Inicio

Deportes



BARCELONA-R. MADRID

Lopetegui, victoria o despedida

Diario Frontera, Frontera Digital,  LOPETEGUI, Deportes, ,Lopetegui, victoria o despedida
Lopetegui


** El técnico debe cambiar la dinámica. Su equipo dispara más que nunca y marca menos goles que nunca. Sin Messi ni Ronaldo el protagonista es él

El clásico nació hace noventa años, pero parece no haber existido sin Messi ni Cristiano. El reinado de los dos astros ha sido tan monopolístico que han acaparado durante tres lustros toda la atracción de los duelos entre Barcelona y Real Madrid. Ronaldo ya no está, Messi se lesionó y Lopetegui ha adquirido el protagonismo sin desearlo. Una derrota sin paliativos le costará el puesto. Será un Barcelona-Real Madrid extraño, decisivo en octubre. El entrenador blanco se juega su futuro y una derrota descolgaría a su equipo a siete puntos del máximo rival. Lopetegui espera tomar ese protagonismo con una victoria en el momento más acuciante de su club. Necesita que Bale tome el liderazgo en el ataque y Ramos dirija una reacción en la defensa.

«Yo espero estar respirando mañana (al final del clásico), morir nunca». Fue la respuesta del guipuzcoano el cuestionarle si podía morir tras el partido a tenor del resultado. El responsable deportivo del Real Madrid advirtió que sus hombres han podido ganar todos los encuentros, menos el de Sevilla, y lo que necesita el grupo es cambiar la dinámica de acierto ante la portería. Y espera que no se repitan los perjuicios arbitrales sufridos en los últimos años.

Las estadísticas que analiza su cuerpo técnico lo explican bien. Este Real Madrid dispara mucho más que el último Real Madrid de Zidane, 164 tiros en nueve jornadas frente a 131, y sin embargo marca menos goles: 13 frente a 18. Lopetegui ha estudiado los vídeos con sus ayudantes y los hechos son claros: la desesperación por no conseguir goles ha hecho que la mayoría de los remates sean precipitados. «Disparamos con ansiedad, un segundo antes de lo debido y surge la imprecisión», señala un profesional de la plantilla.

 

Dos defensas débiles

 

El colmo de esa exasperación es que los hombres de Lopetegui suben al ataque desordenados, sin cubrirse las espaldas, y han sufrido nueve tantos en contra en nueve jornadas, uno de promedio. Zidane soportó siete. El balance total es que el Madrid de «Zizou» sumaba 20 puntos a estas alturas, mientras el de Lopetegui lleva 14.

El Barcelona tampoco rinde como hace un año, pero mantiene algunas constantes. Ha conseguido 23 goles, diez más que el Real Madrid en nueve encuentros, y ha recibido 11, dos más que el gran enemigo. Es esa debilidad defensiva del cuadro azulgrana la que intentará explotar el conjunto madrileño. Bale y Benzema tiene que aprovechar el talón de Aquiles con la ayuda de Marcelo, que se ha transformado en uno de los goleadores del equipo. Dos de los tres últimos tantos son del brasileño.

 

Respeto barcelonista a Lopetegui

 

El problema del Real Madrid es que su ansiedad por marcar suscita unos desajustes en la faceta destructiva que ha pagado muy caro. Siete de los nueve goles sufridos en esta Liga llegaron en el primer tiempo y la desconcentración defensiva ha sido continúa en todos las competiciones: frente al Sevilla, el Levante, el CSKA de Moscú en la Champions y el Atlético en la Supercopa de Europa. «Es un dato cierto y debemos corregirlo», reconoció Lopetegui. El Barcelona hurgará en esa herida con Luis Suárez y Coutinho.

Uno de los aspectos más edificantes de esta semana de clásico ha sido el respeto humano y profesional que Ernesto Valverde y Jordi Alba han mostrado por Julen Lopetegui. «Despedir entrenadores se ha convertido en una parte de este espectáculo y no quiero que echen a un compañero de profesión, me gustaría que continuara en su puesto», argumentó Valverde. «Siempre he dicho que nunca olvidaré el apoyo que recibí de Lopetegui en la selección y valoro mucho su trabajo, es un buen entrenador y no me gustaría que lo despidieran», subrayó Jordi Alba, una contestación que tenía un doble significado ante el descarte constante que sufre con Luis Enrique como seleccionador español.

Será un clásico de estrategias. Las acciones de balón parado contarán de manera determinante, con Ramos, Varane y Piqué como delanteros.

 

La obsesión de la posesión

 

El factor más importante del enfrentamiento se decidirá en la lucha por el dominio del balón. El Real Madrid presentará cuatro centrocampistas y el apoyo de sus laterales para competir con la línea media azulgrana, que la integrarán realmente Busquets, Rakitic, Arthur, Coutinho y Rafinha, los dos últimos como delanteros atrasados. La posesión será la obsesión. Modric y Kroos frente a Busquets y Rakitic. Benzema morderá la salida de balón de Piqué para forzar el pase largo. Suarez hará lo mismo sobre Sergio Ramos.

Será el primer clásico del VAR, para intentar que no haya polémicas. Hubo muchas en los últimos duelos. El Barcelona busca dar la guillotina al adversario eterno en octubre. El Madrid desea salir de la crisis en territorio comanche. Una victoria trasladaría las dudas en puente aéreo. Serán noventa minutos de muchas consecuencias.

 

ABC





Contenido Relacionado