Mérida, Agosto Lunes 08, 2022, 12:04 am

Inicio

Internacionales



El Papa «preocupado» por protestas en Ecuador, pide diálogo y respeto a las instituciones

Diario Frontera, Frontera Digital,  PAPA FRANCISCO, Internacionales, ,El Papa «preocupado» por protestas en Ecuador, 
pide diálogo y respeto a las instituciones
PAPA FRANCISCO


Francisco denuncia que no cesan los bombardeos en Ucrania

El Papa Francisco, que ayer detuvo el papamóvil para besar una bandera de Ucrania, ha denunciado este domingo en el ángelus que en este país «los bombardeos continúan, causando muerte, destrucción y sufrimiento a la población. Por favor, no olvidemos a este pueblo afligido por la guerra, ni en nuestros corazones ni en nuestras oraciones».

Además, el pontífice asegura que está «preocupado» por la situación en Ecuador. «Animo a todas las partes a abandonar la violencia y las posiciones extremas. Aprendamos: sólo a través del diálogo será posible encontrar, espero que pronto, la paz social, con especial atención a las poblaciones marginadas y a los más pobres, pero siempre respetando los derechos de todos y las instituciones del país».

Las dos semanas de protestas en Ecuador, encabezadas por líderes indígenas, han dejado ya al menos 5 fallecidos y unos 200 heridos. Para el gobierno es un golpe de Estado, aunque los líderes de las protestas lo niegan. Este sábado el presidente de la Asamblea Nacional convocó a todas las partes en una mesa de diálogo con la esperanza de encontrar una solución.

Cristianos amargados, «si no escuchan aplausos»

En su breve homilía, el Papa invitó a los católicos a ser «discípulos de Jesús en serio, con verdadera decisión, y no -como decía una anciana que conocí- «cristianos al agua de rosas»». Aseguró que se demuestra especialmente «cuando, aunque hagamos el bien, tal vez con sacrificio, en lugar de acogida encontramos una puerta cerrada». Es el momento de preguntarse si «buscamos la confirmación en los aplausos y cuando no los escuchamos acabamos amargados y resentidos. ¿Cuántas veces, más o menos conscientemente, buscamos el aplauso, la aprobación de los demás?».

Para ayudar a cultivar la libertad, ha propuesto desenmascarar las dobles intenciones, ya que «a veces pensamos que nuestro fervor se debe a un sentimiento de rectitud por una buena causa, pero en realidad la mayoría de las veces no es más que orgullo, combinado con debilidad, susceptibilidad e impaciencia. Pidamos entonces a Jesús la fuerza para ser como Él, para seguirle con firmeza en este camino de servicio», ha concluido.

En la plaza de San Pedro había cientos de familias que querían despedirse del Papa, pues están en Roma desde el miércoles para participar en el Encuentro Mundial de las Familias.

El Papa Francisco tenía previsto celebrar una misa para ellos este sábado a última hora, pero los problemas de rodilla le obligaron a limitarse a recorrer la plaza con el papamóvil, asistir a la ceremonia en primera fila y a pronunciar la homilía de clausura.

En una llamada a educar a los hijos en la libertad, el Papa se dirigió a quienes «temen que los hijos no sean capaces de orientarse en la complejidad y en la confusión de nuestras sociedades, donde todo parece caótico y precario, y que al final pierdan su camino». Francisco lamentó que «este miedo hace a algunos padres ansiosos, a otros sobreprotectores, y a veces termina incluso por impedir el deseo de traer nuevas vidas al mundo».

Como alternativa, propuso a las familias «contemplar el modo de actuar de Dios, que ama a los jóvenes, pero no por eso los preserva de todos los peligros, desafíos y sufrimientos. No es ansioso ni sobreprotector; al contrario, confía en ellos y llama a cada uno al alto sentido de la vida y de la misión».

Según el pontífice, la clave es «no pretender preservar a los hijos de cualquier malestar y sufrimiento, sino tratar de transmitirles la pasión por la vida, de encender en ellos el deseo de que encuentren su vocación y que abracen la gran misión que Dios ha pensado para ellos».

Francisco bromeó y recordó que una madre italiana le dijo que no sabía qué hacer para que su hijo de casi 40 años se decidiera a casarse. «Deja de plancharle las camisas y verás como se va rápido», le aconsejó el Papa.

Además, en tono más serio, pidió a los padres y madres, que cuando lleguen «los momentos difíciles del matrimonio de vuestros hijos, no aceptéis que tomen el camino fácil y que digan, 'Regreso a casa de mis padres'. No, no».

El Papa antes había recorrido la plaza de San Pedro con el papamóvil, que se detuvo cada pocos metros para que pudiera bendecir a los bebés que le acercaban desde las primeras filas. También el Papa pidió que le acercaran una bandera de Ucrania para besarla.

ABC





Contenido Relacionado