Inicio

Opinión



Así lo creo…

FALTA DE GASOLINA Y CRISIS DE FE por Jesús Alberto Barrios R .

Diario Frontera, Frontera Digital,  Jesús Alberto Barrios R, Opinión, ,FALTA DE GASOLINA Y CRISIS DE FE por Jesús Alberto Barrios R .
JESÚS ALBERTO BARRIOS



La gente en las grandes colas para adquirir gasolina es una calamidad, mientras en las estaciones de servicio  no consigue el producto porque no alcanza, menos en el interior del país. Además, se agrega la crisis de fe, ante el colapso de la estructura social, hospitales, ambulatorios, escuelas, campos deportivos, parques, museos, está todo a la expectativa. Es un estado de necesidad constituir un nuevo gobierno de transición, que convoque urgente unas elecciones nacionales libres y transparentes tal cual las propone Guaidó, pero no dejarlo solo. Él lo ha expresado con claridad, y lo ha presentado a la comunidad internacional con un rostro diferente que transmite confianza, ante la crisis de fe. Las colas es un asunto de escases y control internacional, por ello, necesario es reinstaurar el Estado de Derecho y retomar el camino del cambio para desarrollar el progreso en un clima de paz y libertad. El aumento del precio de la gasolina en el mercado negro comenzó hace tiempo, ahora se instaló de verdad, y el impacto inflacionario no se hiso esperar. Todo ello unido a la hiperinflación y a la mayor contracción económica que se ha producido en el país, se convierte en caos. Además, al estallar el mercado negro en medio del gravísimo problema de inseguridad jurídica, política y social, cualquier cosa se complica y empeora el desconcierto. Si agregamos los altos niveles de corrupción en torno a la venta, reventa y distribución de combustible ese es otro cantar, por cuanto todo va fusionado al espanto de la corrupción. Y el pueblo unido jamás será vencido, reímos o lloramos. Hace tiempo estamos sumidos en una situación difícil y llegamos a una encrucijada definitiva de ingobernabilidad, y sin poder decir ni pio. Todos estamos conscientes que la situación anda mal, muy mal, todo está cuestionado, por eso ronda una honda de reconcomio, pero también de cuidado y rechazo a la dictadura y al maltrato. En consecuencia a pesar de todo, necesario es reforzar la acción electoral para salir del conflicto. Eso sí, reactivando la lucha popular con gente en la calle para exaltar los ánimos, promover y movilizar movimientos fuertes de cambio que alumbre el camino y permita la mejor expresión del pueblo. Aprovechar el momento que llegará, y consentirá la mejor expresión de los ciudadanos en su facultad de obrar con fe, entender he intuir para asimilarse a la realidad. Orientarnos por las encuestas donde señalan que más del 80 por ciento de la población quiere cambiar de régimen, para que el nuevo estado preserve su función de brindar seguridad a los ciudadanos, porque con el actual estado de cosas hemos llegado al llegadero de la ingobernabilidad. Por ello es necesario salir del atolladero, donde estamos atascados. Entendiendo, que hoy el dato político más preocupante que existe en el país, no son las colas para llenar el vehículo de gasolina, que lo es. Pero lo que nos preocupa de verdad es la crisis de fe.        


Correo: jesusalbertob@hotmail.com 


Twitter: @JesusAlbertoB 








Contenido Relacionado