Inicio

Internacionales



Turquía cree que el periodista desaparecido hace cinco días fue asesinado en el consulado de Arabia Saudí

Diario Frontera, Frontera Digital,  TURQUÍA, Internacionales, ,Turquía cree que el periodista desaparecido hace 
cinco días fue asesinado en el consulado de Arabia Saudí
Periodista


Turquía cree que el periodista saudí Jamal Khashoggi, crítico con el príncipe heredero Mohamed Bin Salmán y desaparecido desde el pasado martes, fue asesinado en el consulado de Arabia Saudí en Estambul, al que había acudido a hacer una gestión burocrática. Sin embargo, el misterio continúa ya que las autoridades saudíes sostienen que Khashoggi abandonó el edificio poco después de recoger los documentos y aseguran que ellos también están intentando “encontrarlo”.

La cadena qatarí Al Jazeera ha llegado a asegurar este domingo que la policía turca ha hallado el cadáver en un lugar no especificado de Estambul, extremo que no ha sido confirmado por las autoridades turcas. “Hasta dónde yo sé [el cuerpo de Khashoggi] no ha sido encontrado”, ha explicado a este periódico una fuente del Gobierno turco que, en cambio, sí confirmó que la hipótesis sobre la que trabajan los agentes turcos es que el periodista saudí “fue asesinado dentro del consulado”. Los agentes turcos ahora investigan todo posible rastro del periodista en los alrededores del edificio, ha asegurado una fuente de seguridad.

 “Creemos que el asesinato fue premeditado y que el cuerpo fue trasladado fuera del consulado", afirmó una fuente policial turca a la agencia Reuters. Turan Kislakçi, presidente de la Asociación de la Prensa Turco-árabe, a la que pertenecía Khashoggi, declaró a The New York Times que los agentes de policía turca encargados de la seguridad de la legación saudí han comprobado las cámaras de seguridad y no han visto en ellas que el periodista abandonase el edificio. En cambio, sí que ha habido un constante trasiego de vehículos diplomáticos saudíes.

 “¡Jamal no está muerto! ¡No puedo creer que lo hayan asesinado!”, escribió este domingo en Twitter Hatice Cengiz, prometida de Khashoggi y la razón por la que acudió al consulado (necesitaba un certificado de estado civil que demostrase que se había divorciado de su anterior esposa para casarse con ella). Poco después, en cambio, Cengiz aseguró que espera la confirmación oficial de la muerte y mantiene sus “oraciones” por su novio.

Khashoggi se exilió hace más de un año de su país tras sufrir varios encontronazos con la nueva élite gobernante, en especial el príncipe heredero y hombre fuerte del régimen, Mohamed Bin Salmán, al que criticó su autoritaria manera de gobernar y su política exterior, que le ha llevado al bloqueo de Qatar y a involucrarse en la guerra de Yemen. Khashoggi se asentó en EE UU, dónde colaboraba con The Washington Post, aunque viajaba periódicamente a Estambul.

El heredero al trono saudí, en declaraciones a la agencia Bloomberg, aseguró el miércoles pasado que las autoridades turcas son bienvenidas a investigar dentro del consulado. "No tenemos nada que esconder", dijo.

De hecho, el sábado, el cónsul saudí Mohamed al Otaibi abrió las puertas del edificio a unos periodistas de Reuters. "Otaibi recorrió las seis plantas del edificio, incluida la sala de oración en el sótano, las oficinas, ventanillas de visados, cocinas, cuartos de baño, almacenes y cuartos de seguridad abriendo armarios y retirando los paneles que cubren el aire acondicionado", escribe la agencia en su nota. "Jamal no está aquí", subrayó el cónsul saudí. Sin embargo, se negó a mostrar el contenido de las cámaras de seguridad pues alegó que "no lo grabaron".

 

EL PAÍS

“Voy a entrar. cojo los papeles y salgo. Si ocurre algo...”

 

El periodista está desaparecido desde el martes pasado. Según ha contado su prometida, de nacionalidad turca, los dos acudieron el viernes anterior al consulado, donde les dijeron que los papeles que necesitaban para casarse no estaban listos, y que Khashoggi debía regresar la semana siguiente. Tras recibir una llamada en la que un representante del consulado le dijo que los documentos ya estaban preparados, el periodista acudió a las 13.30 del 2 de octubre, hora local. Como si temiese una trampa, le dijo a su compañera: “Voy a entrar. Cojo los documentos y salgo. Si ocurre algo, llama inmediatamente a Yasin Aktay [dirigente del partido islamista gobernante en Turquía] y a la Asociación de la Prensa Turco-Árabe [con la que mantenía estrechas relaciones]”. Tras varias horas de espera, la mujer notificó la desaparición. En el consulado, lo único que le dijeron es que su prometido había salido ya del edificio.

Desde la desaparición, ha sido imposible contactar con Khasoggi. En su teléfono saudí salta un contestador y su última conexión a WhatsApp (en su móvil estadounidense) fue el martes a las 13.06, hora de Turquía. EP





Contenido Relacionado