Inicio

Opinión



ASÍ LO CREO

ELECCIONES AMAÑADAS por Jesús Alberto Barrios

Diario Frontera, Frontera Digital,  JESÚS ALBERTO BARRIOS, Opinión, ,ELECCIONES AMAÑADAS por Jesús Alberto Barrios
JESÚS ALBERTO BARRIOS


Maduro pretende hacer unas elecciones amañadas para hacerse cargo de la Asamblea Nacional y acabar con la única institución democrática que queda en Venezuela. Las razones están en la ausencia de democracia, de liderazgo, de unidad, y en la corrupción que se burla la contraloría social sobre su gestión. Obras contratadas de las que no tienen información sobre sus resultados, pues los mismos se convierten en fechorías políticas del régimen y nada de tomar determinaciones decisivas para el bienestar de las comunidades. Los convenios que se suscribieron entre Venezuela y China fue un desastre para el país, quien está sumido en una hiperinflacion que socaba el poder adquisitivo de los trabajadores en particular y del pueblo en general. El país está sumido en una crisis múltiple que comprometió su futuro, su soberanía y su esperanza de vivir mejor. Esa dictadura no es depositaria ni promotora del bienestar social, ni de la justicia. No garantiza la paz interna, mucho menos la externa. Tampoco representa los intereses fundamentales de las comunidades, solo juega a la ruina del pueblo en general. Lo cierto es que la vía del comunismo desintegró nuestra sociedad y rompió el proyecto nacional de desarrollo y armonía, además los valores que la sustentaban. De allí la importancia de los partidos como estructuras de organización, formación, orientación política y fuerza de pueblo para el servicio público y de comunicación. Además estos, son fundamentales para la preservación y desarrollo de la convivencia social precisamente en estos tiempos de incertidumbre. Eso sí, se tiene necesariamente que renovar el modelo de organización, estructura, y un refrescamiento político, por cuanto todo ello está superado por la realidad y los hechos. Todos entendemos que la democracia en general no puede funcionar sin partidos, pero menos funcionaria si estos exageran como han tratado de hacerlo al confrontar unos contra otros. Por ello, es conveniente reafirmar que la acción política debe respetar los principios y valores de la democracia. De tal manera, no se compromete ningún fundamento, tampoco ninguna autoridad revelada  socialmente. Se puede militar en la democracia cristiana, y otros al mismo tiempo ser adeco, socialista, católico o evangélico. Basta con lo reconfortante de un ser supremo creador del universo. Y el ser humano como un compuesto de materia y espíritu con valores y con los derechos constitucionales que le da su condición de persona como tal, para el bien común. Además, conviene apuntar en este escrito que la democracia cristiana y otras organizaciones políticas no son solamente movimientos ideológicos, sino que se constituyen en equipos de acción, vale decir, en partidos para dar respuestas adecuadas a la actividad política, inspirándose en los principios fundamentales de una sana filosofía, y a los diversos problemas que actualmente aquejan al país y al mundo, por ello hay que descartar las elecciones amañadas.  


 Correo: jesusalbertob@hotmail.com 


Twitter: @JesusAlbertoB






Contenido Relacionado