Inicio

Opinión



Bochornoso robo en Cardiología por Carlos Guillermo Cárdenas D.

Diario Frontera, Frontera Digital,  CARLOS GUILLERMO CÁRDENAS, Opinión, ,Bochornoso robo en Cardiología por Carlos Guillermo Cárdenas D.
Carlos Guillermo Cárdenas


Lo que parecía lejos de suceder en el Edificio de Cardiología aún sin concluir en el Hospital Universitario de Los Andes (HULA), sucedió. Los tubos de cobre instalados en una de las tres plantas del edificio fueron sustraídos en su totalidad. El cálculo conservador considera que aproximadamente ciento  cincuenta (150) metros fue el daño a la edificación.  Después de violentar una de las ventanas del nivel emergencia  frente al auditorio del HULA, utilizaron todo el tiempo necesario para cortar y sustraer los tubos de cobre, cuyo uso estaría destinado para el suministro de gases medicinales de la futura Unidad de Cuidados Coronarios, Unidad de Cuidados Postoperatorios y los tres quirófanos para Cirugía Cardiovascular.

El Edificio no tiene vigilancia desde hace seis (6) años cuando atentaron mortalmente contra el vigilante de guardia el 31 de diciembre. Por supuesto, la estructura está expuesta al pillaje y vandalismo que de no tomarse las medidas pertinentes, poco a poco, la edificación será destruida.

Sobre la vigilancia, en múltiples oportunidades se planteó tanto a las autoridades de salud regional como al ejecutivo del estado. Anteriores directivos nacionales fueron informados sobre estos menesteres. Pero no ha habido ni la voluntad ni  la preocupación para atender el planteamiento y de no tomarse las medidas pertinentes, los dos ascensores podrán ser víctimas de manos malévolas y destructoras.

Nuestra pregunta, cuándo se reparará el daño ocasionado al patrimonio público, una instalación de salud para el beneficio de una gran colectividad del occidente del país. Quién será responsable de la pérdida patrimonial.

Acudimos a la sensatez para que se nos escuche. De esta situación está enterada la Dirección del HULA y la Corporación de Salud.

Muchos años, más de una veintena hemos diligenciado en todos los niveles para que Mérida y la Región Los Andes dispongan de un Centro Cardiológico de alto nivel asistencial y académico, sede del segundo postgrado de Cardiología en antigüedad de Venezuela, con la mayor productividad científica y asistencial. Pero cada día pareciera que está más lejos el sueño de una generación de la Cardiología Hospitalaria.

Las instituciones de salud se derrumban como castillo de arena sin muro de contención alguno. El esfuerzo de muchos años está al borde del abismo.  No hay freno que disminuya la velocidad de deterioro e incertidumbre que conducirá indeteniblemente al caos y al colapso total. Cada día que pasa sin aplicar correctivos serán años de mora para recuperarla a los estándares de un mundo desarrollado. El tiempo se está agotando. El tiempo es el recurso menos recuperable. 





Contenido Relacionado