Inicio

Opinión



Cuesta abajo en su rodada por Luis Montilla

Diario Frontera, Frontera Digital,  LUIS MONTILLA, Opinión, ,Cuesta abajo en su rodada por Luis Montilla
Luis Montilla


Pasado un mes del tan anunciado “paquetazo anticrisis” de Maduro, debemos confesar que también fuimos víctimas de lo que los economistas llaman “falsa ilusión monetaria”. Reconocemos, que aún teniendo elementales lecciones de economía, como las que establecen que sin producción nacional no se puede controlar la inflación, la implementación de la reconversión monetaria terminó envolviéndonos en una gran expectativa. Sabíamos que era una nueva improvisación y un nuevo fracaso económico, porque con la economía no se juega, pero en el fondo de nuestro ser, guardábamos la esperanza de estar equivocados, de darle al “desgobierno” el beneficio de la duda, para ver un poco aliviada la carga, el sufrimiento y desesperanza de nuestro pueblo, ante la más cruel de las distorsiones de la economía como lo es inflación. Al pasar el salario mínimo de 8 millones a 180 millones, es decir, al quitarle los 5 ceros al bolívar fuerte (que nunca fue fuerte), quedaba en 1.800 bolívares soberanos, nos dijimos ahora nuestra gente podrá comprar los alimentos de la dieta básica como carne de res, pollo, huevos, café, etc.; podrán comprarse sus cervecitas de los fines de semana y hasta los fumadores comprar sus cigarrillos como en tiempos de normalidad económica. Adquirir los uniformes y útiles escolares para los niños, que tanta angustia causan a las madres venezolanas; que los estudiantes universitarios pudieran llegar a clases sin hacer tantos malabarismos para conseguir dinero en efectivo y pagar el transporte público, entre otras cosas tan elementales para el normal desenvolvimiento de nuestra sociedad, hoy debido a la indiferencia e incapacidad gubernamental, convertidas en lujos inalcanzables para las grandes mayorías de nuestro país. Todos los economistas coincidían en sus apreciaciones, que no se trataba de quitar ceros al bolívar, cambiarle el nombre por “bolívar soberano”, para resolver los problemas de escasez de alimentos, medicinas e inflación que vivimos los venezolanos, que se trataba de apoyar e impulsar nuestras empresas, que pudieran producir para abastecer el mercado nacional, había que dejar en manos de nuestros empresarios y agroproductores que son los que saben hacerlo. El experimento económico implementado por Maduro es tan devastador, que eliminaron todas las conquistas y reivindicaciones de la clase trabajadora, desconocen las contrataciones colectivas y liquidaron de un solo tajo la meritocracia, las escalas salariales fueron sepultadas, igualando por debajo a trabajadores manuales, obreros, profesionales, especialistas y con títulos universitarios, etc. En su afán de establecer controles y buscar culpables, tratan de regular a través de la coacción productos de la dieta básica y de higiene personal, que ya desaparecieron de los anaqueles. La “falsa ilusión monetaria” ya generó una hiperinflación fuera de control, una gran frustración y desesperanza en la gente. Mientras el régimen cuesta abajo en su rodada. 





Contenido Relacionado