Mérida, Octubre Sábado 16, 2021, 11:49 pm

Inicio

Opinión



CONTROVERSIA

EL LIDERAZGO EMERGENTE EN VENEZUELA por José Antonio Rivas Leone

Diario Frontera, Frontera Digital,  José Antonio Rivas Leone, Opinión, ,EL LIDERAZGO EMERGENTE EN VENEZUELA  por José Antonio Rivas Leone
JOSÉ ANTONIO RIVAS LEONE


Venezuela sin dudas se ha convertido en un gran laboratorio nacional, regional - a nivel de América Latina - y por supuesto mundial. De entrada valga señalarse la enorme cantidad de distorsiones, experimentos e improvisaciones que aunado a crasos errores, miopía, radicalismos, tozudez, ignorancia, irresponsabilidad e indolencia, pueden explicar el estado actual de deterioro generalizado del país, la mengua de sus campos, la merma de sus industrias, la reducción drástica de los comercios de cualquier rubro y área, y por supuesto, ese deterioro se en una sociedad empobrecida, una economía marcadamente enferma y desfasada, y en unos ciudadanos golpeados o envestidos por la miseria, las penurias, carencias de todo tipo que optan por el éxodo o diáspora, o en su defecto, asumen el vía crucis cotidiano al quedarse en nuestro hermoso y deterioro país.

No es fácil decantar los ángulos, variables y factores responsables en el deterioro exponencial de Venezuela. Sin lugar a dudas, el gobierno tiene una enorme responsabilidad en la conducción del país y en lo que hoy tristemente tenemos, y los desastres reiterados se expresan en cifras muy lamentables, en indicadores regresivos, en informes que revelan como Venezuela retrocedió en la arista o cuadrante que se quiera analizar o ponderar. Asimismo, una parte de la oposición tiene también una cuota importante de responsabilidad por sus desaciertos, su orfandad como sector, a veces su inexperiencia y también irresponsabilidad, por cierto adjetivos y atributos que comparte con el gobierno que tanto critica.

En el estudio de la democracia y la llamada calidad de la democracia es importante el desempeño que cumple la clase política, la dirigencia política en una sociedad y país y más en este mundo globalizado afectado por el covid-19. Tanto así que la calidad de una democracia se mide en parte por la calidad de su dirigencia, y este aspecto o variable es justamente uno de los aspectos relevantes de nuestra tragedia nacional. Y no es que estemos postulando que los partidos se conviertan en ordenes sacerdotales y los políticos sean castos y puros, nada más alejado de la realidad, pero lo que no puede perdonársele a un político es su desconexión con la gente, su irresponsabilidad, su indolencia e  incoherencia entre lo que predica y lo que finalmente hace. En la Venezuela contemporánea el ejercicio de la política raya en lo impúdico, en la indolencia y felonía cuando las agendas de la gente por decir lo menos no están presentes en los partidos, cuando la política se transforma en mercancía sujeta a compra venta.

Si algo requiere Venezuela es de verdaderos partidos políticos, horizontales, modernos, representativos e implantados en la sociedad, y unos políticos serios, responsables que hagan política con mayúscula, que le devuelvan nobleza y sentido a la política. Sólo por poner un ejemplo y sin caer es flagelarnos o posturas apocalípticas, hoy no tenemos en todo el espectro político nacional un liderazgo y figura como la de un Rómulo Betancourt. Si algo demanda Venezuela es políticos sinceros, responsables y por supuesto un cambio.

Los partidos políticos más allá de algunas voces agoreras y apocalípticas siguen siendo insustituibles. Pero no me refiero a los partidos de Venezuela que obligatoriamente requieren un proceso de depuración y reingeniería, y no es sólo un problema entre los viejos y los nuevos. Fundamentalmente requerimos liderazgos capaces, probos, responsables que copen esas estructuras y vuelvan a darle sentido, protagonismo y direccionalidad a la lucha política, sin desconocer que en Venezuela hemos tenido un gobierno rufián que no ha respetado los cánones elementales de la democracia, la pluralidad, la ética, la tolerancia, y bien dice el adagio no se le puede pedir peras al olmo.

Este país es inmenso, grande, generoso y bendito. Por eso a pesar del paso de esta revolución y socialismo del siglo XXI que acabo con industrias, campos, con PDVSA, la CVG y Corpolec, desaparecieron a las televisoras, radios y diarios, empobrecieron a la población, produjeron daños financieros, patrimoniales, económicos, morales, atacaron como fiera enfurecida a las Universidades Autónomas, semilleros de talento, profesionales y ciudadanos críticos y autónomos, insisto, este país es tan prodigioso que no han podido doblar el gen democrático, el ADN democrático, el papel estelar de las Universidades, de sus agricultores, de nuestra Iglesia Católica y de una nueva generación de jóvenes y no tan jóvenes, muchos de ellos extranjeros, hijos de inmigrantes y otros criollos que en estos años de orfandad, polémica, éxodo, ataques y condiciones degradantes para los venezolanos y para los diversos sectores de la sociedad, sin embargo siguen apostando a Venezuela.

Esa generación tiene a Venezuela en sus tuétanos, siguen en Venezuela, siguen acá, están asumiendo un liderazgo clave y vital en la actualidad y en el proceso de transición y refundación que el país registrará. Este liderazgo emergente será determinante en la Venezuela post rentista, post petrolera, post chavista y post militarista, y aclaremos no son dirigentes políticos pero si líderes, venezolanos forjados a pulso que conocen al país, que lo recorren, que conocen los padecimientos de la gente y los requerimientos de los diversos sectores y fuerzas vivas a nivel nacional (aspecto paradójicamente ausente en la dirigencia política en el gobierno y en la oposición salvo honrosas excepciones desconectada del país nacional) y están asumiendo posturas, compromisos y retos en Fedecamaras, Consecomercio, Fedeagro, Conindustria, Colegios Profesionales, Gremios, Asociaciones y demás. No perdamos de vista como el liderazgo político, empresarial, sindicalista, universitario, religioso y demás posterior a 1958 fue determinante para un gran acuerdo nacional como fue el Pacto de Punto Fijo (satanizado en la revolución) y las figuras, organizaciones e instituciones que allí confluyeron para establecer las bases de la naciente democracia.

Los venezolanos estamos obligados a aprender de este infausto periodo y etapa que no tiene antecedentes. Fedecamaras con 77 años de actividad en las próximas semanas le corresponderá elegir a las autoridades que la regirán. El Comité Gerencial encabezado por Carlos Fernández Gallardo como Presidente (actual Primer Vicepresidente); Adán Celis Michelena como Primer Vicepresidente (que viene de una gran gestión en Conindustria); Felipe Capozzolo como Segundo Vicepresidente (que viene de una gran gestión en Consecomercio) y Cesar Guillen Lamus como Tesoro (Ex Presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Mérida) conforman un extraordinario equipo con credenciales profesionales, humanas y demás, en lo personal, aparte de conocer a muchos de ellos y de haber compartido foros y talleres durante años, podemos decir que son gente proba, profesional, con una responsabilidad y una concatenación con el país nacional que junto a su dilatada actividad y experiencia gremial (a pesar de su juventud) y sus propuestas y programas (totalmente pertinentes y responsables en la Venezuela actual), nos dan un aire de esperanza, además que invitan a que otras organizaciones e instituciones se renueven, ejerzan un liderazgo y contribuyan con un país que como nunca antes requiere probidad, capacidad, esmero y responsabilidad.

(*) Profesor de la Universidad de Los Andes E-mail: rivasleone@gmail.com






Contenido Relacionado