Mérida, Octubre Sábado 16, 2021, 11:16 pm

Inicio

Opinión



Al Filo de La Verdad

Mérida, vulnerable a todo por Giovanni Cegarra

Diario Frontera, Frontera Digital,  Giovanni Cegarra, Opinión, ,Mérida, vulnerable a todo por Giovanni Cegarra
GIOVANNI CEGARRA



Aumentan cada día, los casos de contagio de coronavirus en nuestra Entidad Andina, con lógicos decesos, producto de que la prevención sanitaria no se está cumpliendo a cabalidad, ni hay autoridad que la haga cumplir, a muchos ni les va ni les viene, han tomado la cuarentena social colectiva como un juego y en sus efectos, Mérida está, vulnerable a todo.


 


En cuarentena radical o flexible, perdonen generalice, todos hacen lo que les viene en gana, eso de quedarse en casa ni pendiente, salen sin necesidad, “a pavonear”, pasear, caminar, deambular tranquilamente por calles y avenidas, otros en sus vehículos, algunas madres con sus hijos de brazos, hasta con el perro, exponiéndose a contagiarse, contagiar a los demás, a su familia, han convertido nuestra ciudad y Estado en, vulnerable a todo.


 


No me cabe duda en ello, no pretendo ser alarmista ni exagero en lo que escribo, es la realidad que se observa desde que instauraron la cuarentena radical o flexible, que puede haber sido un buena alternativa, para reactivar el aparato social económico productivo nacional, pero no se ha sabido interpretar por los habitantes de este país, Estado, ciudad capital, ya que en vez de acatarla, como debe ser, la convirtieron en un verdadero relajo colectivo, ya ni los salvoconductos los piden para acceder al uso del transporte público, sea buseta, Trolebús, Trolcable.


 


La inconciencia pueblerina ciudadana, impera en la cuarentena radical o flexible, a lo que se suma, la intolerable tortura inhumana que padecemos en esta urbe andina venezolana, por las intermitentes fallas del servicio de agua potable y energía eléctrica, entre otros servicios básicos, sin son ni ton, ante la actitud incompetente de la autoridad que debe velar porque se cumpla, en bien de todos y pues nada, en manos de Dios, en una Mérida, vulnerable a todo y punto.






Contenido Relacionado