Inicio

Opinión



Geopolítica y clivajes lingüísticos por Alfredo Portillo

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALFREDO PORTILLO, Opinión, ,Geopolítica y clivajes lingüísticos por Alfredo Portillo
Alfredo Portillo


Clivaje es un concepto que se utiliza para referirse a la división que  existe en las sociedades con relación a un tema específico, la cual se expresa en términos de interés, de opinión o de votación. Existe clivaje derecha-izquierda, nacionalista-regionalista, campo-ciudad, católico-protestante, etc. En la medida que se investiga sobre las características y posturas de los diferentes segmentos de las sociedades, en esa medida es posible identificar diferentes clivajes.

En el caso de los clivajes lingüísticos, estos son el resultado de la existencia de sectores de la población de una sociedad que hablan lenguas diferentes, lo que los hace aparecer como sectores diferentes en tanto que desarrollan identidades diferentes.  Este tema es explicado por Patrice Gourdin en su artículo “Les  clivajes linguistiques”, publicado en www.diploweb.com.

Gourdin considera que, por intermedio de su lengua, el hombre expresa una manera de comprender el mundo forjado por su historia, sus relaciones económicas, políticas y culturales, sus tradiciones y sus creencias. Por lo tanto, la lengua revela la nacionalidad o la etnia, y constituye un signo distintivo.

Por estar asociada a una identidad de grupo humano que forma parte de un territorio, la lengua se constituye entones en un elemento que contribuye a las rivalidades de poder en el territorio, es decir, a la geopolítica. Por lo tanto, si se habla de predominio de una lengua en un territorio, en términos prácticos de lo que se trata es del predominio del grupo que habla la lengua predominante.

El predominio de una lengua está en el centro de un conflicto, bien si ese predominio se expresa en términos de la influencia que desde una sociedad (país) se quiere ejercer sobre otra (país), a través de la promoción sistemática de su lengua predominante. Ejemplos de ello los  tenemos en el inglés, el francés, el ruso, el mandarín o el portugués. También está el caso de la resistencia que, en medio de un conflicto,  un grupo humano opone a otro grupo humano que pretende dominarlo, para lo cual el elemento lengua juega un papel importante. Un ejemplo está en el uso del ucraniano en Ucrania, para oponerse a las pretensiones de Rusia, que históricamente desarrolló una estrategia de ocupación del territorio ucraniano a través de la difusión del ruso.

De esta manera, la relación entre geopolítica y clivajes lingüísticos es clara, ilustrada ampliamente a través de la historia y en diferentes escenarios geográficos.

 

alportillo@ula.ve





Contenido Relacionado