Mérida, Septiembre Martes 21, 2021, 12:33 pm

Inicio

Opinión



Poner las palabras precisas por Ricardo Gil Otaiza

Diario Frontera, Frontera Digital,  Ricardo Gil Otaiza, Opinión, ,Poner las palabras precisas por Ricardo Gil Otaiza
RICARDO GIL OTAIZA


Esto de la escritura no es cosa fácil, aunque muchos lo crean así. Algo que me atormenta y me imagino que a otros colegas también, es poner las palabras justas, precisas, que digan lo tienen que decir. ¿Cómo saberlo? ¿Los libros que conocemos y amamos los seguiríamos leyendo y los seguiríamos amando si estuvieran escritos con otras palabras? ¿Son las palabras piezas claves dentro de una obra literaria, o es lo que se cuenta o la anécdota? Las palabras recrean el mundo, lo inventan, su uso no es inoficioso ni azaroso. ¿Siempre utilizamos las palabras justas? Creo que no. Muchas veces en la vida cotidiana me he arrepentido de las palabras que he usado, porque han dañado a otros, pero fueron las que salieron en ese preciso momento y son producto de complejos mecanismos hormonales. Cuando he intentado recomponer lo dicho usando otras palabras, de nada me ha valido, porque son las primeras las que han marcado los derroteros, el ritmo de las cosas, y se hace difícil recogerlas y cambiarlas como quien recoge del suelo un objeto caído.


  Las palabras tienen un peso y un valor, por eso debemos saber cuáles usar ya que pueden dañar, producir dolor y tristeza, matar esperanzas, cortar alas y sueños. La vida es sin más la orquestación de palabras: la definen, le fijan un cauce, trazan derroteros y pueden destruir mundos. La ambivalencia “construcción-destrucción” se mece en las palabras y en todo lo que ellas preconizan y marcan. La vida es además, qué duda cabe, la concatenación de palabras: ellas unen y disjuntan, elevan y derrumban, buscan enaltecer o infamar, de allí que del uso que les demos dependerá nuestro destino y el de la humanidad.


 
Las palabras no son cascarones vacíos, llevan consigo una enorme carga de dinamita (causa y efecto), son armas letales muchas veces y a ellas debemos grandes cambios sociales y hasta el quiebre de períodos históricos. Todo ese peso de las palabras nos hunde los hombros a quienes echamos mano del lenguaje escrito para comunicar pensamientos, hechos y circunstancias, lo que eleva a la enésima potencia nuestra responsabilidad social, y el gran estrés que significa el uso de las palabras adecuadas y el efecto que producirán en quienes las reciban. Ya no se trata siquiera de un problema de orden morfosintáctico, con los cuales nos topamos con frecuencia, y que pueden ser resueltos con el uso de una gramática, de un diccionario de dudas, o de un diccionario de uso, sino el de echar mano de vocablos, frases y oraciones que muestren en su más clara esencia nuestro pensamiento y nuestras intenciones. Las palabras tienen vida, laten, se mueven y en el texto se hacen historias y personajes, con los cuales disfrutamos o sufrimos, compartimos y nos relacionamos. Cada vez que escribimos un texto asumimos frente al país y frente al mundo una enorme responsabilidad, y es por esto que con frecuencia nos preguntamos sin son las correctas, si deberán ser sustituidas, o si las seleccionadas muestran con diafanidad lo que pensamos y lo que sentimos, y cómo serán recibidas por los otros. Esa bidireccionalidad deberá ser transparente, sin subterfugios, que nos explique y que se explique por sí sola. Que no haya medias tintas, ni reacomodos, ni oscuridades que se erijan en obstáculos para nuestra comunicación.
 
No somos seres perfectos, pero sí perfectibles y, por lo tanto, la obra literaria busca con afán redimirse de los errores y de los equívocos para que alcance así inusitadas cimas de expresión. Muchos piensan que los autores se traicionan ellos mismos y a sus lectores cuando se dan a la tarea de corregir in perpétuum sus obras para poner las palabras justas y correctas. Yo no pienso así. Creo, por el contrario, que el autor tiene todo el derecho de acercarse a su obra y de corregirla hasta el cansancio; hasta que considere que ha alcanzado el grado de perfección con el que ha soñado. Sobre todo, cuando el paso del tiempo le ha permitido madurar, mejorar, ver la vida con otro prisma y el tener a la mano nuevas herramientas lingüísticas que le posibiliten mejorarla hasta niveles superlativos.
 
Cuando Octavio Paz nos decía que se encontraba revisando sus poemas, lo que quería significar con esto es que estaba insatisfecho con lo alcanzado, que deseaba deslastrar a su obra de partículas, de elementos que a su criterio la desmerecían. En otras palabras, estaba asumiendo su condición humana, y se alejaba de la visión beatífica y hasta “inmortal” que suele dárseles a los autores consagrados, a quienes pensamos intachables, impolutos y perfectos. 


Otro tanto hizo Gabriel García Márquez, quien se atrevió a revisar y a corregir de nuevo su obra maestra universal, Cien años de soledad, para la edición conmemorativa de la Real Academia de la Lengua y de la Asociación de Academias de la Lengua Española, que salió en el 2007, que significo, según lo dicho por los editores en la presentación de la obra: “un trabajo de depuración y de fijación del texto”; porque en definitiva, las palabras precisas son las que pongan a la obra y a su autor en correspondencia con su público, y con sus ansias de eternidad.


 
@GilOtaiza



rigilo99@gmail.com


www.ricardogilotaiza.blogspot.com





Contenido Relacionado