Inicio

Opinión



Confucianismo y costo transaccional por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  CONFUCIONISMO, Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Confucianismo y costo transaccional por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Confucionismo


Según John Duncan el Confucianismo se puede definir como “el sistema de pensamiento humanístico, ético y filosófico que tiene la armonía social y política como su mayor objetivo”. Desde el período 1046-256 A.N.E. con la Dinastía Zhou, el Confucianismo evolucionó y se configuró en la filosofía dejada por los ancestros para regir los destinos de la sociedad. Esta filosofía transitó por cuatro etapas el temprano, el imperial, el Neo-Confucianismo y el Confucianismo “práctico”. Cada una representa un marco filosófico principalmente ocupado del orden moral e imperial del cosmo, el concepto del yin y el yan, y los cinco agentes wuxing.

Con base en el Budismo, Daoismo y Taoísmo la filosofía confuciana condujo la naturaleza humana y su interacción  bajo los principios del patrón universal de la rectitud (Yi) y el beneficio individual o la dotación individual de fuerza material (Li). Con la Dinastía Song (960 - 1279), diversas corrientes del pensamiento neo-confuciano dieron énfasis al estudio de los clásicos para el auto-cultivo. Si un ser humano nace, él tiene conocimiento del bien y del mal, y su interpretación se convierte en la forma de alcanzar la bondad y la fuerza material de sus acciones. En la práctica del Confucianismo el camino para volverse humano es aquel donde se hacen las cosas porque son intrínsecamente correctas, no existe recompensa, no hay heroísmo, solo se hace el bien porque es correcto hacerlo.

Bajo estos principios el Confucianismo condujo a China, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur hacia dos escenarios de aprendizaje evidencial (kaozheng zue): 1) el aprendizaje de la filosofía, desarrollado en China, y 2) el aprendizaje práctico, desarrollado por Japón, Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur. Cada país se enfocó en el tipo de aprendizaje seleccionado, manteniendo los principios de la humildad, la rectitud y la frugalidad, lo que les permitió  establecer  un modelo de reformas administrativas, sociales y económicas necesarias para potenciar el papel de sus naciones en el escenario internacional. El modelo primario de sociedad que minimizó los costos de transacción se erigió con un orden jerárquico, sabios, campesinos, artesanos y mercaderes cuyas relaciones radicaron en los valores morales de la rectitud, el afecto, la separación, el orden y la confianza, a su vez entrelazados y cohesionados por la lealtad, la devoción filial, la fidelidad y la obediencia de la mujer en sus tres momentos de la vida.

De esta manera el Confucianismo permitió minimizar el problema de los costos de transacción en algunos países de Asia, debido a que una vez establecido un acuerdo de intercambio el contrato explícito o implícito era cumplido por las partes contratantes. Al establecerse estas relaciones bajo un pensamiento filosófico que configura los valores y principios de la sociedad humana, se minimizó la posibilidad del oportunismo o trampa. Ello conllevó a la legitimización de los gobiernos y las relaciones en la sociedad civil. Así, se comprendió que la participación en las transacciones y el cumplimiento de los requerimientos fijados en el contrato de avance y desarrollo económico nacional, amerita realizarse con base en criterios de humildad, rectitud y frugalidad para garantizar la armonía entre todos los participantes de la actividad económica. Japón, Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong, Singapur y China, con diversas percepciones filosóficas del Confucianismo, establecieron su principio de legalidad para la conformación del papel de cada agente en la sociedad, así como en la definición de sus formas de gobierno y participación en la economía.

 

@zerpasad





Contenido Relacionado