Inicio

Opinión



LA “VITUALLA” DIPLOMATICA DE DON RIGO por Néstor Trujillo H.

Diario Frontera, Frontera Digital,  NÉSTOR TRUJILLO, NÉSTOR TRUJILLO, RIGOBERTO HENRÍQUEZ VERA, Opinión, ,LA “VITUALLA”  DIPLOMATICA DE DON RIGO por Néstor Trujillo H.
RIGOBERTO HENRÍQUEZ VERA


UNA MADRUGADA FRÍA DE LOS ÚLTIMOS DÍAS DE ENERO DEL AÑO 1990, repicó el teléfono de mi casa, al responder, una voz que al principio no lograba definir pero que de alguna manera me resultaba conocida, después de saludar, entre otras cosas, me decía, “paisano, hágame el favor y me trae una “vitualla”, que tenga harto ocumo y “yame” que aquí no se consiguen y que sea bien alentada”.

Al día siguiente  volábamos a Madrid para asistir a FITUR, uno de los eventos mas importante del calendario turísticos del mundo: La  Feria Internacional de Turismo de España. Entonces me dí cuenta que era el DR., RIGOBERTO HENRÍQUEZ VERA, Embajador de Venezuela en el Reino de España.

Fuímos al mercado Periférico, compramos la “vitualla”, incluidos cilantro y cebollina, la amarramos en un “costal” y en Maiquetía la entregamos a una persona que nos habían indicado. Al día siguiente de nuestro arribo a Madrid, entre horas de la tarde y noche, llegamos en un taxi a la av. Miraflores, creo recordar, residencia “Puerta de Hierro”, esa era la sede oficial de  la residencia del Embajador. Allí, el Paisano Rigoberto, celebraba una reunión con la prensa especializa para presentar a la delegación venezolana que participaría en FITUR.

El acto oficial terminó y allí quedamos muy pocos, entre otros, recuerdo a los doctores Edilberto Moreno Peña, Embajador en la Santa Sede y el Dr. Enrique Tejera Paris, al momento  Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela. En plena conversación, y sin darnos cuenta, apareció una señora alta, delgada, vestida mas bien -de una manera sencilla pero elegante-, con una sonrisa y un brillo en los ojos que adornaban su don de tovareña, era Doña Cristina Consalvi de Henríquez Vera, oyente de “Carrusel de la Fama” hasta sus días finales ocurridos el 24 de dicIembre 2019. Compartimos un rato al  compás de la música venezolana y se ordenó servir el sancocho cuya “vitualla” había llegado por via diplomática el dia anterior a Madrid.

Asi era este hombre, servidor público, político, escritor,  abogado, profesor universitario, preso político, exiliado, diputado, diplomático, colega periodista y cocutor, buen esposo, mejor padre,  amigo y fundamentalmente un “caballero” de Mérida.


La inauguración del evento que contó con la participación de los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, nos acompañó.


Días antes de nuestro regreso a casa, en señal de  agradecimiento y despedida, acudimos a la sede de la Embajada donde nos recibió y, en otro gesto de pura merideñidad, nos brindó una taza de café  tovareño y nos regaló uno de sus textos, que con frecuencia utilizo en mi programa de radio, era: “CRÓNICAS DEL CORONEL CERRADA”. 


Unos años mas tarde, aquí en Mérida, me hizo entrega de otro de sus volumenes,  “CULTORES Y FORJADORES MERIDEÑOS”, en ese libro, en la Pag. 168, Don Rigo, como le llamábamos respetuosamente, me refiere. Me lo entrego con una dedicación que reza asi: “Para el amigo Néstor Trujillo con el abrazo y la cordialidad de, …. esta su firma,” 30 de enero de 2002. La última vez que lo entrevisté fue en su casa de habitación el 11 de marzo de 2007, en un trabajo de  investigación que hacia sobre los pioneros del periodismo y la locución de Mérida. 


Habiendo nacido 18 de Octubre de 1920, hoy hace 100 años, entregó su alma al Señor a los 96 años, el último día del mes de  diciembre del año 2016. Hoy, en el primer centenario de su nacimiento  lo recordamos con afecto.

Méida 17/10/2020.





Contenido Relacionado