Mérida, Octubre Sábado 16, 2021, 11:51 pm

Inicio

Opinión



Amigos

Paseos agradables por Jim Morantes

Diario Frontera, Frontera Digital,  JIM MORANTES, Opinión, ,Paseos agradables por Jim Morantes
JIM MORANTES



El paso de los años de un infante inquieto (década de los 80) que buscaba explorar las cosas sencillas de la vida en el mundo exterior, transcurrió similar a la de cualquier otro venezolano de clase media, beneficios propios de la democracia real y participativa, buena calidad de vida, excelente educación pública, acceso a bienes y servicios, viajes vacacionales dentro y fuera del territorio nacional.


  El mejor ejemplo de pasear y pescar, se daba en las afueras del municipio Libertador, experiencia sumamente agradable en la zona limítrofe con el municipio Santos Marquina, específicamente en el parque Las Calaveras, el cual se encuentra a orilla de la carretera trasandina en la troncal 7, antes de la entrada al Arenal, en ambos sentidos hay kioscos de esparcimiento social, concebidos para hacer paseos o celebraciones familiares.


Al llegar al parque la diversión afloraba, unos  escogían el lugar, otros limpiaban el kiosco, instalaban el equipo de sonido, los demás lavaban y pelaban las verduras, montaban la olla para el sancocho, ponían a hervir los plátanos, la yuca, el jojoto, la papa, los cambures o colocaban la carne, el pollo, las costillas, el cochino, los chorizos y las morcillas a asar.


La dinámica se mantenía movida, algunos jugaban a las cartas o al domino, cantaban, bailaban y echaban cuentos, mientras que a los más jóvenes nos correspondía explorar el sector, ello conllevaba a caminar,  bañarse si llevabas traje de baño, shorts o bermudas y  a pescar con vasos plásticos a falta de malla.


Si estabas en los kioscos ubicados del lado izquierdo de la carretera en dirección a Tabay, era muy sencillo caminar y adentrarse al mini bosque en pocos minutos, encontrabas una hermosa cascada, de acuerdo a la época del año, estaba con mayor o menor fuerza la caída del agua, rodeada de grandes árboles y al pie de la montaña;  debajo de las piedras había una variedad de pez, de la cual desconozco su especie o sub especie, yo le llamaba mini corronchos, ya que eran similares a los corronchos pero en versión enana, cumplían su misma  y se adaptaban con facilidad a las peceras.


Actividad recreativa que también se podía hacer en la población de ejido, municipio Campo Elías, allí se podía pescar guppys en las acequias de regadío, las cuales permanecían con agua las 24 horas del día, no como en la actualidad que desvían su curso y escasamente tienen agua intermitente durante 3 días a la semana,  hace 35 años atrás, me gustaba pescar en la acequia ubicada al frente de la casa de campo en Pozo Hondo.


Otras jornadas iban dirigidas a explorar la magnífica, Laguna de Urao, monumento natural que hoy por desgracia e inacción del gobierno se seca, marchita y muere con lenta y profunda agonía, según la leyenda las aguas de esa hermosa laguna, están custodiada por Don Simón y Doña Simona. 


Urao, era el paraíso tropical por excelencia de los andes, impregnado de buena vibra, ambiente festivo, movimiento turístico, venta de pasteles, chicha de arroz y maíz, mercado popular y artesanal, cubierto de coloridos toldos, en la esquina y cercanía de la laguna no podían faltar los pollos a la brasa y los restaurantes dentro del parque recreacional Yohama.


Recorrer los canales o el muelle, invitaba a pescar guppys, bailarinas, cometas, corronchos, caracoles, carpas, etc. Pescarlos era más que divertido, aproximadamente  de 100 peces colocados en el tobo o envase plástico alrededor del 10% morían el primer día, bien sea por el traslado a la ciudad de Mérida o por el cambio brusco de temperatura, al día siguiente otro 10% por los depredadores oriundos de la casa, es decir, peces más rápidos y de mayor tamaño que estaban en las peceras o por la falta de adaptación al cautiverio en la mayoría de los casos saltaban y quedaban en el piso.


Antes de trasladar los peces al acuario (H2O sin cloro), le colocaba un poco del agua que traía en el recipiente y después de dos horas movía los guppys a la pecera, con la finalidad de que se ambientaran a la nueva temperatura del agua.


Si te quieres enterar de más jimm aventuras, espera la próxima parte de amigos y sígueme en Twitter, Instagram y YouTube   @JIMMORANTES


 






Contenido Relacionado