Inicio

Nacionales



En época de pandemia, la fiesta brava venezolana, la sombra de lo que fue…

Diario Frontera, Frontera Digital,  LA FIESTA BRAVA, AÑO 2021, VILLAFRAZ, Nacionales, ,En época de pandemia, la fiesta brava venezolana, 
la sombra de lo que fue…
LA FIESTA BRAVA EN ESTOS TIEMPOS



RUBEN DARÍO VILLAFRAZ

@rubenvillafraz

El año 21 de este siglo XXI no puede ser más cabalístico, ni con tan malos presagios. Nos encontramos en este instante en un mundo sobreviviendo una situación excepcional como es esta pandemia de Coronavirus, el cual, por estos días hace un año, ni se imaginaba uno que iba a condicionar a todo un planeta, toda una sociedad actual que vive atemorizada a que el “bichito” este no nos caiga de improviso, a uno o al núcleo familiar.


 


El caso es que estamos en una situación compleja. La economía mundial se resiente al soplido o una tosecita, o de alguien estornude cerca de uno, y solo es ejemplo ir en estos momentos a cualquier hospital, para ver el momento en el que nos encontramos. Vaya que difícil papeleta la que nos ha tocado vivir.


 


Y si nos vamos al apartado taurino, que es el que nos toca, peor no ha podido comenzar el año con la partida terrenal de nuestro referente más importante de lo que es y ha sido un verdadero gerente en el mercadeo de la fiesta brava en Venezuela. Un exitoso hombre visionario, el cual saldría en hombros por la Puerta Grande, con los máximos trofeos, como empresario y ganadero de bravo, gerente de una lotería del calibre como lo fue la del Táchira, visionario del ciclismo regional, gente en la calle y en especial, hombre de palabra en todos los ámbitos que le tocó lidiar el negro toro de la vida. Me refiero a don Hugo Domingo Molina, quien exhalaba su último suspiro sabedor que vendrían tiempos difíciles para el toreo nacional, a los que hay que “apretarse los machos” y tener sentido de pertenencia, en un espectáculo al que hay que regenerar desde todos las entrañas que le carcomen.


 


Así como se señala, la fiesta de los toros en nuestro país más que nunca se encuentra en una difícil tesitura, que solo hombres y mujeres con proyección y amor por el toreo, podrían estar reflotando. Y para eso tienen que estar unidos más que nunca todos los estamentos que componen el entramado taurino, sea matadores, subalternos, empresarios, ganaderos, prensa, aficionados, políticos con sentido y atracción por el espectáculo, y en especial, aficionados con verdadero compromiso, pues somos todos ellos, lo que de alguna u otra manera estaremos “toreando” los duros momentos que tocará afrontar en los próximos meses.


 


Empezando por el hecho del desolador ambiente taurino que se tiene en un país donde literalmente se está sobreviviendo con lo poco que se gana. Solo viviendo en el país un resurgir económico que se antoja poco dado con el sistema actual que nos gobierna, donde el núcleo central del gobierno y sector privado viven un divorcio declarado, y donde el más perjudicado ha sido el sector empleo, a tal punto de aniquilarlo con esta inflación enfermiza que no tiene control, haría en parte volver a los bolsillos y al aficionado y público en general pensar en el ocio que representa ir a una plaza de toros, esas mismas que se encuentras en las fauces de enemigos declarados de la cultura taurina, como es el caso vivido desde poco más de 25 años hasta la fecha en plazas como Caracas, Maracay, Valencia y Maracaibo, sin mencionar otras que han caído en desgracia o han desaparecido como Barquisimeto, Barcelona, entre otras muchas, sin dejar a un lado las importantes portátiles que recorrían todo el territorio nacional sembrando afición. Esto sería lo primero y fundamental, que tomaría su tiempo, debe de tener una seria estrategia de recuperación ante lo que implica otras opciones de ocio, que tienen su punto de apoyo en la cobertura de los medios de comunicación, sea televisión, prensa, radio e incluso internet. Solo así se volvería a estar en el “candelero” e interés de una sociedad como la que últimamente ha tocado vivir, la venezolana en específico, ajena a todo lo que ha tenido que ver con fiesta brava, por culpa de nosotros mismos, los taurinos, así como lo lee estimad@ amig@ pensando en la endogamia de un espectáculo que tiene que tener por necesidad propia siembra en las generaciones más jóvenes. Sino muere de inanición y de perdida de interés, como se han abocado muy inteligentemente organismos anti taurinos, centrados en cercenar la raíz del futuro, cuando saben que el presente languidece ante nuestros propios ojos.


