Inicio

Opinión



La Ciudad de Mérida a sus hijos por José Luis Vásquez

Diario Frontera, Frontera Digital,  MÉRIDA, Opinión, ,La Ciudad de Mérida a sus hijos por José Luis Vásquez
Mérida


Queridos hijos

El martes cumplo ya 460 años, son muchas las alegrías, regalos y logros de ustedes mis hijos que he podido disfrutar, así como también he sufrido amargamente las desgracias naturales como el terremoto que sufrí y que ruego al santísimo sacramento nos siga protegiendo gracias a la promesa de ustedes,  al consagrarme a él  cada año.

Cuando cumplí 400 años en medio de una dictadura los que para entonces me atendían y gobernaban, desarrollaron un plan de restauración y modernización de mis espacios y edificaciones públicas. El rectorado de mi hermosa Universidad consolidada por Pedro Rincón ayudado por mis sobrinos de los otros estados del país y primos lejanos del mundo. La catedral, donde de Polonia se vino Iván Belsky y la pinto tan bonita, bueno él tenía una novia según me contaron que no era bien vista por la familia aunque era parte de ella, pero ese cuento lo sabe al  detalle el caraqueño que más aprecio Baltazar Cardenal Porras. El Palacio de Gobierno y el Palacio Arzobispal impulsado por ese luchador que fue Acacio Chacón, el constructor como le decíamos para la época, que se trajo a Manuel Mujica Millán de Caracas donde estaba trabajando y diseño cosas muy bellas en la ciudad, incluso su casa que ya nadie sabe dónde está.

Se construyeron durante esos años una treintena de plazas y parques que gracias a ellos me dicen por todo el país “La Ciudad Turística y Cultural de Venezuela”, se construyó la Biblioteca Bolivariana donde todos los países vecinos ayudaron con algún presente. Claudio Corredor la diseño y por eso, gracias a Dios no cobro nada, porque de ser así nunca hubiera podido Jesús Rondón  hacer ninguna de las grandes obras que diseño, entre las que podemos nombrar El  Teatro Cultural Tulio Febres Cordero.  Luis Herrera Campins Presidente para la época se trajo una Litografía del Libertador  y cuando entro a la Biblioteca para inaugurarla, la belleza y calidad de las obras lo intimido al extremo de indicarle al edecán que no la bajara del carro, gracias a la insistencia del Presidente del Concejo para ese entonces, el Presidente entregó su presente, de esa anécdota sabe mejor  mi hijo Chuy.

Me construyeron unos hermosos bulevares en mi corazón republicano para  ir preparando el ambiente para la consolidación de mi casco histórico donde mis hijos los Obispos a quienes tanto les agradezco, tanto serían recordados en la perennidad de bronce. En plena Plaza Mayor esta la estatua ecuestre más hermosa de ese sobrino inmortal Simón Bolívar y el testimonio escrito a sus pies del valor y nobleza de mis hijos al entregar sus tesoros en bien de la Libertad de mi Pueblo.

Para entonces Antonio Ignacio Rodríguez Picón entrego a sus hijos al Libertador para incorporarlos a la guerra aparte de su fortuna, el murió en la ruina total por allá en un pueblito llamado Guasdalito.

En la Plaza Bolívar también tenemos la Biblioteca Febres Cordero, regente y custodio de mi tesoro Literario, el Patriarca mis Letras Tulio Febres Cordero, a él le agradezco haberse tomado la molestia de registrar muchas vivencias al punto que ustedes hoy pueden saber cómo cocinaban y actuaban sus hermanos de épocas anteriores. No los puedo nombrar a todos se pongan celosos gracias por las avenidas, urbanizaciones, servicios públicos  y esfuerzos de tantos años.

Y bueno, ustedes dirán a que viene este relato de nuestra madre, pues quiero hacerles un reclamo y un llamado de atención. Todo está abandonado, desgastado, lleno de filtraciones como las bibliotecas, los parques ajenos a ustedes, oscuros, saqueados, sin vigilancia, llenos de basura, los bulevares se utilizan para otras cosas, los edificios principales aunque tienen un mejor aspecto deben ser restaurados, modernizados, sus instalaciones eléctricas,  sistemas de prevención de incendios no existen, recuerden lo que paso en Brasil con su Museo, no observo que se sienten a planificar mi futuro, no me atienden ni me consienten, me siento abandonada, estoy dolida y muy molesta. El reclamo es para todos por igual, conversen, apóyense pero sobre todo escúchense con atención, abandonen los egos y piensen en sus hermanos  lejanos, que aunque estén a su lado son ajenos en su sufrimiento y necesidades. Luchen juntos por su verdad que tiene que ser la Libertad y la Justicia, aléjense de la corrupción y la desidia, y recuerden siempre el esfuerzo de sus hermanos de ayer que construyeron lo que hoy ustedes no quieren conservar. Yo quiero cumplir 500 años con mi cementerio el Espejo convertido en referencia turística, como mis pares en Europa, mi casco histórico conservado pero modernizado, lleno de museos y que nos sintamos orgullosos de lo que fuimos y de lo que somos, hay muchos hermanos suyos que me han estudiado por todos lados y saben que hacer, los que gobiernan llámenlos pero sobre todo, déjense ayudar, dejen las campañas, porque ya ustedes ganaron, queremos es que gobiernen para todos y trabajen de la mano como lo hacían mis hijos de ayer.

A todos los quiero, Dios los bendiga.

Viva la Democracia y la Libertad





Contenido Relacionado