Inicio

Opinión



Mi bosquejo no es imaginario

Atentado contra Kennedy y Maduro: conspiración de los caínes por Esmeralda García Ramírez

Diario Frontera, Frontera Digital,  Esmeralda García Ramírez, Opinión, ,Atentado contra Kennedy y Maduro: conspiración 
de los caínes por Esmeralda García Ramírez
Kennedy


El asesinato del presidente Kennedy, en ejercicio de sus funciones, ocurrió el 22/11/1963, en Dallas (Texas). Según investigaciones oficiales concluyeron que Lee Harvey Oswald (LHO), un empleado del almacén Texas School Book Depository fue el homicida. La tesis que más cobra fuerza apunta a que la CIA quería vengarse por la fracasada invasión a Cuba de Bahía Cochinos, por la negativa de Kennedy a proporcionar un apoyo militar directo a la agencia para ejecutar dicha operación. Este atentado encubierto por la CIA supone que podría estar implicado Israel, debido a las presiones ejercidas por Kennedy hacia Israel para que les permitiera a los científicos monitorear periódicamente la planta nuclear recién construida en Israel. La verdad de este atentado aún no ha sido publicada, alguno archivos se pospusieron para abril de este año, pero los asesores de Donald Trump le propusieron seguir oculta por intereses de seguridad nacional. El 04/08/2018 se realizó un atentado magnicida en calidad de frustración contra el presidente Nicolás Maduro y contra todos los representantes de los poderes públicos. La derecha desconoce las declaraciones del exdiputado Requesens; pero no refutan las de Jaime Bayly, cuya información desde Miami coincide con la de Requesens, quien afirma que el imperio tenía conocimiento sobre este atentado y que quien lo dude es un idiota. Para la oposición resulta imposible que en tan poco tiempo hayan dado con los autores del crimen, burlándose que aún en EE.UU. no han podido resolver el atentado contra Kennedy, y los cuerpos de investigación del país en menos de 24 horas conocen los autores materiales e intelectuales del atentado a Maduro. El atentado contra Kennedy y Maduro es la conspiración de los caínes. Guardan ciertas similitudes, salvo que uno fue certero y el otro no; pero en su esencia es la misma historia: la conspiración, el complot e intereses sobrepuestos. Quien crea que el imperio desconoce quién mató a Kennedy, más allá de su autor material, es un iluso. Sus archivos, POR AHORA, no se publicarán porque la CIA pudiera quedar muy mal parada o los amigos sionistas de Israel. En el caso de Venezuela los servicios de inteligencia están muy bien preparados en esta materia. Contamos con un país vecino cuyo gobierno nos amenaza constantemente. Hoy pudiéramos estar sumergidos en una guerra civil, producto del uso de la violencia de factores perversos. La resistencia de los venezolanos no solo está a prueba en este presente. Tomar un fusil hoy no sería para nada nuevo, cuando venimos de esa estirpe. Hacen falta muchas cosas para conseguir la paz y en el mundo no la habrá mientras existan caínes para atentarla. El pueblo está despertando.

 

esmeraldagarcia2309@yahoo.com





Contenido Relacionado