Inicio

Opinión



En contexto

Venezuela: Degradación monetaria por Alberto José Hurtado B.

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alberto José Hurtado B., Opinión, ,Venezuela: Degradación monetaria por Alberto José Hurtado B.
Alberto José Hurtado


El gobierno reconoce que tiene un elevado déficit fiscal. Para corregir este desequilibrio puede financiar sus actividades mediante una mayor recaudación de impuestos, emitiendo deuda, utilizando las reservas internacionales o colocando nuevo dinero en circulación. Esta última alternativa ha sido empleada de manera frecuente y a gran escala en todas las economías del mundo durante épocas de guerra, ante la presencia de choques externos con efectos presupuestarios del tipo abruptas subidas/caídas en el precio de las materias primas, y en la gestión de autoridades incapaces de emprender reformas tributarias por miedo a perder el poder. El uso recurrente de esta estrategia termina en la degradación de la moneda local, el derrumbe del sistema monetario y la aparición de crisis inflacionarias y cambiarias.

La degradación monetaria equivalía, en época del dinero mercancía cuerpo representativo o dinero con respaldo, a la reducción del 5% o más en el contenido metálico de las monedas en circulación; acción realizada por los gobiernos con el propósito de colocar, con igual nivel de reservas, más dinero en la economía. Pero en la actualidad, ante la vigencia del dinero fiduciario, son las reformas monetarias a través de las cuales una nueva moneda reemplaza a la anterior debido a su alto nivel de depreciación. Dichas reformas se presentan como una opción para corregir los desequilibrios macroeconómicos existentes, una alternativa de bajo costo para disminuir la inflación e incentivar la producción. Su uso recurrente como política gubernamental da cuenta de la devoción del gobierno al financiamiento monetario, ya que en un contexto donde no se atienden las principales causas de los problemas económicos mediante reformas estructurales que cambien la institucionalidad vigente y modifiquen la manera como los agentes económicos se relacionan con sus instituciones, estas reformas siempre finalizan aumentando los problemas de la economía y generando la necesidad de sustituir nuevamente una moneda por otra.

Cuando en Venezuela se presenta el petro como unidad de cuenta alternativa al bolívar para las actividades más básicas de intercambio comercial que se dan en la economía nacional, incluyendo pago de impuestos, aranceles y tasas al sector público, registro de las actividades de PDVSA, anclaje de sueldos y salarios, y valoración de fondos en cajas de ahorro, se comprueba la intención del gobierno de degradar la moneda de curso legal. Planteada de esta manera, la degradación del bolívar se identifica como una estrategia para enfrentar los graves problemas económicos que tiene el país, pero, sin una reforma presupuestaria del sector público que elimine los incentivos a incurrir en déficit fiscal y a monetizar dicho déficit, la degradación monetaria se puede convertir en la forma predilecta de impago del gobierno nacional.

Así, se debe recordar que el principal aliado de todo gobierno para reducir sus deudas en moneda local es la inflación. En economías estancadas, la expansión monetaria termina generando pérdida del valor real del dinero, disminución del poder de compra de las monedas y billetes en manos de los ciudadanos, así como necesidad gubernamental de emitir más dinero para atender la alta demanda de moneda local por parte de la población. Por más nuevas que sean las tecnologías financieras que se utilicen para la degradación del signo monetario, el reemplazo de una moneda por otra es una dinámica que forma parte de cada episodio de hiperinflación, e incluso tienen lugar muy rápidamente, una luego de otra, debido a que no corrigen las causas del colapso del sistema de precios.

 

@ajhurtadob





Contenido Relacionado