Inicio

Opinión



ARRUGAS FACIALES POR DESCANSO POR GLADYS VELAZCO

Diario Frontera, Frontera Digital,  OPINIÓN GLADYS VELAZCO, BELLEZA, Opinión, ,ARRUGAS FACIALES POR DESCANSO POR GLADYS VELAZCO
GLADYS VELAZCO


En la piel la disminución de la elasticidad (retroceso) y la disminución de la extensibilidad (estiramiento) se asocian con el aumento de la formación de arrugas y ambos se producen con la edad. Las arrugas parecen ocurrir cuando se alcanza un punto de inflexión en el equilibrio mecánico entre las capas de la piel. Podemos considerar la piel como un tejido elástico que se deforma en respuesta a las cargas externas, incluyendo la compresión, la tensión además de las fuerzas de corte. La elasticidad es la capacidad de recuperar (retroceso) después de la extensión (estiramiento) y disminuye con la edad. Si bien el mecanismo para el desarrollo de arrugas de expresión parece claro, la importancia de la distorsión facial durante el sueño debe ser tomado en cuenta. La distorsión puede dar lugar a las arrugas, pero puede también afectar el envejecimiento facial mediante la expansión de la piel, hay posibles modelos de distorsión facial externa que no sólo causan las arrugas del sueño, sino que también contribuye a más cambios biomecánicos en la piel. El hecho de adoptar formas inadecuadas para dormir dándole excesiva compresión a los tejidos faciales puede afectar la estructura dérmica favoreciendo la aparición de arrugas que no van ni con la dinámica muscular ni con el descenso de los tejidos faciales por envejecimiento. Al colocar la cabeza en la almohada debemos tener claro el hecho de la compresión y no convertir el descanso en aliado del envejecimiento cutáneo. Ahora sabemos que las fuerzas externas (e internas) mecánico pueden indicar los cambios bioquímicos en la piel, la transducción de señales mecánicas puede tener una relevancia más amplia, en el proceso de envejecimiento facial agravando aun mas el problema ya presente. Tal vez para usted sea muy cómodo el dormir boca abajo o muchas horas de lado o lo que llamamos coloquialmente “acurrucado”, sin embargo el tejido facial está sujeta a cizallamiento, compresión, y las fuerzas mecánicas de tracción estas fuerzas se vuelven evidentes si tenemos en cuenta la cantidad de tiempo invertido en la posición para dormir y dormir.





Contenido Relacionado