene confianza. Si juega no lo hará con molestias».

De no jugar Hazard, Vinicius ocuparía su lugar. En la otra banda, Asensio parece tener más papeletas que Isco, y en el lateral izquierdo Mendy también podría aventajar a Marcelo, pero con Zidane de por medio es más fácil acertar la Primitiva que descifrar el once buscará la remontada hoy en el Etihad.

En el City, la tranquilidad de un marcador tan favorable la evapora rápidamente Guardiola con su habitual discurso en el que rebaja los méritos propios y ensalza por las nubes a los rivales. Esta vez no iba a ser una excepción: «Es difícil saber lo que va a hacer Zidane. Cuando piensas que te saldrán por un lado, te salen por el otro, es difícil de analizar porque son muy buenos. Tenemos un pequeño recuerdo de cuando jugamos contra ellos y hemos intentado ver sus partidos tras el parón, pero hemos preferido hablar mucho de nosotros mismos. Queremos ganar esta competición, pero para hacerlo hay que ganar a equipos como el Real Madrid».

Rodri, fijo en el pivote citizen, no se muestra tan comedido como su entrenador y lanza un mensaje más contundente: «Creo que tenemos mejor plantilla y mejor equipo que el Madrid, pero no vale de nada, tenemos que seguir demostrándolo. Podría dar muchos motivos concretos como que somos un equipo muy goleador y que tenemos jugadores muy talentosos en todas las líneas, pero no sirve de nada si no lo demostramos en el campo», explicó el español. Veremos si hoy lo que suceda sobre el verde de la razón, o no. Hay noche grande de Champions y el Madrid anda buscando más gloria.

ABC






Contenido Relacionado