Inicio

Opinión



En sintonía

La divina Serena por Ricardo Gil OTaiza

Diario Frontera, Frontera Digital,  RICARDO GIL OTAIZA, Opinión, ,La divina Serena por Ricardo Gil OTaiza
Ricardo Gil OTaiza


@GilOtaiza

rigilo99@hotmail.com

 

Me encuentro entre los millones de telespectadores que pudimos ver este sábado 8 de septiembre la final del Abierto de Estados Unidos entre la multicampeona del tenis, la estadounidense Serena Williams, y la japonesa Naomi Osaka. Debo aclarar de entrada que no soy ducho en éste, ni en ningún deporte, pero suelo disfrutar de las finales de los eventos más importantes del planeta, y me pongo arbitrariamente a favor de unos o de otros sin importarme trayectorias, copas, colores de piel, nacionalidades o hálitos de luminosidad de muchas de las figuras que se enfrentan en los campeonatos. Lo que me importa en definitiva es disfrutar del espectáculo deportivo y romper de algún modo con la cotidianidad propia de un académico y escritor (aulas, clases, libros, textos, informes, ponencias y egos), y así adentrarme en el contexto de esfuerzo y de gran tensión que suele significar para buena parte de la población mundial las distintas disciplinas deportivas. Como quien dice: para sentirme parte y todo del orbe en un momento muy particular.

Desde el inicio del partido la Osaka impuso su ritmo y técnica, a tal punto de avasallar sin aspavientos a su rival, quien comenzó a recibir (y resentir) los embates de la japonesa como una afrenta a su ya golpeada autoestima (y sentido de infalibilidad). Todo se desplegó ante nuestros atónitos ojos como una película de mala factura, en la que una diva indignada mostró su peor rostro en un intento infructuoso por revertir su azaroso destino. 

Ya muy cerca de concluir el segundo set, la japonesa tenía casi asegurada la victoria, y fue en ese instante, cuando en un acto de desesperación, el entrenador de Serena le hizo señales de asesoramiento para que cambiara de estrategia, cuestión prohibida en la normativa. El árbitro Ramos se lo hizo saber a Serena y se estableció así un fuerte reclamo por parte de la tenista, quien le exigió que le presentara disculpas. En el ínterin, la Osaka logró un punto determinante para su victoria, entonces, en un ataque de ira, la estadounidense destrozó la raqueta contra el piso, lo que le valió como sanción un punto en contra. Vuelta a los reclamos al árbitro, pero ahora en términos insultantes, en medio de lágrimas y de un espectáculo deprimente.

Naomi Osaka ganó la final por paliza, pero las miradas del mundo fueron para una Serena Williams fuera de sus casillas, trastocada en su gigantesca vanidad, para quien era inadmisible la noción de una derrota. La típica imagen de la luminaria que cae en cuenta de pronto de su cualidad terrena y de su flaqueza humana. En otras palabras: la “diosa” que siente de golpe el latigazo del infortunio, y se resiste aceptarlo ya que hacerlo es negar el hechizo “divino” y su exilio del paraíso. 





Contenido Relacionado