 


Y languidece y muere por razones muy obvias. El que te sientes en un tendido de una plaza con las pocas que quedan, y te presenten un espectáculo “adulterado” en su esencia, con toros sin el trapío ni la seriedad que impone el importe y esfuerzo que implica una boleta a los toros en estos momentos; o el que te manipulen desde todos los ámbitos, ya sean autoridades municipales, comentaristas del toro, los mismos taurinos con intereses claros y para su propio y único beneficio, la esencia de un arte único como original, donde la verdad y transparencia debe de ser la esencia; así como la ya señalada ausencia de transcendencia en los medios de comunicación, que cause interés o por lo menos curiosidad a quien le llame un poco la atención lo que implica la lidia de un animal bravo en una plaza, por un ser de condiciones o cualidades únicas en una sociedad como la actual, donde poco se valora el hecho del riesgo a la vida con arte… sin duda alguna estamos condenados, más pronto que tarde a desaparecer, por autolisis e inanición, para ser más expresivos.


 


Pero no todo el panorama o el futuro es sombrío. Hay mucho material con que trabajar, recursos y gente que aun amamos este espectáculo, y del que de una u otra manera hay que aprovechar. Empezando por la juventud que caracteriza nuestra afición, elemento que hay que recuperar; otro elemento, el hecho de la florida historia que nos respalda, toreros, ganaderos, empresarios, plazas y aficionados que han dejado un legado que no se puede dejar perder, por más que tengamos muchos elementos en contra en los actuales momentos. Para eso están las estrategias de comercialización y mercadeo que deben de ahora en adelante imperar en el toreo y en especial el nuestro, donde se le debe de llegar al público en general (sea taurino o no) con la unidad y estructura de un espectáculo integro, primera tarjeta de presentación si queremos volver aspirar lo que alguna vez nunca hemos tenido, como es el reconocimiento de una sociedad que ve al toreo en general como algo anacrónico y fuera de esta época. Vaya perogrullada, cuando solo es el capricho de unos pocos que imponen gustos y formas en contra de nuestra identidad cultura, porque aun quiera o no, el toreo forma parte de nuestro acervo cultural, como lo son los toros coleados, las peleas de gallos, y tantas y variadas costumbres el cual deben de respetarse, por encima del amanerado discurso animalista, bañado de intereses comerciales por detrás.


 


En estos momentos de duro transitar para muchos, con el dolor de ver como se nos están yendo a la otra vereda seres queridos, de valiosa e incalculable trascendencia, es bueno reflexionar, ver para atrás que se ha hecho malo, corregir, y sobre todo y muy importante, proponer soluciones a corto, mediano y largo plazo, haciendo beligerancia donde haya que hacerla, incluso en campos donde antes no se hacía, y no dejar que los hechos y acontecimientos una vez que sucedan hablen por sí solos… es el camino a seguir, recuperando tribunas donde el toreo pueda expresarse, esas que así mismo le dieron un sitial y se ha ido cediendo ante la impasividad del sector, a la espera de lo que haga el otro, para luego aprovecharse de su esfuerzo… eso sin duda alguna es lo que nos tiene en el sitial que lamentablemente hemos caído.


 


Vivimos una situación excepcional, que solo el tiempo nos dirá sus consecuencias. Mientras tanto, viendo pasar los días, semanas, meses, es bueno recapacitar… tomar la acción es la actitud si queremos que dentro de poco, por nuestra propia inacción, solo seamos un capítulo de una historia donde los taurinos nos dimos por perdedores, ante lo que ha supuesto un duro momento, no el único, en la historia de lo que llamamos FIESTA BRAVA.






Contenido Relacionado