Mérida, Octubre Jueves 21, 2021, 04:39 am

Inicio

Opinión



¿Regulación de las tecnológicas? por Alberto José Hurtado Briceño

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alberto José Hurtado Briceño, Opinión, ,¿Regulación de las tecnológicas? por Alberto José Hurtado Briceño
Alberto José Hurtado Briceño


Los acontecimientos más recientes encendieron la preocupación mundial acerca del futuro de la libertad de expresión, la privacidad en línea, y el papel de las empresas tecnológicas que pasaron de ser innovadoras a constituirse en organizaciones con poder de monopolio. La industria de tecnología se aceleró con la aparición en 1972 del procesador Intel 4004, pero también por los incentivos generados de la minimización del Estado regulador, y la ausencia de supervisión gubernamental. De allí que las innovaciones surgieron, se consolidaron, cambiaron la dinámica de las actividades en sociedad, y desarrollaron un poder de mercado de carácter global.

La alta interdependencia de personas, gobiernos y países han permitido que las empresas de tecnología tengan acceso a la información de millones de personas, lo que amenaza la estabilidad mundial y obliga a investigar la naturaleza de las innovaciones digitales; cómo forman parte de la arquitectura de nuestra vida cotidiana, cómo llegan al mercado, quién las controla y sus efectos disímiles en diferentes grupos de la población. En otras palabras, llegó el momento de preguntarnos si la interacción de las nuevas tecnologías con la sociedad, así como las fuerzas del mercado, ha llevado a que las organizaciones del sector tengan nuevas clases de poder, o simplemente elevado poder; además de indagar si existen leyes y regulaciones adecuadas para minimizar la vulnerabilidad de la sociedad.

Mientras la gran preocupación esta asociada con la utilidad de la regulación, esta puede consolidar el poder de las empresas cuyas actividades se regula o, por el contrario, facilitará nuevas reglas de participación de las empresas que dejará a los países mejor preparados para enfrentar los retos de las nuevas tecnologías. En el primer caso, la respuesta no es tan clara. Por un lado, la mayor regulación se asocia con respuestas agresivas por parte de las tecnológicas (Microsoft, Google, Facebook, entre otras); y con la consolidación de las grandes empresas, debido a que toda regulación levanta barreras de entrada. Acerca de este último punto, industrias muy reguladas como las finanzas y la salud han experimentado una profunda consolidación y un flujo débil de nuevos participantes durante décadas, de allí se concluye que la regulación favorece a las grandes empresas.

Y en el segundo caso, es claro que se necesitan nuevas reglas de participación en la industria tecnológica, principalmente las asociadas con propiedad intelectual, ciberseguridad, manejo de datos, y nuevas tecnologías. Debido a que son aspectos que amenazan nuestras libertades individuales y el funcionamiento de la sociedad. De allí que el esfuerzo regulador pasa por comprender que hay que ir más allá de la empresa de tecnología individual, el objetivo de la regulación debe ser la red de grandes empresas cuyas actividades se han consolidado y se impulsan con la inteligencia artificial (IA). Esta última tecnología es el corazón de las actividades que realizan las empresas tecnológicas, debido a un ciclo que comienza con los datos, que permiten desarrollar IA y facilitan mejores productos, lo que genera de nuevo el ciclo: más datos, mejor IA, y mejores productos.

En este orden, la red de datos que están creando Amazon, Apple, Alphabet, Microsoft, Facebook, Tencent y Alibaba son su principal fortaleza. Así, mientras más grandes se vuelven estas plataformas, más grandes pueden llegar a ser, debido a que su capacidad para acumular datos facilita el desarrollo de una mejor IA y la aparición de mejores productos, con características únicas, difíciles de superar por la competencia


* @ajhurtadob






Contenido Relacionado