Inicio

Deportes



REAL MADRID

Solari ve la botella medio llena, no medio vacía

Diario Frontera, Frontera Digital,  REAL MADRID, Deportes, ,Solari ve la botella medio llena, no medio vacía
Solari


** El técnico subraya, tras su primera derrota, que observó muchas cosas positivas en los cuatro partidos anteriores que hay que potenciar

Santiago Hernán Solari nunca bajará los brazos. Nunca se rendirá. Su balance es 4-1 y las cuatro victorias previas le permitieron observar virtudes para ganar muchos partidos. El equipo madrileño falló en Ipurúa, como destacó Ramos, porque es un campo estrecho donde manda el fútbol directo y los blancos cometieron el error de siempre: querer jugar al toque en un terreno donde mandan las jugadas a dos o tres pases como máximo. El fiasco del Real Madrid en Éibar dejó claro que el problema del equipo no es de entrenador, sino de los jugadores, de su forma física.

Esta derrota no es culpa de Solari, sino del rendimiento de sus hombres. Es cierto que la plantilla se encontraba en mala forma con Lopetegui, como demostró el apoyo que algunos futbolistas dieron a Pintus en la última etapa del entrenador guipuzcoano. Pero los profesionales reconocieron ayer que, con todo el respeto al modesto conjunto vasco, que les venció por primera vez en su historia, perdieron principalmente por falta de actitud. Los jugadores dejaron su estado físico en un segundo lugar.

Solari pudo cometer errores en Ipurúa, por supuesto, al dejar en el banquillo a Lucas y Carvajal en un campo donde prima la lucha sobre la calidad técnica. Pero sus pupilos no centraron su derrota en la alineación del entrenador. No era una cuestión de quien manda, sino de quienes juegan.

El argentino, defendido por sus hombres, fue franco en la valoración de este duro correctivo, el primero tras cuatro victorias consecutivas que le hicieron acreedor a ser el responsable del primer plantel y firmar un contrato por tres años: “Es obvio que no estuvimos y que tenemos mucho que mejorar. Tuvimos ocasiones al principio, no marcamos, y en una transición en un córner (un saque de esquina mal sacado en corto) nos robaron el balón y nos hicieron el primer gol. Buscamos el empate y el segundo gol del Éibar (un error de Odriozola, que se lesionó) nos remató». El jugador vasco pasará pruebas médicas en Madrid, una resonancia magnética, porque se teme una lesión muscular.

El nuevo responsable del Real Madrid buscó las noticias positivos dentro del desastre: “Me quedo con las buenas cosas que hicimos en los cuatro partidos anteriores y son las que debemos recuperar. Aquí hemos perdido las segundas jugadas, hubo muchos detalles que debemos corregir y ellos jugaron muy bien y les felicito”.

El Real Madrid salió goleado en un campo donde el fútbol directo es ley y el único que suplo aplicarlo fue el Éibar, con la rúbrica del plus de fútbol de calidad que los azulgranas exhibieron en Ipurúa, con desmarques y remates al primer toque. El campeón de Europa, hay que decirlo, fracasó estrepitosamente. El conjunto blanco corrió menos que su enemigo y se sintió perdido en el césped.

Solari sufrió la primera derrota al cabo de cinco partidos. Fue un problema de jugadores, de rendimiento, de lucha, de corazón, de amor propio y, sobre todo, de fútbol. El conjunto azulgrana les superó en todo. Solari reconoció que el enemigo les superó en los bemoles que anunció cuando debutó como técnico madridista: «El Éibar le echó bemoles, pero ese no fue nuestro problema, sino que no nos salió nada. Tenemos que trabajar para corregir cosas, muchos detalles que se quedan para nosotros».

Fue el primer triunfo eibarrés ante el Real Madrid. Su primera victoria frente a los tres grandes del fútbol español. La afición no se lo creía. Hizo fotos por doquier para recordar para siempre el acontecimiento histórico. Fue un partido bochornoso del campeón de Europa, al que también le salió todo mal. Y, como la ley de Murphy, todo fue siempre a peor. Un error de Odriozola destrozó al Madrid al permitir el 2-0 en una pérdida de balón al borde del área. «Debemos reducir los goles en contra y marcar más goles, lo habíamos hecho hasta hoy. ha sido claramente nuestro peor partido de los cinco que he dirigido, pero soy positivo, porque en los cuatro encuentros anteriores tuvimos cosas buenas que hay que recuperar».

Varane explicó todos los errores del conjunto blanco perfectamente: «No nos anticipamos, no supimos frenar la segunda jugada ante un rival que hace fútbol directo, no nos sentimos cómodos y estuvimos mal colocados». Así ocurrió.

Luis Mendilíbar subrayó el éxito histórico de sus pupilos: «Jugamos muy bien, no dejamos jugar al Madrid, ellos cayeron en once fueras de juego y este triunfo les dará mucha confianza a mis hombres.

 

ABC





Contenido Relacionado