Mérida, Octubre Sábado 16, 2021, 11:52 pm

Inicio

Opinión



De diásporas por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALIRIO PÉREZ LO PRESTI, Opinión, ,De diásporas por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI
ALIRIO PÉREZ LO PRESTI



 @perezlopresti


Diáspora de diásporas:  En lo particular, mi madre es italiana de Sicilia, lo cual desde que nací me hizo singular, dado que conservo y cultivo las costumbres del sur de Italia tanto como las de Venezuela.


Esa forma de ser y ver la vida es compartida por el innumerable número de migrantes que somos mezcla de variados orígenes culturales y tengamos más de una nacionalidad. De ahí que es dificultoso clasificarnos con un solo término y cada venezolano será particular dentro de nuestras similitudes, asunto que no tuviese ninguna trascendencia sino es porque estamos regados por el mundo, como pocos pueblos en la historia reciente.


Bajo ningún concepto se justifica que los venezolanos hayamos tenido que emigrar. No es admisible tamaño desastre en el siglo XXI. Mucho menos después de que fue derribado el muro de Berlín y la humanidad se preparaba para un mundo sin chaquetas de fuerzas e ideologías malsanas. Es simple y ramplonamente una tragedia en la cual cada uno ha quedado marcado por lo que tuvo que vivir en Venezuela y lo obligó a irse.


Las historias que he escuchado de nuestros connacionales son tan inverosímiles como trágicas o heroicas. En algunos sitios hemos sido recibidos con respeto, en otros con desconfianza y la xenofobia ha sido tema de rigor al hablar de nuestro destino. La frase de Nietzsche ya es un lugar común en cualquiera de mis compatriotas y decimos sin asombro que lo que no nos destruye nos hace más fuertes. ¿Qué suerte nos espera en un contexto de incertidumbres?


El triunfo de la voluntad: Sin dudas, quienes tenemos la voluntad para trabajar intensamente vamos desarrollando resiliencia por segundo. Nadie dice que migrar es fácil, más cuando se nos cierran fronteras o se nos condena por nuestras ideas con las cuales le damos dimensión valorativa a la existencia. Hemos visto a nuestros amigos volverse famélicos por hambre o morir por la imposibilidad de adquirir medicamentos en Venezuela. Nuestra dinámica como país es anecdóticamente espantosa y es obvio que no todos podrán conseguir un mejor destino. La necesidad de encontrar formas de emprendimiento honestas, en un sistema que juega en contra del ciudadano es un gran desafío para cualquier connacional que intente resistir en la que una vez fue la nación más asombrosa y próspera de la región.






Contenido Relacionado