Inicio

Opinión



Razones y pasiones

¿Celebración estudiantil? por Eleazar Ontiveros Paolini

Diario Frontera, Frontera Digital,  ELEAZAR ONTIVEROS PAOLINI, Opinión, ,¿Celebración estudiantil? por Eleazar Ontiveros Paolini
Eleazar Ontiveros Paolini


El tema de la problemática estudiantil importa hoy más que nunca si  nos detenemos  a pensar en la composición etaria de nuestro país y en  el futuro del mismo, agobiado, asfixiado, oprimido y en el cual la dignidad humana es pisoteada por un poder grosero sumido en el absurdo  de pretender imponer un sistema  centrado en un todopoderoso Estado, que lejos de su presumida  consigna de formar un hombre nuevo, nos ha retrotraído  a situaciones superadas; aquellas en las cuales  los hombres se consideraron como  piezas sumisas, sometidas al dictamen de principios ideológicos ya del todo obsoletos, opuestos a una vida en la que los seres humanos,  con base en el avance de los conocimientos y  la dinámica social y tecnológica, deben adquirir una mentalidad cada vez más autónoma. La mentalidad de un hombre inserto. Con dimensión histórica que lo hace  responsable de todo cuanto sucede a su alrededor y participa de las estructuras que el mismo hombre ha creado, desarrollando todas sus actividades conscientemente. Con derecho pleno al discernimiento, a la libertad cultural y religiosa y con posibilidades ciertas de crecimiento personal a partir de las diferencias.

Estas últimas consideraciones resultan relevantes dado el hecho de que el pasado miércoles 21 “se celebró” el día del estudiante y los analistas dieron a conocer sus opiniones sobre un movimiento estudiantil desmovilizado, que parece estar sumido en el conformismo, a pesar de que las instituciones educativas viven en la mayor precariedad, imposibilitando la formación idónea que se requiere. Pues bien, resulta hasta paradójico, hablemos de las universidades autónomas, que no haya unza protesta constante, un reclamo diario, una participación masiva en las acciones que propone la dirigencia, a pesar de que carecen de todo: no hay transporte; no hay comedor adecuado; en muchas asignaturas no hay profesores pues muchos han preferido dedicarse a actividades que al menos les permita mantener a sus familias; reciben becas que son una burla;  no hay material para las programaciones prácticas, indispensables en  la mayoría de las carreras; los que no tienen familia en Mérida se van por resultarle imposible a sus padres el  mantenimiento, etc. etc. Todo se refleja en una Federación de Centros cerrada, sin ninguna actividad significativa.

Pensando que pueda servir de estímulo, recordemos que el  “Día del estudiante” se celebra el 21 de noviembre, dado el hecho de que la Junta de Gobierno de la República de Venezuela, presidida por el Dr. Edgar Sanabria, dicta decreto cuyo artículo fundamental dice:  “CELEBRAR EL DÍA DEL ESTUDIANTE  EL 25 DE NOVIEMBRE DE CADA AÑO”. Y la razón que indujo a tomar tal decisión se debió al hecho de que el 21 de noviembre de 1957 se gestaron por parte de los estudiantes, en especial de la Universidad Central y Universidad Católica  Andrés Bello,  alzamientos en protesta contra la Dictadura de Pérez Jiménez, precedidos por las huelgas promovidas en diferentes liceos de Caracas. La huelga como tal se extendió a la Universidad Central y a otras universidades, generándose una efervescencia contestataria juvenil, dinámica, decidida, que estremeció los cimientos de un régimen que vio en ello parte de la inevitabilidad de su derrumbe. El movimiento estudiantil no se detuvo al término del día 21, continuó hasta enero de 1958, generándose en las universidades una febril actividad contestataria, al igual que en liceos y colegios. El ímpetu juvenil universitario pasó a ser una brigada de ataque callejero. Quienes protestaban recurrieron, generando mayor efectividad, a las llamadas bombas molotov, con las cuales hubo enfrentamientos con la policía, despertando el espíritu de lucha de la generalidad de  los habitantes de la capital.

En represalia la Guardia Nacional tomó la Universidad Central, apresó a numerosos estudiantes y cerró los centros de Educación Superior, lo que determinó un estremecimiento social que se convirtió en uno de los detonantes de la huida del dictador el 23 de enero del 58.

La protesta estudiantil sin duda  influyó en el quehacer  de la SOCIEDAD PATRIÓTICA, conformada por  Acción Democrática, COPEI, URD y el Partido Comunista de Venezuela, como organismo clandestino creado en 1957 para combatir la dictadura  y en el que sobresalieron Fabricio Ojeda de URD, Guillermo García Ponce del PC y Silvestre Ortiz Bucarán de AD.

Todo nos dice que sin la participación activa y unificada de la juventud actuando como fundamental contestataria, lograr el objetivo de revertir la inconcebible situación que vivimos, será prácticamente imposible.

Es necesario  que  los jóvenes sean protagonistas y catalizadores en los movimientos por la democracia, en especial por estar menos comprometidos con las generaciones anteriores en cuanto al tipo de activismo político; La posición contestataria requiere que la juventud tenga las armas intelectuales para  que el amalgamiento de lo emocional y de la vitalidad juvenil sea regulada, requiriéndose para ello la  conciencia de que viven en una sociedad simple y llanamente absurda orientada ideológicamente y siguiendo un plan preconcebido ; Los jóvenes deben  de participar cuantitativa y cualitativamente con mayor determinación, como candidatos a formar parte de organismos de decisión oficiales de carácter nacional, regional y local;  Deben alcanzar una mayor participación política formal en sus propias organizaciones y con igualdad de géneros, propiciando cambios y siendo escuchados sin que haya caminos escabrosos en sus ascensos, evitando se repitan situaciones conocidas que  detuvieron las generaciones de relevo en los principales partidos, con las consecuencias que todos conocemos;  Debe asumir la responsabilidad de activar a los indiferentes para canalizar sus actividades en instituciones políticas formales, orientando su quehacer en concretar programas democráticamente conformados.





Contenido Relacionado