Inicio

Opinión



Startup en la industria Fintech por Alberto José Hurtado Briceño

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alberto José Hurtado Briceño, Opinión, ,Startup en la industria Fintech por Alberto José Hurtado Briceño
Alberto José Hurtado Briceño



Cuando Uber y Airbnb modificaron la industria del transporte y el turismo con el uso de la tecnología, el ascenso de las empresas Startups continuó en toda la industria. La banca se había mantenido intacta hasta el 2006, sin embargo, con la aparición de la tecnología Fintech los bancos empezaron a utilizar ampliamente estas innovaciones tecnológicas. Los pagos, el análisis de datos financieros, los mercados de capital y la gestión financiera personal se concentraron en el 75% de actividades realizadas con Fintech.


Llama poderosamente la atención el ascenso de pequeños y medianos bancos basado en la tecnología digital. Concentrados en ofrecer servicios como: aceptar los depósitos de los consumidores, facilitar los pagos y prestar dinero.


La tecnología subyacente a la innovación es el aspecto que marca la pauta, y no la posición histórica en el mercado. Ello ha obligado a los bancos tradicionales a mejorar ampliamente la calidad de los servicios y reducir los costos de transacción. De esta manera, los bancos tradicionales son obligados a actuar de acuerdo a la necesidad estratégica y no con la ventaja competitiva que por años habían desarrollado.


Sin embargo, la competencia no es menos importante ni para los bancos tradicionales ni para los Startups bancarios. La posible sustitución de unos por otros establece opciones contradictorias en el sector y obligan a revaluar el verdadero papel de la tecnología en la industria bancaria tradicional utilizando todas las estrategias e información posible. También contradictorio y limitativo en una actividad que vive a partir de la asimetría de la información, que ahora ha desaparecido con la Fintech.


En este marco, las nuevas empresas de Fintech ofrecen servicios sustitutos de lo tradicional logrando gran éxito entre consumidores. Llama la atención la definición de consumidor y no de ahorrista o inversionista. Ello ocurre porque la Fintech segmentó el mercado entre no bancarizados y subbancarizados, es decir, aquellos que no tienen relaciones con la banca tradicional y los que sí tienen relación. Derivados de actividades como el préstamo de dólares, que en la banca tradicional necesita de mucha mano de obra, con las Fintech se logra el movimiento de fondos en divisas de manera rápida, eficiente y con mejor calidad en el servicio.           


Y esto es precisamente producto de la mayor eficiencia y disminución de los costos de transacción, como producto de la personalización de los préstamos y la desintermediación de los procesos que eliminan a los intermediarios. Por tanto, la Fintech beneficia al grupo de Startup porque los bancos ahora dependen de una infraestructura edificada en la tecnología de la información y de datos que ahora abundan en la realidad. En consecuencia, todo esto ha dejado a la banca tradicional con menores posibilidades de incorporar en masa este tipo de tecnología, porque su propia constitución, estructura administrativa y reglamento eliminan cualquier posibilidad de ascenso tecnológico en el marco de la Fintech.        


Además, si la calidad de los Startups de la industria bancaria aumenta producto de algoritmos de aprendizajes automáticos, datos de suscripción de consumidores en operaciones crediticias frente a crisis, sumado a la no concentración geográfica. Todo esto ha convirtiendo a las organizaciones bancarias digitales en menos riesgosas y menos dependientes del apalancamiento. Finalmente, las Startups emparejan de manera directa a los prestatarios y ahorradores en lugar de convertir los depósitos de corto plazo en activos a largo plazo, gigantesco avance dentro de la industria bancaría.            


* @ajhurtadob






Contenido Relacionado