Inicio

Opinión



Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Sadcidi Zerpa de Hurtado,Estado y corporaciones por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado

Estado y corporaciones por Sadcidi Zerpa de Hurtado



Estado y corporaciones por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Amplias discusiones se han establecido acerca de la defensa o condena de la participación del Estado en la economía, su justificación a finales del siglo XX derivó del casi inexplicable fenómeno de rápido crecimiento en las economías del Este de Asia. Las Nuevas Economías Industrializadas (NEIs), entre las que destacaron Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur, alcanzaron el éxito gracias, en gran parte, a la participación del sector público en la definición de claras reglas de juego para la actividad productiva.

De este grupo de países, Corea del Sur representa para Venezuela un ejemplo de cómo superar las adversidades para lograr el éxito económico, político y social. Corea transitó diversos escenarios de inestabilidad producto de la independencia como colonia japonesa, fue ocupada por las tropas estadounidenses y sufrió la Guerra de Corea, emprendió la década de 1960 con el golpe militar de Park Chung-Hee y su estrategia de promoción de exportaciones fundamentada en el Estado Desarrollista para superar la pobreza.

El Estado Desarrollista coreano definido como interventor y facilitador, pero no interferente en la economía, fue aquel cuyas políticas concentraron suficiente poder, autonomía y capacidad para dar forma, perseguir y alentar el logro de objetivos explícitos de desarrollo. Su aparición en 1961 implicó el inicio, el impulso y el ritmo de la dirección, organización y promoción de las Corporaciones Generales Comerciales GTCs o Chaebol, como Samsung, Hyundai, Lucky- Goldstar, Daewo, Sunkyong, Ssangyong, Hyosung, Korea Explosives, Hanjin y Kia. Para ello se tomaron en cuenta factores políticos, la ideología, el nacionalismo, la competencia regional o la amenaza externa, el deseo de alcanzar a las economías desarrolladas, así como los factores económicos diferencial de precios relativos, altos costos de transacción, poco desarrollo de las economías de escala, exportaciones, crecimiento y desarrollo económico.

Este Estado heredó de la Dinastía Confuciana Yi (1392-1910), sociedades centralizadas y pseudo burocráticas donde la autoridad descansaba en la virtud alcanzada en el conocimiento y estudio de los libros clásicos confucianos. Pero cuando el Estado Desarrollista, de rasgo netamente militar, arrojo un primer resultado en las exportaciones de bienes de alta tecnología, que pasaron de 13,6% a 50,6% entre 1970 y 1982, no quedo duda acerca de la relación entre el modelo de desarrollo y la configuración de las corporaciones en Corea del Sur.

De esta manera, la relación Chaebol y Estado Desarrollista se demostró en la capacidad de este último para colaborar en la generación del cambio técnico endógeno, cuya obvia manera fue a través de las actividades relacionadas con la educación, educación básica orientada a la literatura y matemática, educación para formar ciudadanos orientada a la geografía, historia y ciencias naturales y, finalmente, educación para la profesionalización fundamentada en la investigación y el desarrollo. El apoyo prestado a la investigación en las universidades y laboratorios públicos, dio lugar a grandes transformaciones en la industria petroquímica, naviera, siderúrgica y tecnologías de la información.

Así, el Estado desarrollista coreano nos demuestra que al intervenir pero no interferir en la economía, el ritmo de los procesos de cambio técnico en pro del crecimiento y desarrollo de la nación lo legitima porque las recompensas son selectivas y los precios relativos dependientes de los resultados económicos alcanzados. Se promueve la competencia y se facilita la aparición de Chaebols con fuertes vínculos escolares en las políticas de contratación.

 

@zerpasad





Contenido Relacionado