Inicio

Deportes



Mi análisis sobre lo que fue la victoria 3-2 de @EstudiantesMEFC sobre @ClubALoficial .

Diario Frontera, Frontera Digital,  ESTUDIANTES DE MÉRIDA, Deportes, ,Mi análisis sobre lo que fue la victoria 3-2 de 
@EstudiantesMEFC sobre @ClubALoficial
.
ESTUDIANTES LE GANA AL ALIANZA LIMA


Como siempre, puede que a varios no les guste lo que trato de transmitir por aquí. Para eso, quedo atento a intercambiar opiniones.

Como contexto, a Estudiantes el comienzo se le mostró complicado y sin rumbo debido a la ausencia de Martín Brignani. Además, a falta de días para el pitazo inicial, se confirmaba el positivo por COVID-19 a Buda Torrealba, el segundo al mando. Todo mal. 

Sin embargo,la función tenía que seguir y Estudiantes de Mérida tenía que jugar. Confianza y fuerza.


El inicio del partido fue de manera esperada. Estudiantes controla la posesión y Alianza busca la esférica a toda costa. Error de Mario Salas qué, como buen sabedor, se dió cuenta de que en la búsqueda del centro de juego (balón), Lima se estaba ahogando en el espesor de la grama.

A partir de esto, con acciones medianamente claras para ambos equipos, Estudiantes se afianzó en el partido y logró un primer tiempo descomunal en el ámbito técnico-táctico.  

El sistema estático de 4-4-2, es un sistema de incidencia en el plano transversal, en donde existen muchos cambios de banda y existencia permanente de horizontalidad. Esto, aunado a buen manejo de pelota, marcó el buen primer tiempo del rojiblanco. 

En este sistema, que puede tener variantes en partido, se juega con inferioridad numérica en la delantera, pero se gana superioridad en la mitad. Aún más cuando el rival juega con un 4-2-3-1 en la fase estática y con un 4-4-3 en la fase dinámica. Mérito para Ayrton y para Meza.

Sin embargo, es oportuno señalar que no fue 100% de éxito para Estudiantes. Christian Rivas estaba desorientado en el medio y Linarez no se hallaba en la banda. Con punto de inicio en este momento, Alianza encaminó su partido en la segunda mitad. Mérito para Ayrton y para Meza.

Un error garrafal significó el primer gol peruano. Marco Salas encontró los "huecos" y Alianza Lima desplegó su juego. Y sí, con rima también salió el segundo tanto del partido y Perú empezaba a llevar el juego al congelador. Empieza el tiki-taka.

A lectura del Equipo Técnico del conjunto local sale Ronaldo Rivas, con amarilla, y entra un jugador con pulmones enteros y con frialdad.

 A mi parecer, mucha frialdad.

Con un 0-2, solamente una pincelada de calidad podía sacar a Estudiantes de ese pozo. Dicho y hecho. Gol de Edson y salía el sol en la sierra nevada. Luego, minutos después, cayó el segundo, Estudiantes empataba y veíamos un marcador inimaginable.

Pero fue en este tramo de minutos, en donde Estudiantes se dió cuenta de que tenía oportunidad de empatar. Comenzó la rotación de la pelota, comenzaron a moverse en el medio y a generar espacios.

 Apoyo, tercer hombre, amplitud y demás, fueron los aspectos tácticos que se pudieron ver.

Pero el fútbol actual no es técnica y táctica. El fútbol de ahora son aspectos técnicos-tácticos-físicos-psicológicos-sociales. Es un fútbol complejo en donde una falla en algún aspecto puede ser trascendental. A partir del minuto 75, ambos equipos decayeron en lo físico.

Fatiga es igual a perdida de técnica y ubicación. Esto lo sufrió Estudiantes pero también lo aprovechó, debido a que el rival también se encontraba en esta condición. Comienzan las pelotas largas, añaden 5 minutos, apretón de manos y a dormir con la sensación de que pudo ser más.


Pero fue destino, fue belleza, fue un tango de Gardel. Venezuela se merecía un resultado positivo. Mérida se merecía más. Gol en el 97. Grito en Mérida. Grito en Montevideo. Grito en todos los rincones del mundo en donde haya un venezolano. Hoy se hizo historia.


Muchísimas cosas por mejorar y detalles que atender para que la producción salga exacta en la próxima función.

Pero que siga la confianza y la fuerza testicular.


Siempre merecido.

Foto: Cortesía de Estudiantes de Mérida F.C.





Contenido Relacionado