Inicio

Opinión



Elecciones a los Concejos Municipales una lección esperada por Luis Montilla

Diario Frontera, Frontera Digital,  LUIS MONTILLA, Opinión, ,Elecciones a los Concejos Municipales una lección esperada por Luis Montilla
Luis Montilla



El pasado domingo 9 de diciembre, sucedió lo que todos en la oposición sabíamos que sucedería. El régimen se apoderó de los Concejos Municipales de casi todos los municipios del país, pintó pues, nuevamente el mapa del territorio nacional de rojo, como ya lo había hecho en las elecciones de gobernadores de estado y de alcaldes el año pasado. Lo que no nos esperábamos y nos causa desconcierto, es que la mayoría de seguidores, “opinadores” y “dirigentes políticos” de mucha experiencia vinculados a la nueva alianza partidista, que han decidido participar en todos los procesos electorales convocados por el régimen antidemocrático aún sin importar si se garantizan o no las condiciones mínimas para acudir al evento electoral, traten de echar las culpas de la estrepitosa derrota al “pueblo”. Hemos escuchado y leído cualquier “disparate” para tratar de interpretar y explicar la actitud de nuestra gente, cuando no participa en esos procesos electorales convocados por la ANC y organizados por el cuestionado CNE que dirige la inefable Tibisay Lucena, donde señalan que nuestra gente no participa porque está en las “colas” tratando de conseguir alimentos y medicinas, que se venden o los compran con un paquete de harina de maíz, la caja del Clap, el pernil navideño, o con el acostumbrado bono en dinero que el régimen se inventa cada vez que se acerca la jornada electoral, entre otros. Despreciando así, todos los esfuerzos y sacrificios al que ha estado sometido nuestro pueblo en todos estos 20 años de lucha, de abusos, de intentos de un poderoso “Estado mafioso” tratando de aplastar, exterminar a unos ciudadanos que se oponen al delirio ideológico, que disienten, resisten aún en las peores condiciones, empobrecidos, debilitados por una situación económica humillante y desesperante, donde miles de nuestros compatriotas no tienen más alternativa que hurgar en la basura para poder comer. Acaso no le hemos dicho a nuestra gente que la ANC es ilegitima e inconstitucional y que el CNE no es de fiar, no es confiable, es tramposo que no garantiza un proceso electoral imparcial. Más cuando todo el mundo sabe, que la gran mayoría de la oposición democrática está refugiada en la “abstención política”, en la abstención militante, convocada después de los fracasados intentos de diálogo en República Dominicana, por los principales partidos políticos agrupados en la MUD, la Iglesia Católica, las Universidades autónomas, los principales gremios profesionales y empresariales, sindicatos, el movimiento estudiantil, la sociedad civil y la Comunidad Internacional. Ante esta voraz arremetida de algunos dirigentes de estos partidos agrupados en la nueva alianza electoral y algunos otros exaltados por la anunciada derrota, no nos queda sino ratificar una vez más, que creemos que el asunto es mucho más complejo; que se trata de una desconexión entre los intereses de la conducción político-partidista nacional (cualquiera sea), y los intereses generales de la gente. Seguiremos insistiendo, que hay que recomponer la conducción política y agrupar las fuerzas democráticas que se impusieron en las elecciones a la AN el 6D-2015. Es el momento de la reflexión en marcha, de la lectura correcta sobre el mensaje que nos está dando nuestro pueblo. Tenemos que terminar de consolidar ese Frente Amplio, dirección colectiva, que logre incluir e interpretar a los más amplios sectores de la sociedad; una vocería única y coherente que exprese con claridad un mensaje producto de una estrategia unitaria; la construcción de un discurso que pueda llegar a las fuerzas sociales que acompañaron al chavismo y que hoy también están dispuestos a transitar a nuestro lado el pasillo hacia la salida política; se necesita trazar un “plan de vuelo” viable, que la gente pueda volver a confiar, que devuelva la esperanza al pueblo hacia la salida política trazada en dirección a esas dos importantes fechas como lo son el 5 y el 10 de enero 2019, como fecha de vencimiento del régimen. Todos estamos obligados por las circunstancias y la realidad política del país a reconocer las equivocaciones, a no seguir evadiendo la responsabilidad política, aceptar que la arrogancia, prepotencia y exclusiones nos trajeron al fracaso y a todas estas derrotas. Se requiere una conducción política, que vaya más allá de una alianza electoral de partidos, cúpulas o “cogollos” nacionales, que puedan permitir trabajar sobre las fechas del 5 y 10 de enero, definir estrategias claras para esos grandes momentos que se presentarán, y desde la AN producir las decisiones políticas contundentes sobre el vacío de poder que se generará a partir del 10 de enero con el desconocimiento como presidente constitucional de Nicolás Maduro, y que todos nos pongamos al frente de los acontecimientos que pudieran generarse por las decisiones tomadas por el órgano legislativo, como una sola fuerza. Decisiones revestidas de legitimidad ya que es el único poder nacional constituido legal y legítimamente. Todos como la mayoría política democrática que somos, respaldar esas decisiones constitucionalmente adoptadas para llenar ese vacío de poder que se producirá por el fin del periodo presidencial de Maduro, e impulsar un gobierno de transición por la vía pacífica del acuerdo político, la negociación democrática y electoral a partir de ese 10 de enero 2019.


 






Contenido Relacionado