Inicio

Deportes



RESULTADO REAL MADRID (6) – MELILLA (1)

Isco y Asensio aprovechan la Copa

Diario Frontera, Frontera Digital,  REAL MADRIDE, Deportes, ,Isco y Asensio aprovechan la Copa
R. Madrid


** Actuación destacada de los dos en la holgada victoria contra el Melilla

No fue el clásico tostón copero y sirvió para que Isco y Asensio reclamaran su lugar entre los titulares.

El Madrid comenzó al ralentí, como corresponde, y el Melilla se acercó en tres ocasiones. Fue Llorente el primero en subir las revoluciones del partido con una recuperación de potencia desproporcionada. Es un jugador que parece que en cualquier momento va a interrumpir la carrera para hacer diez flexiones. Fijándose en Llorente uno acababa mirando a Fede Valverde, que tiene unas piernas de ciclista holandés con las que parece que puede salirse del campo a poco que empiece a correr. Hace falta que el resto del jugador se ponga a la altura de esa zancada. Perdió pelotas en la media, pero contribuyó a un Madrid alegre y con chispa en el que el ávido Mariano lo perseguía todo y remataba moscas.

A la media hora, como en la ida, el Melilla se derrumbó y llegaron uno tras otro los goles. Tres jugadores se hicieron protagonistas. Asensio el que más, sobrado de calidad y rango y perfilado en la derecha, donde saca mejor el revólver. Marcó el primero fusilando al portero tras una conducción en la que el Melilla se le fue abriendo como el Mar Rojo a Moisés. También el segundo, de inmediato, tras una jugada de Vinicius. Luego le dio el tercero a Javi Sánchez, que sabe rematar porque le ordenó el pase. Asensio se resarció pero dio la razón a sus críticos: ese talento suyo no puede quedarse en lo doméstico ni en la Copa.

Algo parecido puede decirse de Isco, que a ese ritmo lento y de 2ªB empezó a gustarse alrededor de la media punta con detalles que más que parar el juego lo congelaban de hermosura. El talento de Isco y Asensio les condena a una excelencia mortificante.

Vinicius, a un nivel inferior, aprovechó mejor esos buenos minutos para darse a conocer. En todo el sentido de la expresión: para que le conociéramos. Pudo apreciarse que lo mejor tiene es la velocidad. Llegó a más remates que el propio Mariano y entonces se vio que Vinicius todavía es inteligente solo en una zona del campo. Cuando controla y chuta en la esquina del área lo hace bien porque lo tiene automatizado, pero frente a la portería su instinto duda.

Su inteligencia está en el regate. Conoce sus virtudes, conoce al defensa, y sabe explotar el truco de engañar e irse por fuera. Cuando el rival quiere reaccionar, él ya está muy lejos.

Vinicius tiene otra virtud: eso que llaman «frecuencia». Sube mucho, aparece mucho, lo intenta y al final sus números son buenos: gol, y asistencia. Cuando se entendió con Asensio e Isco se vio que estaba entre iguales. Era Vinicius inter pares.

En la segunda parte debutó el canterano Fran García, un rápido lateral izquierdo, e Isco redondeó su buen partido con un golazo desde fuera del área.

El partido era correcto, rítmico, con Asensio sobrado lanzando pases aquí y allá, pero fue de nuevo a la media hora de ir y venir cuando los frutos cayeron. Vinicius marcó el quinto en dos intentos. Bailó samba y sonrió con esos dientes que tiene de Flavor Flav.

El Melilla tuvo su honroso gol en un penalti sobre Yacine que él mismo marcó, e Isco, ya con muchos espacios, logró el sexto colocando un balón con cuajo soberano.

Mariano se iba con molestias. Había sido lo peor del Madrid. El poco acierto canta más cuando se le ponen tantas ganas, paradoja cruel del delantero currante. El Madrid se quedó con diez porque Solari ya había agotado los cambios al hacer debutar a Fidalgo. Cantera y Constitución, ¡que no se diga!

 

ABC





Contenido Relacionado