Inicio

Opinión



DESVERGONZADAS CONTRADICCIONES por Antonio José Monagas

Diario Frontera, Frontera Digital,  ANTONIO JOSÉ MONAGAS, Opinión, ,DESVERGONZADAS CONTRADICCIONES por Antonio José Monagas
Antonio José Monagas


 ¿Hasta cuándo, el régimen socialista, seguirá mostrando una imagen de país que no se corresponde con la realidad que actualmente enfila sobre cada rincón? Preguntas en esta onda de preocupaciones, invaden el pensamiento de tanta gente en Venezuela y allende sus fronteras, sin que haya podido darse con una respuesta no más convincente, que portadora del optimismo que acompaña una buena señal.

El discurso presidencial, el único que trasciende el campo electromagnético abusiva, grosera y cínicamente, explaya posturas que dan cuenta del carácter contradictorio que envuelve cada una de dichas palabras. Sin embargo, algunos altos funcionarios, arrogándose atribuciones omnímodas, lucen divagaciones que suelen comprometer absurdamente, capacidades inexistentes o recursos agotados. Aunque detrás de sus oficialistas presunciones, afloran desvergonzadas contradicciones. Más por emular sandeces presidenciales, que por atenerse a medias verdades que son, igualmente, medias mentiras. O mentiras completas. Todo ello, en un marco de ridiculeces que agobian a cualquier sensato luego del primer minuto de tanta retahíla de arbitrariedades y disparates. O muchas veces, de promesas sin fundamento alguno. Pues detrás de tanta cháchara, lo que se encuentra es un vacío conceptual y metodológico que revela un alto grado de inconsistencia que busca disimularse o encubrirse con el contraste de imágenes o música al que apela la acosadora publicidad oficialista. O también, los efectos de un oficio periodístico mediocre y escandaloso que raya con lo deshonesto.

Cuando no es el tema de la lucha contra la corrupción, es la temática ambiental. O cualquier otra materia de fácil acomodo a los intereses y engañifas gubernamentales. Es ahí cuando se advierten palabras que van y vienen sin ningún curso de prueba. Pero que en la expectativa del ingenuo o en la esperanza del analfabeta político o del eunuco político, como lo llamó el doctor Luís Beltrán Prieto Figueroa, las ilusiones se vuelven aire. O a lo mucho, arena.

¿Qué argumentos fundamentan las palabras del ministro de Ecosocialismo, concepto éste jalado de los cabellos de la cabeza de cualquier furibundo militante de la “revolución bonita”, cuando, en la localidad egipcia de Sharh el Sheij, osó en manifestar la disposición del gobierno venezolano en “(…) moverse inmediatamente para proteger el medio ambiente y preservar la biodiversidad”?. ¿Quien podrá creerle luego que levante la mirada y vea el ecocidio que el propio gobierno está incitando en la Guayana venezolana? Cerca de la población de Tumeremo, estado Bolívar, a propósito de la explotación de oro, diamantes y Coltán, sin mediar consecuencia alguna ni medir su impacto?. A este respecto, cabe decir que el régimen ha sido indolente en aras del interés por explotar zonas de biodiversidad y de protección ambiental causando la destrucción impúdica de un territorio concreto, deliberada y masivamente. Tan cruento desastre, es el resultado de la permisividad, alcahuetería o complicidad gubernamental.

El otro problema se desnuda, cuando peroratas gubernamentales tocan la lucha anticorrupción. Pero en un medio donde la penetración de la “mano peluda” del corrupto, viene precisa e inequívocamente de altos y comprometidos funcionarios. Tanto que gobiernos como el de Canadá, EE.UU o de la Unión Europea, entre otros, han dictado medidas punitivas contra funcionarios que han derrapado en su poder contra el tesoro nacional sin que haya habido reconocimiento por parte de la justicia venezolana. Menos del Ejecutivo Nacional. ¿Quien cree que otros fuera de los cuadros gubernamentales, accedan directamente y sin escrúpulos a fondos del gobierno, como sí pueden hacerlo quienes, por ocupar cargo de responsabilidad administrativa, tienen abierta y libre disposición del manejo de esos recursos públicos?

Entonces, ¿cómo no inferir en que todo esto representa una actitud desvergonzada del gobierno toda vez que el país se pierde a consecuencia de decisiones que sólo dejan ver el torcido talante de quienes circunstancialmente forzadamente usurparon el poder para imponer su mediocridad a costa del sacrificio nacional?

Entonces no hay de otra, sino concluir que el país está consumiéndose y hundiéndose por causa de desvergonzadas contradicciones.





Contenido Relacionado