Inicio

Opinión



En contexto

¿Por el control del dinero? por Alberto José Hurtado B.

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALBERTO HURTADO, Opinión, ,¿Por el control del dinero? por Alberto José Hurtado B.
Alberto J. Hurtado


La nueva estrategia gubernamental para solucionar los problemas económicos, políticos y sociales de los venezolanos pasa por intervenir en el sistema monetario mediante el uso de nuevos instrumentos financieros que sustituyan al bolívar, junto con una mayor supervisión a la actividad bancaria, y la implementación de medidas más ambiciosas de lucha contra el contrabando de efectivo. Con ello se pretende lograr el control del mercado monetario nacional, estabilizar el mercado cambiario y eliminar el carácter especulativo de las transacciones financieras que se realizan en el país, corrigiendo así los desequilibrios generados por “el rentismo importador del siglo XXI” y el “sistema de distribución ineficaz en manos del capitalismo especulativo” (Serrano Mancilla, 2016).

Esta forma de intervenir en la economía se sostiene en los siguientes supuestos: a) todos los ciudadanos somos sospechosos de causar la pérdida de poder adquisitivo de nuestro signo monetario, sacamos papel moneda del territorio nacional para captar la renta producto del diferencial del tipo de cambio y tenemos responsabilidad en la falta de efectivo de los últimos años; b) los bancos del sistema bancario nacional impiden que la población acceda al verdadero poder de compra de sus fondos al racionar la cantidad de monedas y billetes que entregan a sus clientes; y c) un criptoactivo emitido por el gobierno puede devaluarse menos que el bolívar. Y pretende el control de la oferta de dinero en el país con la intención de estabilizar precios, eliminar las distorsiones del mercado de divisas, asegurar las actividades productivas de pequeñas y medianas empresas, evitar las acciones especulativas del sector financiero nacional, y acabar con “la guerra económica”.

La acción pública así planteada implica: 1) la promoción del petro como única opción para comprar productos que son inaccesibles con fondos expresados en bolívares, y el fomento al uso generalizado de este criptoactivo en territorio nacional; 2) la toma de decisiones discrecionales acerca de la cantidad diaria de efectivo que los bancos deben entregar a sus usuarios, así como de la cantidad de fondos que pueden tener las entidades bancarias para realizar su intermediación financiera mediante una nueva estructura para la cartera crediticia, evitando que existan reservas bancarias excedentarias, y estableciendo en niveles considerablemente altos el encaje legal; y 3) la promoción del uso del petro en las transacciones por bienes y servicios provistos por el gobierno en la frontera. Con esto se crea una alternativa al bolívar devaluado, se intenta controlar el multiplicador del dinero bancario y se define la cantidad de dinero en la economía.

La política económica así planteada es inadecuada para hacer frente a los actuales problemas del país, ya que menoscaba las libertades económicas de los venezolanos; da lugar para que el gobierno defina cómo, cuándo y en qué cantidades podemos utilizar nuestros fondos; incrementa la vulnerabilidad del sector bancario, ya afectado por controles de tasas de interés y monopolización de la actividad; acrecienta el desinterés por tener bolívares para ahorrar, invertir y consumir; amplía las presiones sobre el tipo de cambio debido al incremento de la demanda de dólares, única vía de escape para preservar poder adquisitivo; aumenta la probabilidad de una corrida bancaria, ya que la desconfianza en el signo monetario y en las decisiones del gobierno pueden generar que los ciudadanos exijan al mismo tiempo sus fondos a las instituciones del sistema bancario; e incrementa las expectativas negativas acerca de la economía nacional.

 

@ajhurtadob





Contenido Relacionado