Inicio

Opinión



PREVIO

Protestar… es la consigna por Antonio José Monagas

Diario Frontera, Frontera Digital,  ANTONIO JOSÉ MONAGAS, Opinión, ,Protestar… es la consigna por Antonio José Monagas
Antonio José Monagas


Es lamentablemente cierto que el régimen no ha sabido manejar la crisis política y económica que su ineptitud, e incluso, su elaborada intención convertida en proyecto de gobierno, generó desde casi entrado el siglo XXI. O sea, desde 1999. Así fue y ha sido, muy a pesar de la apuesta que lanzó el equipo de gobernantes militares, convencidos del cuento de estructurar un gobierno de factura socialista y revolucionaria. Aunque decían que su proyecto respondía al ideario bolivariano.

Sin embargo, el mismo sólo sirvió, y sigue sirviendo, para engañar incautos, ilusos. Pero también, para captar tontos útiles, maliciosos y ávidos facinerosos necesarios a la hora de emprender la tarea de arruinar al país a través de la expoliación o de la corrupción de funcionarios de todo nivel y jerarquía. Por esa causa, buena parte la población que ha votado en los 24 procesos eleccionarios a favor de tan infortunada fórmula electorera, está hoy profundamente decepcionada. Y quienes adversaron tan obtusa propuesta política, con mucha más razón.

Actualmente, ese rechazo se ha generalizado en virtud del grado de desastre al que estos gobernantes llevaron al país de manera tan rápida. Las universidades no escaparon de tan indigno maltrato. Luego de distintas protestas por tan reiterativo motivo, los universitarios vuelven a las calles a elevar su molestia “por un salario justo que permita vivir con dignidad (…) Por el incumplimiento de los derechos laborales de los universitarios (…) Por la crisis presupuestaria que enfrenta la comunidad universitaria (…) Por el desabastecimiento de los productos de la cesta básica y los medicamentos (…) Por la escasez y las largas colas para la adquisición de productos de primera necesidad (…) Por la inseguridad pública”.

Por eso los profesores universitarios, al lado de los empleados profesionales, trabajadores asociados en los diferentes sindicatos universitarios y movimientos estudiantiles, se han unido en propuestas organizacionales en toda Venezuela. Asimismo, profesionales de la salud tanto como empleados de oficinas e instituciones gubernamentales hastiados de tanta hambre y miseria. De esta forma, han tendido a expresar el malestar los humillantes desprecios y violaciones de derechos humanos ordenados y ejecutados por el alto gobierno a través de afrentosas decisiones tomadas en contra de la dignidad del venezolano.

Por eso y muchas otras razones vinculadas con el azote del cual es víctima el venezolano, indistintamente de la postura política que manifieste, o de la clase socioeconómica con la cual se identifique, es propio toda impugnación que se levante contra la coerción y coacción ejercida con odio por violentos reunidos no sólo en pandillas de sicarios y motorizados tarifados y armados. Igualmente, por fuerzas mercenarias vestidas de verde oliva o de camuflaje. Por eso, hoy más que nunca, amparados por el derecho consagrado constitucionalmente, y en todas sus formas posible, protestar… es la consigna.





Contenido Relacionado