Inicio

Regionales



Víctima de una insuficiencia renal crónica

Este sábado falleció Iván Parra “Parrita”, la voz taurina de Colombia

Diario Frontera, Frontera Digital,  IVÁN PARRA PARRITA, Regionales, ,Este sábado falleció Iván Parra “Parrita”, la voz taurina de Colombia
Falleció Iván Parra "Parrita"


RUBEN DARÍO VILLAFRAZ

@rubenvillafraz


Ha sido la voz taurina de las narraciones taurinas de Colombia. Más de cuarenta y cinco años al frente a las retransmisiones más importantes del hermano país, ya sea por Todelar en sus comienzos, luego en Caracol –su etapa de mayor esplendor- y los últimos años en Radio Cadena Nacional (RCN) al lado de su hermano Julián, ese fue Iván Parra Díaz, “Parrita” como se le conocía en el medio taurino, quien lamentablemente este sábado perdía su lucha tenaz y estoica contra una insuficiencia renal crónica en diálisis, que tuvo su antecedente en su diabetes diagnosticada más de dos décadas atrás, y que de alguna u otra manera nos llevan la que ha sido la VOZ TAURINA DE COLOMBIA.


Fue un relator taurino polifuncional extraordinario en toda la extensión de la palabra. Así como te hablaba con un léxico y seguridad soberbia de toros, producto de su amplio conocimiento de la historia y técnica del toreo –fue novillero a inicios de los ’70- se debatía con empatía en entrevistas, conducción de programas ya sea en radio, televisión e incluso en la prensa escrita. Era abogado de profesión pero su sello de identidad fue la locución. Un hombre con una cultura amplia que se adornaba con un exquisito timbre de voz que hacía de sus narraciones taurinas y programas variados, un recital al buen hablar.


Nacido en la localidad de Armenia, capital del departamento del Quindío hace 64 años, fueron millones los taurinos y aficionados que nos “enganchamos” a sus retransmisiones, en especial a finales de los década de los ’80 y toda la década de los ’90 cuando las ferias de Cali y Manizales vivieron su mayor esplendor.


Tal y como señala el portal del Diario de Quindío, "llegó a la radio gracias a su devoción por la fiesta brava donde se vistió de luces y los primeros lances le hicieron recapacitar que era más beneficioso para él, ver los toros desde las barreras, compartiendo las emociones de la tauromaquia a través de los micrófonos, oficio que desempeña con propiedad y autoridad".


Después de haber tomado la alternativa de relator taurino, al lado del comentarista peruano Paco Luna y de Eduardo de Vengoechea en Todelar, se proyectó de la mano de Óscar Rentería Jiménez en el Grupo Radial Colombiano y más tarde en Caracol Radio donde hizo el curso completo de periodista integral, reportero, conductor de magazines y narrador taurino. Fue precisamente en Caracol su época de mayor presencia y actividad no solamente en las ferias taurinas colombianas, dirigiendo espacios como La Ventana, Hola Buenos Días y Pase la Tarde. Sus históricas retransmisiones cruzaron fronteras y desde España en la temporada de 19991 y 1992 transmitió para toda Colombia la gesta de César Rincón en Las Ventas. Pasó por la televisión con éxito y tanto su prodigiosa memoria, su amplia cultura general, su inteligencia  y su cálido tono de voz lo hicieron un maestro de la locución nacional.


EL IVÁN PARRA QUE CONOCÍ

Este servidor tuvo la ocasión de compartir micrófonos, lo que sin duda alguna marcaría una gran lección. Fue en la Feria del Sol 2000, cuando volvería a pisar tierras emeritenses, traído por el recordado narrador de futbol merideño Noel Pabón Osorio para esa temporada por las ondas hertzianas de Mundial Los Andes 1040 AM, tras haber debutado en 1991 por predios merideños junto a Ramón Ospina Marulanda, lo que dejaría huella en la radiodifusión taurina merideña al notar el público oyente la calidad de verdaderos profesionales, con vastos años de experiencia.

Precisamente de allí quedaría el contacto para con otros productores de radio en la ciudad venir en par de ocasiones, que no fueron lo mismo en cuanto a la amalgama radial ante quien se sabía y dejaba marcada diferencia de muchos, no todos, acá en Venezuela y en Mérida en especial, donde también los ha habido de gran calidad y han narrado toros desde el ruedo de la monumental emeritense, como fue el caso de Federico Núñez, o aun en vigencia Rodrigo Rivas.

Lamentablemente la diabetes mellitus que desde mediados de la pasada década estaba haciendo estragos en sus órganos tuvo su diana en sus riñones, quedando hacía cuatro años en tratamiento de diálisis, a la espera de un trasplante renal que nunca llegó y veía deteriorar día a día su semblante. Hasta este sábado, cuando su cuerpo descasaría en paz, en la capital colombiana donde residenciaba al lado de su esposa, Patricia Albarracín, a su hija Alejandra, a su hermano de sangre y de transmisiones Julián Parra, igualmente extraordinario profesional de la locución.


 


Nos unimos desde estas líneas al duelo que embarga a la familia Parra Díaz. Descansa en paz un referente del toreo colombiano, donde extrañaremos sus relatos de las tardes de toros en Cali, Manizales, Bogotá y otras tantas plazas más, que dieron carácter con su verbo y originalidad, de acontecimiento.






Contenido Relacionado